Ahora es posible caminar 67 millas ininterrumpidas a través de las montañas de Santa Mónica

Ahora es posible caminar 67 millas ininterrumpidas a través de las montañas de Santa Mónica

Durante más de 50 años, residentes del Sur de California han estado soñando con un sendero ininterrumpido entre las montañas de Santa Mónica.

Durante décadas, el Camino del Backbone, que se extiende 67 millas entre Point Mugu State Park y Will Rogers State Historic Park, poco a poco ha tomado forma, unido entre sí por fondos públicos y donaciones privadas que han permitido adquirir terrenos para extender el camino.

Al final, el trabajo duro y el altruismo culminarán con la finalización de la ruta. El Servicio Nacional de Parques culminoó recientemente  una donación de 40 acres por parte del ex gobernador de California, Arnold Schwarzenegger y Betty Weider, y dentro de 10 días la agencia espera cerrar el depósito en garantía de dos parcelas restantes a lo largo de un camino utilizado para combatir incendios conocido como Etz Meloy Motorway.

“El camino troncal ofrece la experiencia al aire libre en el sur de California”, dijo Joe Edmiston, que ha estado esperando este día desde que comenzó el senderismo en las montañas de Santa Mónica en la década de 1970.

Edmiston, de 67 años, es el más antiguo director ejecutivo de la Conservación de la Montañas de Santa Mónica, cree que el camino es tan  icónico como el John Muir Trail en la Sierra Nevada y el camino de los Montes Apalaches en el  Este.

Las tres nuevas propiedades se encuentran entre los 180 tramos individuales que han sido adquiridos desde la década de 1960 por cuatro organismos: el Servicio Nacional de Parques, el Departamento de Parques y Recreación de California,  la Conservación de las Montañas de Santa Mónica y la Autoridades Recreación y Conservación de las Montañas.

Ron Webster, de 82 años, ha ayudado a construir al menos un tercio de la ruta y ha visto crecer su popularidad durante décadas. A él le resulta notable que la ruta sea tan original, con más de un millón de personas viviendo tan cerca de la misma.

“Usted no se siente aislado completamente”, dijo Webster. “Los leones de montaña y serpientes de cascabel están observándote, pero usted podrá conocer a mucha gente y aún así tener una muy buena experiencia”.

El Servicio Nacional de Parques conmemorará la finalización del recorrido, con una ceremonia en el parque estatal Will Rogers, en el Día Nacional de Senderos, el 4 de junio.

Las montañas de Santa Mónica han sido durante mucho tiempo un paraíso secuestrado. Los colonos encontraron refugio en sus cañones. Las estrellas de cine buscaron privacidad en sus picos. Los especuladores reclamaban suyas la mayoría de sus  zonas más remotas, y las que habían sido tierras públicas desaparecieron durante las décadas con  las obras de particulares.

Pero a finales de 1960 y principios de 1970,  con el establecimiento de los tres parques estatales - Point Mugu, Malibu Creek y Topanga - la ecuación comenzó a cambiar, y la belleza de este grupo de montañas - pasando entre el océano y el valle, inspiró el sueño de un desierto menos vigilado, no marcado por signos de no invasión a la  propiedad, puertas de seguridad y recintos amurallados.

Durante más de 50 años, residentes del Sur de California han estado soñando con  un  sendero  ininterrumpido entre los cañones y peñascos areniscos de las montañas de Santa Mónica. El camino Backbone Trail corre cerca de 70 millas entre Point Mugu State Park y Will Rogers State Historic Park.

Nada mejor ha representado ese sueño  que el Camino del Backbone. A diferencia del desierto ininterrumpido de Yellowstone o Yosemite, las áreas de recreación de las montañas de Santa Mónica son un mosaico de tierras privadas y públicas que han hecho un reto el trazo de este singular camino.

“El esfuerzo se ha extendido por generaciones”, dijo Edmiston. “El camino del Backbone, como todas las montañas de Santa Mónica, es una historia de Hollywood, que atrae a celebridades y luminarias.”

Pero por mucho que las celebridades han buscado un lugar en estas montañas, algunos han estado dispuestos a vender sus propiedades para el beneficio de las tierras del parque. En 2014, el director James Cameron vendió su propiedad de 703 acres en Puerco Canyon por $12 millones, una compra que abrió una ruta desde Pacific Coast Highway en Malibú al camino Backbone Trail.

“Esto puede interpretar como la triunfal historia de aquellos que muestran el compromiso de conseguir un sendero construido a través de las montañas”, señaló Edmiston. “Pero también es la historia de aquellos cuyas esperanzas y sueños descontinuaron sus  inversiones”.

“Es la intersección de esas dos fuerzas que han provocado que el Backbone Trail haya tomado tanto tiempo para completar.”  

::

De pie, en un mirador del Encinal Canyon Road en Trancas Canyon, el superintendente del Área Nacional de Recreación de las Montanas de Santa Mónica, David Szymanski, mira hacia abajo, entre la maleza,  un pequeño valle cubierto de lilas, pájaros towhee y palomas.

Más abajo, entre cresta y cresta, está la zona de 40 acres que perteneció  a Schwarzenegger y Weider. Dado que la propiedad podría haber sido construida, representaba un objetivo prioritario de adquisición para el servicio de parques.

“La construcción  destruye vistas, y una cuenca visual sin obstáculos es importante para nosotros”, dijo Szymanski. “Con estas adquisiciones, nos aferramos a esta tierra para siempre”.

 En la distancia, fuera de la propiedad, está la barranca de Malibu Country Club; su campo de golf se vuelve color  marrón, más de lo que fue el lecho de la corriente original del río para Trancas Creek.

Los servicios de parques  habían planeado comprar la propiedad de Schwarzenegger y de Weider por $450,000 con una subvención del condado. Adquiriéndola como una donación, la agencia tuvo el dinero para la adquisición de las propiedades cercanas y proteger las vistas desde el sendero.

Weider recuerda haber visto la ruta por primera vez en 1969.

“El desarrollador me llevó en un jeep”, recuerda. “Iba a subdividirlo.”

Weider quería construir allí  una pequeña casa de rancho, cpara escapar de la ciudad. Schwarzenegger, recuerda ella, compró su parte de la propiedad a finales de 1970.

Ahora, en sus 80 años, Weider se alegra de que no hayan construido.

“Va a tener  un mejor uso”, dijo. “Más gente será capaz de utilizarla, y complacerá  a más gente”.

La última pieza de la ruta es la autopista Meloy Etz. Construida en la década de 1920 y nombrada en honor a los  primeros colonos, la carretera conecta la carretera de Mulholland Highway y Yerba Buena Road, atravesando una serie de tramos de propiedad privada.

Después de la compra de una parcela de 10 acres en el 2008 por $275,000 dólares,  el servicio de parques aseguró un acceso parcial a Yerba Buena Road, y aunque la autopista permaneció cerrada al público, el servicio de parques no podía cumplir con la restricción. Los excursionistas, jinetes y ciclistas de montaña comenzaron a traspasar con impunidad.

En ese momento, el servicio de parques renovó las ofertas de compra de las propiedades restantes. Era el momento oportuno, pero también se estaba  agotando, dijo Szymanski. Él quería aprovechar el año del centenario de la agencia, lo que a su juicio le dio un impulso adicional a las negociaciones.

“Si no hubiéramos podido sacar esto adelante ese año, sabíamos que no podríamos haberlo logrado después”, dijo.

Por $17,500, el servicio de parques adquirió el derecho de los caminantes y usar el sendero para cruzar una parcela de 500 pies de tierra privada, y por $150,000, adquirió una extensión de 10 acres que permitiría eludir las puertas privadas en la ruta.

Además, el servicio de parques está buscando la designación de la ruta como un Camino Nacional de Recreación, y sea una de 1,500 en el país reconocidas por su valor en la promoción de la salud, la conservación y la recreación. El título haría que la ruta , además de ser un destino nacional, ayudara al servicio de parques  a recibir fondos adicionales seguros para el mantenimiento y otras adquisiciones.

Webster, el constructor de senderos cree que la ruta se merece una reputación más amplia.

 ”El Backbone Trail es importante porque pone a las montañas de Santa Mónica en el mapa”, dijo Webster. “Puede que no tenga los mayores saltos de agua o los árboles más grandes, pero sí tenemos el mayor océano”.

Un conocido defensor de la ruta, Milt McAuley, se comprometió a no morir antes de que se completara.

“Si no se construyera una ruta y se invitara a la gente a venir,  alguien vendría después  y subdividiría la tierra”, dijo McAuley al Times en 2001. “Para preservar los parques, es necesario tener acceso a ellos”.

McAuley murió en 2008. Su obituario lo describió como el patriarca del senderismo en las montañas de Santa Mónica, y sus palabras se conservan en las guías de caminos que él mismo público  para los excursionistas.

“Ven conmigo”, escribió. “Veremos espectaculares cascadas, senderos difíciles para viajar y disfrutar de la belleza de cientos de acres de lilas de California. Vamos a recorrer nuestro camino a través de colinas, hacia abajo en cañones y conocer cara a la tierra, aún salvaje y sin cambios, desde los tiempos en que los indios caminaron sus senderos.

“Descubrirás lo que es vivir con el desierto en tu patio trasero”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°