Antes y después: la modelo Abigail Ratchford invitó al mundo entero a seguir la renovación de su casa por redes sociales

La modelo Abigail Ratchford invitó al mundo entero a seguir la renovación de su casa por redes sociales

Dada la proeza de Abigail Ratchford en redes sociales -la modelo cuenta con 11 millones de seguidores entre Instagram, Twitter y Facebook- su método de documentar la renovación de su hogar en Beverly Hills no debería sorprender a nadie.

“Puse videos en Snapchat de todo el proceso; mientras se pintaban las paredes y se entregaban los muebles”, relató, en referencia a clips que fueron vistos por hasta 500,000 personas al día.

Ratchford, originaria de Pensilvania, se mudó a esta casa de 2,200 pies cuadrados en julio pasado. Antiguamente ocupada por una familia con niños pequeños, la propiedad estaba en buenas condiciones y bien decorada, pero Ratchford, cuyas fotos ligera de ropas están bastante alejadas del entretenimiento familiar, quiso intensificar un poco las cosas. “El lugar era llano, no tenía mucha personalidad”, afirmó. “Yo sabía exactamente lo que quería. Contraté a un diseñador para que me proporcione lo necesario, pero de todo lo demás me ocupé por mi cuenta”.

La modelo pasó cerca de seis semanas e invirtió $50,000 en la transformación. Aunque no se realizó ninguna construcción importante, la propiedad tuvo un remodelado estético integral: se repintaron las paredes, se instalaron estantes en la sala, se renovaron todos los muebles y se incorporó un gran espejo de estilo vintage.

También convirtió dos pequeños dormitorios en un vestidor, que ocasionalmente utiliza para sesiones de fotos. Cuando necesitaba algo de inspiración extra, recurría a las redes sociales. “Escribí ‘muros’ en Pinterest y saqué todas estas ideas”, relató, señalando una pared en la cual montó una serie de fotos de celebridades en blanco y negro, con marcos al tono.

La modelo logró mantenerse dentro del presupuesto estimado al elegir artículos sabiamente. Compró en Target, Overstock.com, mercados de pulgas y tiendas de segunda mano, pero sí gastó ampliamente en ciertos muebles importantes.

“Invertí en algunas piezas que quería guardar, como el sofá y la cama, especialmente si un día compro una casa”, afirmó.

La mayor parte de sus muebles provinieron de Restoration Hardware, West Elm y Z Gallerie, donde compró un gran sofá modular desmontable llamado ‘nube’; “se llama así porque te sientas y te hundes en él”, aclaró.

A Ratchford le gustó el espacio abierto de los ambientes y la luz natural de la casa, que se adaptaban a los colores de pintura y empapelados de su elección: gris pálido, blanco y plata. “Me encantó el espacio a través de la sala, el comedor y la cocina”, remarcó. “Había un libre fluir y un entorno agradable para mis invitados. Quería que la casa fuese relajada, iluminada y fresca, pero también femenina y glamorosa”.

Traducción: Valeria Agis

 Para leer esta historia en inglés haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
81°