Las chicas dicen que el código de vestimenta de la escuela preparatoria es sexista: “La escuela nos está diciendo que los cuerpos femeninos son una distracción, y está mal”

Algunos estudiantes locales de preparatoria están desafiando el código de vestimenta del Distrito Escolar Unificado de Burbank, diciendo que es sexista contra las chicas, y están planeando encuestar a los padres, maestros y estudiantes sobre cómo modificar la política.

Ocho estudiantes de escuelas secundarias de Burroughs y Burbank compartieron sus experiencias personales con el código de vestimenta durante el período de comentarios públicos de una reunión de la Junta Escolar de Burbank la semana pasada.

De acuerdo con la política, la ropa no debe “menoscabar el ambiente académico” y no puede promover el uso de sustancias ilegales, alcohol y no debe contener profanidad ni violencia. No se permiten blusas con escote bajo, camisas de tirantes de espagueti, faldas cortas y pantalones cortos, ni tampoco gorros y sombreros.

Si un alumno usa ropa inapropiada, se les pide que se cambie o se le pide a sus padres que le traigan ropa apropiada.

La estudiante de Burroughs High, Virginia Begakis, dijo que fue sacada de una clase de honores a principios de este mes porque llevaba una camisa con tirantes demasiado delgados durante un día con temperatura de 110 grados.

“La escuela nos está diciendo que los cuerpos femeninos son una distracción, y está mal”, dijo Virginia, contrarrestando que la distracción real es cuando los maestros interrumpen la clase para enviar a un estudiante a cambiarse.

Hanna Mikaelian, otra alumna de Burroughs, les mostró a los miembros de la junta una foto de un atuendo que usó que violaba el código de vestimenta porque los tirantes del sostén eran visibles debajo de lo que parece ser una chaqueta. 

El tema fue presentado originalmente ante la Junta de Educación el mes pasado por Louie Kahn, presidente del cuerpo estudiantil en Burroughs High. Dijo que fue abordado por varias chicas que se quejaron de la política durante la primera semana de clases.

Para ayudar a hacer un argumento sólido para modificar el código de vestimenta, Louie llevó a cabo una reunión en el auditorio de la escuela antes de la reunión de la semana pasada de la Junta, donde unos 100 alumnos compartieron lo que específicamente les gustaría cambiar.

Dijo que los estudiantes quieren más indulgencia con los tirantes de espagueti, la visibilidad de los hombros y las blusas con escote bajo, especialmente durante los días calurosos.

“Soy un chico y no me ha afectado, pero mi trabajo es representar a mis electores en el campus”, dijo Louie durante una entrevista telefónica el lunes. “Muchos estudiantes sienten que es sexista y necesitan un lenguaje que sea más neutral... Los estilos han cambiado y es hora de actualizar la política”.

En las próximas semanas, Louie dijo que las encuestas serán distribuidas a los alumnos, padres y maestros para recolectar información, tales como las razones por las cuales un estudiante violó el código de vestimenta. Los resultados serán compartidos con la Junta Escolar.

Deborah Madrigal, directora de Burroughs High, dijo en una entrevista telefónica que está contenta de que los estudiantes estén “demostrando y participando en la democracia y aprendiendo cómo lograr algo”.

Cuando un alumno viola el código de vestimenta, Madrigal dijo que los administradores tratan de abordarlo rápidamente sin quitar tiempo de la clase, y las reacciones pueden variar de persona a persona.

Madrigal dijo que espera que los estudiantes tengan éxito en la actualización del código de vestimenta.

En general, los chicos desobedecen el código de vestir usando camisas que muestran a mujeres desnudas, dijo, pero cuando una ola de calor golpeó el área a principios del año escolar, las chicas usaron pantalones cortos y blusas bajo los hombros que no están permitidas.

“Es difícil para las chicas encontrar pantalones cortos que se ajusten oficialmente a nuestro código de vestimenta. Es un código de vestimenta muy antiguo, y ya no se pueden comprar pantalones cortos que sean tan largos, es difícil para ellas encontrar los pantalones cortos adecuados”, dijo.

El superintendente Matt Hill y John Paramo, director de educación de preparatoria del distrito, visitaron Burroughs High para hablar con el cuerpo estudiantil y explicar cómo crear e implementar políticas.

Hill agregó que la semana pasada envió correos electrónicos a directores en el distrito indicando que deben ser conscientes de la forma en cómo un estudiante es abordado por violar el código de vestimenta.

“Los alentamos a que después de que hayan recopilado las encuestas mantengan asambleas públicas en las que puedan sugerir cambios que el personal y la Junta puedan revisar”, dijo Hill durante una entrevista telefónica.

Traducción: Diana Cervantes
Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
74°