Aves en peligro de extinción hacen su hogar en las playas del sur de California

Aves en peligro de extinción hacen su hogar en las playas del sur de California

Una extraña ave costera ha regresado a una de sus residencias más exclusivas, una que abandono hace más de 70 años, en las playas del condado de Los Angeles.

Ahora, apenas unas semanas antes del fin de semana feriado con el que se inaugura oficialmente la temporada de verano, la pregunta de los biólogos federales es los bañistas, surfers y fraccionadores le darán a los chorlitos la tranquilidad y paz que necesitan para anidar y cuidar de sus crías.

La temporada de anidar de esta amenazada especie va de marzo a septiembre y coincide con el periodo que va desde el Memorial Day, hasta el Labor Day, que es cuando más gente acude a las playas.

“Estamos buscando un balance entre el período recreativo en la playa y la restauración del hábitat”, dijo Chris Dellith, biólogo del U.S. Fish and Wildlife Service, del condado de Ventura. “El objetivo es  que humanos y aves convivan a lo largo de nuestras costas”.

El ave fue vista por última vez cerca de Manhattan Beach, en el condado de Los Ángeles, en 1949. Y fue colocado en la lista de especies en peligro de extinción en 1993, cuando la población de California se calculaba en 1,300 adultos.

El último censo mostro que la población del chorlito había empezado a recuperarse y que había empezado a reaparecer en zonas en las que históricamente había estado. El año pasado los biólogos observaron a 1,800 de estas aves en las costas de California.

Los ambientalistas mostraron su sorpresa y entusiasmo cuando miembros de la sociedad Audubon descubrieron recientemente que había nidos de estas aves en las arenas de las playas de Santa Mónica, Malibu Lagoon State Beach y Dockweiler State Beach.

Después del descubrimiento en abril de las aves, los biólogos federales instalaron pequeñas jaulas de alambre alrededor de los nidos para proteger los huevos y evitar que sufran daños.

Pero eso no fue suficiente para proteger a todos. El nido de Santa Monica State Beach fue arrastrado por los fuertes vientos y uno de dos de los nidos de Malibu Lagoon State Beach se perdió por razones desconocidas.

Los cinco huevos en los otros dos nidos de Malibu Lagoon y Dockweiler Beach fueron considerados como “viables”, dijo Dellith, por lo que fueron protegidos con tela de alambre.

El gobierno federal ha intentado durante más de 20 años, revertir el declive de las aves de la costa oeste con estudios científicos, elaborados planes de recuperación en más de 140 millas de las costas, que fueron definidas como “hábitat en peligro”.

La designación de hábitat en peligro incluye Vanderberg Air Force Base y Oceano Dunes State Vehiculaer Recreation Area, donde las autoridades estatales y federales han marcado zonas específicas en las que público y los vehículos no puede entrar para evitar que los nidos sean despedazados en la arena.

A lo largo de los años estas acciones generaron protestas de líderes municipales y grupos de ciudadanos que se vieron afectados por estas restricciones.

Hace una década, un popular ‘sticker’ en Morro Bay decía: “Comamos chorlitos”.

En el condado de Los Ángeles, los chorlitos decidieron anidar en áreas que los ambientalistas crearon tiempo atrás con la esperanza de atraerlos gracias a la vegetación y áreas protegidas.

“Años de trabajo intensivo están siendo recompensados por el chorlito”, dijo Kimball Garret, gerente de la colección de Ornitología  del Museo de Historia Natural de Los Ángeles dijo. “Siempre tuvimos la esperanza de darle una oportunidad a esta especie para que pudiera recuperarse”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°