Ampliación de la autopista 91 podría resolver el creciente tráfico

La autopista 91 entre Fullerton y Corona es uno de los tramos de carretera más congestionados en California

La autopista 91 entre Fullerton y Corona es uno de los tramos de carretera más congestionados en California – a menudo un pantano de motores parados, frenos rechinantes y conductores angustiados.

El tráfico de las horas pico es el resultado de una gran cantidad de empleos en Orange County y un mayor número de viviendas asequibles en el área de Inland Empire.

Pero durante casi una década, Caltrans y las agencias de transporte locales fueron impedidas de mejorar el  congestionado portal.  

El problema: Una carretera de cuota de cuatro carriles y 10 millas de largo que era propiedad y operada por una compañía privada. Bajo su acuerdo de 35 años realizado con Caltrans, las adiciones de carriles sobre la autopista 91 eran prohibidas si amenazaban con alejar a los conductores de la carretera de cuota. La compañía incluso tenía poder de veto sobre los proyectos.

Después de años de controversia, la Autoridad de Transporte del Condado de Orange (OCTA, por sus siglas en inglés) en el 2003 finalmente compró los carriles Express de la autopista 91 por $207 millones dólares y desechó el acuerdo de no competencia, abriendo el camino para una iniciativa de largo alcance para renovar la autopista.

Mientras se finalizaba la venta, el presidente del consejo de OCTA, Tim Keenan, declaró, “El verdadero trabajo comienza”.

Ahora en su 11vo año de un plan de 30 años, más de $2 mil millones de dólares ya han sido gastados o asignados para la adición de carriles, la reconstrucción de los cruceros, las rampas nuevas y la ampliación del transporte público en ambos lados de la línea del Condado de Riverside-Orange.

“Habría sido muchísimo peor si no hubiéramos sido capaces de hacer las cosas que hemos hecho”, dijo Darrell Johnson, el director ejecutivo de OCTA. “Podríamos haber estado en camino hacia un fracaso total en el corredor, pero hemos logrado cambiar esa situación”.

El año pasado, el número promedio de viajes que los conductores realizaban por día oscilaba entre 209,000 a 338,000 dependiendo de la sección de la autopista, de acuerdo a Caltrans. En el año 2000, el rango fue de 220,000 a 298,000 viajes.

Si las proyecciones son correctas, el número de viajes podrían superar los 400,000 al día para el año 2035 en la porción de Riverside de la autopista 91. En Orange County, el tráfico diario promedio podría aumentar por 90,000 viajes, más del 30%.

“Ha sido frustrante”, dijo Eric Carpenter de Eastvale en el Condado de Riverside, quién ha conducido en la autopista 91 por más de una década rumbo a trabajos en Santa Ana. “Siempre le hemos dicho a las personas que nuestra casa era un lugar hermoso para estar una vez que  llegas ahí. El levantarte cada día para hacer ese viaje ha sido realmente difícil”.

Carpenter ahora utiliza los carriles Express del 91 de forma gratuita porque hace carpool con su esposa e hija.  De lo contrario, los carriles de cuota les ofrecen a los automovilistas, velocidades de autopista por un precio que fluctúa con el nivel de congestión.

“Esa es una bendición para nosotros”, dijo Carpenter, aunque todavía puede ser lento entrar a Corona, donde la construcción de la autopista continúa. “Veo los carriles regulares y agradezco nuestras bendiciones”.

La primera ampliación de la autopista 91 fue una adición de carril de $6 millones 700 mil dólares que se inauguró en Orange County en el 2004. El carril en dirección oeste, el cual tiene una longitud de media milla desde la línea del Condado de Riverside-Orange hasta la carretera de cuota de Foothill Eastern, elimina uno de los peores cuellos de botella en la autopista.

Después de la mejoría, los funcionarios dijeron que la velocidad promedio se duplicó de 12 mph a 28.5 mph a lo largo de una sección de 11.7 millas de autopista. Algunos automovilistas reportaron reducciones de 15 a 20 minutos en sus viajes.

Desde entonces, han realizado trabajos de construcción para agregar carriles, adquisiciones de derecho de paso, revisiones ambientales y de planificación para los proyectos propuestos.

El OCTA, trabajando con Caltrans y la Comisión de Transporte del Condado de Riverside, ha comprometido más de $360 millones de dólares para aplicarlos en 23 millas adicionales de carriles a lo largo de varias partes del 91 entre la Interestatal 5 y la línea del Condado de Riverside. Aproximadamente la mitad de los carriles están terminados, los otros se terminarán en el 2016 y el 2018.

El OCTA, Caltrans y las agencias del Corredor de Transporte en Irvine también están planeando un sobrevuelo de $180 millones para conectar de mejor forma la autopista 91 y la carretera de cuota 241 a través del noreste de Orange County. Los funcionarios dicen que el proyecto está diseñado para ponerle fin a las largas filas de tráfico en los carriles con dirección al este del 91 en la rampa de la carretera de cuota.

Además, la Agencia de Transito de Riverside y el OCTA han agregado rutas Express de autobús a lo largo del 91. El ferrocarril de viajeros Metrolink, el cual trabaja en seis condados del sur de California, también añadió servicio a su línea Inland Empire-Orange County.

Hay indicios de que algunas de las mejorías están funcionando.

Los funcionarios de Caltrans dijeron que la finalización de un proyecto de ampliación sobre el 91 entre la autopista 55 y la carretera de cuota 241 ayudó a reducir la demora experimentada por todos los automovilistas, de 5,169,147 horas por año en el 2010 a 3,657,120 en el 2011, o el 29%.

En el 2012, las cifras preliminares de Caltrans muestran que la cantidad de demora anual disminuyó un 12% adicional. Sin embargo, los últimos datos disponibles de principios del 2014 muestran que la cantidad de tiempo perdido en el tráfico por año debido al congestionamiento está en aumento.

Como mínimo, las mejoras le han hecho frente al creciente tráfico, y los tiempos de viaje no se han incrementado, dicen los funcionarios de transporte.

Algunos viajeros de largo tiempo dicen que no han notado mucho cambio en sus tiempos de viaje y que los beneficios de los proyectos de autopista terminados solamente fueron temporales.

“Hoy hay tráfico más pesado”, dijo Michele Moran, una profesora que ha conducido durante 13 años desde Riverside a Fullerton, un viaje de 30 millas que puede durar por lo menos una hora. “No veo ninguna diferencia en mis tiempos de viaje”.

Después de una adición de carril que se realizó hace varios años, Carpenter calculó que podría quitarle de 10 a 15 minutos de tiempo en su viaje.

“Definitivamente vi una diferencia”, dijo Carpenter. “Pero una vez que hay nuevos carriles, se llenan”.

Sin embargo, dijo que espera que la construcción en curso para mejorar el tramo de la autopista 91 a través de Corona, alivie parte de la congestión después de que los trabajos estén terminados.

El proyecto de $1 mil millones 400 mil dólares, el cual se está realizando entre la línea del Condado de Riverside-Orange y la Interestatal 15, ampliará los carriles Express de cuota hacia el Condado de Riverside, agregará un carril en cada dirección del 91, mejorará seis cruceros y reconstruirá el crucero del 15 y el 91. El trabajo está programado para finalizar a principios del 2017.

Pero Karen Spiegel, concejal de la ciudad de Corona, un miembro de la Comisión de Transporte del Condado de Riverside, dice que se tiene que hacer más para reducir la congestión del tráfico sobre la principal conexión entre los condados.

“La ampliación del 91 no es la única respuesta”, dijo Spiegel. “Todavía necesitamos que las  compañías trasladen trabajos al Inland Empire, y necesitamos buscar un corredor alternativo. Si tenemos un sólo accidente de tráfico sobre el 91, hay un efecto domino a través del Condado de Riverside”.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°