Activistas interrumpen la reunión de la Comisión de Policía donde se buscaba justificar la muerte de un joven de 18 años

Activistas interrumpen la reunión de la Comisión de Policía donde se buscaba justificar la muerte de un joven

Tres personas fueron arrestadas el martes en una reunión de la Comisión de Policía de Los Ángeles luego de que un grupo de unos 30 activistas interrumpieran repetidamente al presidente de la comisión, Matt Johnson, mientras intentaba hacer una declaración condenatoria del violento rally de supremacía blanca en Charlottesville.

Los activistas criticaron las declaraciones, acusando a la policía local de racismo. Los comisionados  de la  Policía de los Ángeles   fueron establecidos para decidir si la policía había tenido justificación estaba para disparar y dar muerte a Carnell Snell Jr. el año pasado en el Sur de Los Ángeles, un asesinato que provocó protestas y la rara liberación pública de un video de evidencia del LAPD.

Los activistas repetidamente corearon el nombre de Snell y criticaron a la policía. Mientras Johnson trataba de reanudar la reunión, seguían los manifestantes seguían interrumpiéndolo.

Los comisionados en última instancia detuvieron la reunión dos veces, y un teniente de LAPD declaró las dos asambleas ilegales para despejar la habitación.

Algunos, sin embargo, se negaron a retirarse la segunda vez. Cuatro personas fueron retiradas de la sala, incluyendo Melina Abdullah, profesora de Cal State Los Ángeles y prominente organizadora de Black Lives Matter, quien fue sacada esposada del recinto.

Un portavoz de la policía dijo más tarde que tres de esas cuatro personas habían sido arrestadas.

Una vez que la reunión se reanudó, la familia de Snell subió al podio, entregando un emotivo testimonio sobre el joven de 18 años. Él luchó mentalmente y tuvo algunos problemas con la ley, dijeron, pero adoraba a su familia y quería cambiar su vida.

“No estoy aquí para hablar de la muerte de Carnell. Estoy aquí para hablar de su vida", dijo su tía abuela, Carlena Hall. “Carnell era mi corazón".

Cuando lo vio huir de la policía antes de que le dispararan, dijo, "si pudiera haberlo detenido, lo habría hecho".

La hermana de Snell se sentó en el fondo de la habitación, gritando el nombre de su hermano mientras resonaba por la habitación. “Justicia para mi hermano", dijo. “Su vida importaba!"

La muerte de este joven afroamericano de 18 años de edad golpeó fuertemente a un sector del sur de Los Ángeles durante todo un año, cuando las muertes de hombres afroamericanos a manos de la policía,  profundizaron la desconfianza en un barrio donde algunos residentes ya sentí an enorme desconfianza de la policía de Los Ángeles. Después de disparar a Snell, activistas y residentes enojados acudieron a la escena, denunciando a la policía y descartando la cuenta de la policía de Los Ángeles de que Snell llevaba un arma.

La protesta llevó al Jefe de Policía, Charlie Beck, a compartir el video grabado poco antes del tiroteo en el que se ve a Snell corriendo de los oficiales. La grabación mostró al joven de 18 años de edad sosteniendo lo que parece ser una pistola.

 

Beck dijo a los periodistasque los oficiales estaban trabajando cerca de 108th Street y Western Avenue en octubre 1, cuando vieron un Nissan azul que tenía placas de papel. Las placas no coincidían con el año del automóvil, dijo Beck, haciendo que los oficiales pensaran que podría haber sido robado.

Mientras los oficiales observaban el vehículo, Snell, sentado en el asiento de atrás, miró hacia ellos, y luego se agachó "como para esconderse", dijo Beck.

Los oficiales comenzaron a seguir el coche, que redujo su velocidad, dijo Beck. Mientras los oficiales activaban sus luces y sirenas, dijo, el coche se desaceleró más y Snell salió "sosteniendo su cinturón como si estuviera apoyando ocultando”.

Pensando que Snell sostenía un arma, los agentes lo persiguieron, dijo Beck. En algún momento durante la persecución de 200 a 300 yardas, el jefe dijo, los oficiales vieron a Snell sacar un arma y sostenerla en su mano izquierda.

La policía persiguió a Snell a un área entre dos casas con una puerta metálica cerrada que tenía una malla "algo transparente" dijo Beck. Snell, dijo el jefe, se volvió con la pistola en la mano.

Los oficiales sintieron que Snell era una "amenaza inminente", dijo Beck, y uno de ellos disparó en tres ocasiones. Snell saltó la valla y se volvió de nuevo hacia los oficiales, dijo Beck, todavía sosteniendo el arma. La policía disparó de nuevo.

Snell murió en la escena.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°