'Aquí estoy, de 26 años, sin amigos, sin trabajo, sin novia': El manifiesto del asesino del colegio de Oregon en 2015

Laurel Harper recordó a su hijo de 26 años como un verdadero loco que se encontraba en el mundo sin rumbo ni destino.

-Quisiera decir que nació enojado, -dijo su madre-. "Incluso el médico dijo que este es un bebé enojado".

A los 5 años, trató de saltar fuera del auto en movimiento. En sus últimos años, le diagnosticaron el síndrome de Asperger, que puede limitar el desarrollo social y conducir a colapsos conductuales. Tomó medicamentos, pero a los 18 años los abandonó debido a los efectos secundarios.

Siguió enfurecido. "Yo sólo intentaba desactivarlo", dijo. "Una vez me apuntó con una escopeta".

Esa vez, ella le hablo tranquilamente. Nunca llamó a la policía porque no quería que fuera a la cárcel.

"Era muy débil. Simplemente no pude hacerlo”.

Cuando era pequeño y actuaba con enojo, le aplicaba “un abrazo de oso” hasta que cedía, recordó. Ahora, piensa que nunca tuvo una verdadera solución para su hijo.

Tenía nueve armas, incluyendo un fusil de asalto, dijo Harper, quien trabaja como enfermera de medio tiempo en la cárcel del condado. Ella  misma lo alentó a que juntos practicaran el tiro, pensando que podría ser una actividad sana que podría fortalecer la relación  madre e hijo.

Pero no fue asi, dijo a los dos detectives de la policía del estado de Oregon quienes sentados en su sala, la  entrevistaban esa mañana del 1 de octubre de 2015. Ella no sabía por qué su hijo Christopher Sean Harper-Mercer, blandiendo al menos seis armas  había matado a todas esas personas dos horas antes.

La mayoría de los nueve cuerpos fueron encontrados en una clase en el Colegio Comunitario de Umpqua en Roseburg, a la cual él asistió, y donde él había reunido a estudiantes asustados para que los interrogasen. Preguntó a algunos de ellos si creían en Dios, luego los mataron uno por uno antes de dispararse, según los registros policiales recién estrenados y las transcripciones de entrevistas.

Los testigos dijeron que Harper-Mercer dijo a un estudiante  católico: ‘Gracias por defender sus creencias’, luego le disparó. Dijo a algunas de sus víctimas que la muerte no dolería, y se reía cuando una de sus víctimas murió. Harper-Mercer mató a 10 personas ese día e hirió a siete.

¿Por qué? -preguntaron los detectives. ¿Qué le hizo estallar?

"No hay nada que pueda decir, 'oh, sí, fue esto. "Nada".

 

Sin embargo, a raíz de los tiroteos en la escuela de la semana pasada cerca de Spokane, Washington., Y otros incidentes recientes relacionados con escuelas en todo el país, algunas similitudes han surgido de una comparación de algunos de los casos.

Estas coincidencias indican advertencias previas, tiradores que imitan e idolatran a otros tiradores, y sugieren que el acceso a las armas no fue un problema para los asesinos, muchos de los cuales usaron las armas de sus padres.

Es un patrón reflejado en muchos de los 239 tiroteos en escuelas estadounidenses que han ocurrido desde 2013, según everytownresearch.org. Entre los hallazgos de los tiroteos cometidos por menores en escuelas primarias y secundarias y para los cuales se conocía la fuente del arma de fuego, más de la mitad de los tiradores obtuvieron sus armas en casa, probablemente porque un adulto no las guardó adecuadamente  y descargadas.

La liberación de los archivos del tiroteo de Umpqua, una semana antes del tiroteo de Spokane, ocurrió casi dos años después del incidente de Oregon, retrasado en parte porque el FBI estaba investigando a la madre por posibles cargos. Ninguno fue presentado, y los detectives declararon que Harper-Mercer "actuó solo".

Lo más revelador en los archivos, sin embargo, fue una copia del manifiesto del joven asesino.

En él, Harper-Mercer parecía haber redactado un guion de su vida para convencer al público y los medios de comunicación de que los asesinatos eran el resultado del maltrato que había sufridopor parte de otros, y que él solo buscaba venganza. El documento también tiene el tono excesivamente dramático de alguien que busca ser reconocido.

"Siempre he sido la persona más odiada en el mundo", escribió Harper-Mercer. "Desde que llegué a este mundo, he estado bajo asedio. Bajo el ataque de imbéciles e idiotas... mi vida entera ha sido una vida solitaria. Una pérdida tras otra. Y aquí estoy, 26, sin amigos, sin trabajo, sin novia, virgen. Hace tiempo que me di cuenta de que a la sociedad le gusta negar a la gente como yo estas cosas. La gente que es elite, la gente que está junto a los dioses".

La gente como él - los que están con los dioses - escribió, fueron "Elliot Rodger, Vester Flanagan, los niños asesinos de Columbine; Adam Lanza y Seung Cho”. Todos son tiradores que Harper-Mercer pudo haber emulado.

Antes del tiroteo, el colegio comunitario de Umpqua, en Oregon, era un lugar seguro.

En 2014, Rodger mató a seis personas e hirió a otros 14 cerca del campus de la UC Santa Bárbara, luego se disparó.

Anteriormente había subido un video de YouTube titulado "Retribution a Elliot Rodger", que afirmaba que buscaba castigar a las mujeres por rechazarlo y dijo que estaba celoso de los hombres sexualmente activos. También escribió un manuscrito, "My Twisted World", que terminó en Internet y fue referido como su manifiesto. - Flanagan mató a dos periodistas de Virginia - la periodista Allison Parker y el camarógrafo Adam Ward - en la televisión en vivo en 2015, luego se suicidó.

Flanagan, que es negro, afirmó en una nota de suicidio que la reciente masacre de nueve negros en una iglesia de Carolina del Sur por el supremacista blanco Dylann Roof fue "el punto de inflexión ... He sido un barril de polvora por un tiempo ... sólo esperando explotar !!!! "

Los" chicos de Columbine "se refiere a Eric Harris y Dylan Klebold, que mataron a 13 personas e hirieron a otras 24 en 1999 en Columbine High School en Colorado, y luego se suicidaron. Utilizaron armas semiautomáticas adquiridas y alteradas ilegalmente, además de una bomba que no detonó.

Un diario, o un manifiesto, que se encontraba en la habitación de Harris detalló sus planes para la masacre, en los que esperaban "superar" la violencia del  bombazo en el edificio federal de  Oklahoma City y el sitio de Waco.

En 2012, Adam Lanza mató a su madre en casa, mató a 20 estudiantes de primer grado y a seis adultos en la Escuela Primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, luego se disparó a sí mismo. 28 muertes en un día.

Lanza, que tenía problemas de salud mental y de desarrollo, publicó escritos y clips de audio en un sitio web que estaba dedicado principalmente a los tiradores de Columbine. En un post, escribió sobre cómo  admiraba a esos asesinos: "Solo mira cuántos fans puedes encontrar para todos los diferentes tipos de asesinos en masa y más allá de estos fans hay un sinnúmero de personas que pueden simpatizar con ellos". El utilizó el Bushmaster de su madre, un rifle semiautomático y una pistola. Un informe señaló que "el acceso a las armas de asalto con cargadores de alta capacidad, desempeñan un papel importante en este y otros tiroteos masivos en la historia reciente".

Seung-Hui Cho mató a 32 personas e hirió a otros 17 mientras estaba armado con dos pistolas semiautomáticas en 2007 en Virginia Tech University en Blacksburg, Virginia.

Cho, que sufría de depresión, había sido confinado brevemente a una instalación de salud mental, pero fue capaz de comprar las dos pistolas, en violación de la ley.

 En un informe de la autopsia, maestros y profesionales de salud mental fueron criticados por no darse cuenta de su condición deteriorada y no prestarla ayuda.

El informe también criticó las interpretaciones erróneas de las leyes de privacidad y las lagunas en el sistema de salud mental de Virginia y las leyes de armas.

Aunque no se menciona en el manifiesto, otros casos recientes muestran más similitudes. Arcan Cetin, de 20 años, por ejemplo, que mató al azar a cinco personas en un centro comercial de Burlington, Washington, el año pasado, y luego se ahorcó en la cárcel, obtuvo sus armas de la habitación de sus padres, a quienes fue a visitar para cenar. Además, aparentemente planeó una masacre más grande, en un cine cercano, pero al encontrarla cerrada,  llevó su rifle a la tienda de una mujer en el centro comercial.

 Los investigadores dijeron que el plan de atacar el teatro de Cetin, probablemente se inspiró en la masacre del teatro de Aurora, Colorado, de James E. Holmes en 2012, que dejó 12 muertos y 70 heridos.

Y el joven de 15 años Jaylen Fryberg, quien en 2014 mató a cinco estudiantes, en Marysville Pilchuck High School al norte de Seattle antes de suicidarse, obtuvo su arma de fuego de la colección de su padre. Raymond Fryberg fue posteriormente declarado culpable de poseer nueve armas de fuego que legalmente no podía poseer y fue condenado a dos años de prisión.

En el tiroteo del 13 de septiembre en la Escuela Secundaria Freeman en Rockport, cerca de Spokane, el autor,  Caleb Sharpe, un estudiante de segundo año de 15 años de edad, al igual que en el caso Harper-Mercer, se afeito la cabeza y utilizo unas gafas alargadas.

Los amigos dijeron que Sharpe también tenía una obsesión con otros asesinos, y algunos compañeros de clase sospecharon que él también podría convertirse en uno.

Los documentos de la corte dicen que Sam Strahan, el estudiante adolescente que mató, se le había acercado mientras cargaba el rifle en el pasillo de la escuela y le dijo: "Siempre supe que ibas a disparar en la escuela. Sabes que eso te va a poner en problemas. Strahan recibió dos balazos, uno de ellos en la cabeza.

En su  manifiesto, Chris Harper-Mercer indicó que había dedicado algún tiempo a estudiar y criticar a los tiradores masivos. "Me di cuenta de que siempre van mal, que no actúan con la suficiente rapidez y su número de muertos no es ni siquiera lo que podrían alcanzar.  Disparan salvajemente en vez de apuntar cuidadosamente. Tampoco se enfrentan a los policías. (Harper-Mercer disparó contra la policía, pero cuando le dispararon, se suicidó).

El Sheriff del Condado de Douglas John Hanlin, cuya agencia investigó el tiroteo de Umpqua, dice que los tiradores en parte son motivados por la notoriedad que reciben. Es por eso que, hasta el día de hoy, se niega a decir el nombre de Harper-Mercer en público. -Nunca me oirás mencionar su nombre -dijo Hanlin-. "No le daré el crédito que probablemente buscó antes de este acto horrible y cobarde".

De hecho, Harper-Mercer dejó en claro que buscaba la notoriedad de los medios de comunicación, escribiendo en su manifiesto: "Ahora, estoy seguro de que los medios de comunicación me amarán. Mis intereses incluyen escuchar música, ver películas, piratería en Internet. Mi único consuelo en la vida en línea es publicar en Kat.cr como usuario lithium_love. He visto porno, ebooks, cosas así. Esa ha sido mi única alegría en la vida.

"Incluyó una dedicatoria: Para todos aquellos que nunca me tomaron en serio, esto es para ustedes. Para todos los que no han expresado su posición, lo hago. Yo soy el mártir de todos aquellos como yo. Para citar a Seung Cho, "Hoy muero como Jesucristo". Al menos, añadió, "mi entrada en el infierno está garantizada".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group