Ningún sheriff recibió cargos criminales tras la horrible muerte de un niño de 8 años

Ningún sheriff recibió cargos criminales tras la horrible muerte de un niño de 8 años

La muerte de 8 años de edad, Gabriel Fernández es un símbolo sombrío del fracaso del sistema de Bienestar Infantil del condado de Los Ángeles, el cual provocó cargos criminales contra cuatro trabajadores sociales y reformas de gran alcance sobre la forma en que las autoridades supervisan a los niños maltratados y abandonados.

Pero mucho menos escrutinio público se le ha dado al papel de los agentes del sheriff del condado de Los Ángeles que investigaron la situación de Gabriel en los meses previos a su muerte en 2013.

Una revisión de los registros del Departamento de Bienestar Infantil y recientemente presentados ante un gran jurado, muestran que durante ocho meses los agentes visitaron la casa de Gabriel en varias ocasiones. A pesar de que los agentes encontraron signos de abuso, no  presentaron documentos reportándolo, lo que habría conducido a detectives especialmente entrenados a hacer una investigación más profunda.

Un agente  fue a la casa del niño en Palmdale, después de que le dijo a su maestra que había sido golpeado con un cinturón. Otro agente, en respuesta a un informe que reportaba que Gabriel se quería suicidar, salió de la casa sin examinarlo o entrevistarlo.

Cuando un guardia de seguridad llamó para informar que Gabriel tenía moretones en la cara y lo que parecían quemaduras de cigarrillos en todo el cuerpo, fue rechazado por un agente de policía que le dijo que un niño quemado no era una emergencia, de acuerdo con los documentos de la corte.

La última  investigación del departamento se produjo una semana antes de la muerte de Gabriel. Un alguacil trató de hablar con agentes del Sheriff después de que la escuela reporto que Gabriel había estado ausente durante un largo período y que podría ser víctima de abuso. La madre de Gabriel, dijo que su hijo se había ido a Texas, y con eso el agente detuvo la investigación.

Ninguno de los nueve agentes que participaron en el caso de Gabriel han sido acusados. Pero los fiscales dijeron en la corte que habían sido disciplinados internamente.

El Departamento del Sheriff se negó a proporcionar detalles, citando las leyes estatales que impiden la divulgación de detalles de los procesos de disciplina a sus agentes de paz. A través de sus respectivos abogados, todos los agentes se negaron a hacer comentario alguno.

Una comisión del condado recomendó una serie de reformas a raíz de la muerte de Gabriel, incluida una mejor formación del personal de control y un mejor intercambio de información con los trabajadores sociales.

Seis meses después de la muerte de Gabriel, el Departamento del Sheriff comenzó a exigir a los agentes, presentar un informe de una página, de cada llamada de abuso a menores, independientemente de si se encuentra evidencia de un crimen.

El caso pone de manifiesto un problema en la forma en que los oficiales enfrentan  las acusaciones de abuso a menores, dijo Dan Scott, sargento del alguacil retirado y desde hace mucho tiempo investigador de casos de abuso infantil. Los policías de patrulla a menudo tratan el abuso infantil como una llamada de baja prioridad, sobre todo cuando los trabajadores sociales ya están involucrados con la familia, dijo.

"Desgraciadamente tratan estos delitos como crímenes de segunda categoría", dijo Scott. "Los policías creen que es responsabilidad del trabajador social. Los agentes deberían tratar los casos de abuso infantil como cualquier otro delito”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
74°