La nueva medicina contra la gripe podría provenir del moco de las ranas

La nueva medicina contra la gripe podría provenir del moco de las ranas

¿Qué es más asombroso que besar un sapo y conseguir a cambio un apuesto príncipe? ¿Qué tal raspar un poco de la capa de moco que cubre su piel y encontrar en ella una potente arma contra la gripe?

Eso es, sencillamente, lo que los científicos de la Universidad de Emory parecen haber hecho al descubrir un péptido antimicrobiano sobre la piel de la Hydrophylax bahuvistara, una especie de rana nativa del sur de la India. Lo que hallaron podría tratar un flagelo implacable de la humanidad, que mata a casi medio millón de personas cada año.

Allí, en la película de secreciones que protege la piel de la rana de patógenos mortales, los científicos han identificado una cadena de aminoácidos que destruye completamente una amplia franja de virus de la Gripe A, sin dañar los glóbulos rojos humanos sanos.

El descubrimiento, informó este martes la revista Immunity, se enfrentará a muchos obstáculos antes de poder convertirse en un tratamiento real contra la gripe. Pero su novedad es una potencial fuente de poder contra los virus que han comenzado a desarrollar resistencia a los medicamentos antivirales existentes.

Cada cepa de la gripe es bautizada por su combinación particular de dos proteínas de superficie, hemaglutinina (de las cuales hay 18 variedades conocidas) y neuraminidasa (de las cuales se conocen 11). La forma más común de influenza estacional tiene la versión H1 de la hemaglutinina (junto con la versión N1 de la neuraminidasa); en experimentos de laboratorio, el péptido de rana eliminó cada tipo de gripe H1 que fue probado.

La versión actual de la gripe H1N1 entró en escena en 2009 con la pandemia conocida como “gripe porcina”, que combinó virus de cerdos, aves y personas. Cuando el virus surgió por primera vez, los seres humanos tenían una limitada inmunidad contra éste, pero las medidas de salud pública y la buena suerte conspiraron para protegernos del desastre. Los científicos temen que, en ausencia de un amplio espectro de armas contra la gripe, no seamos tan afortunados la próxima vez que aparezca una nueva cepa.

No hay ningún príncipe que cambie de forma en esta historia, pero sí hay una espada: el equipo de Emory ha llamado ‘urumin’ al péptido asesino del virus. El apodo deriva de la palabra urumi, la espada mortal tridimensional empleada por los expertos practicantes de Kerala Kalari Payat, a veces llamada ‘la madre de todas las artes marciales’. Los guerreros de Kalari, que usaban estas temibles armas alrededor de sus cinturas, son originarios de la misma provincia al sur de India de donde proviene la especie Hydrophylax bahuvistara.

El descubrimiento es un recordatorio del valor de preservar la biodiversidad como fuente de inspiración para las nuevas drogas humanas.

Para protegerse a sí mismos de una mezcla de microbios potencialmente peligrosos, muchas plantas e invertebrados -entre ellos las ranas- se cubren con “péptidos huéspedes para defensa”. Estos péptidos han llevado al descubrimiento de muchos agentes antibióticos, por lo cual los investigadores del Centro Rajiv Gandhi  Center de Biotecnología en Kerala, India, frotaron las pieles de los sapos locales y comenzaron a observar las muestras.

El autor principal del estudio, Joshy Jacob, experto de Emory en temas de gripe, se preguntó si el moco de la rana también podría contener péptidos que neutralizaran los virus que atacan a humanos. En lo que normalmente es un exhaustivo proceso de cribado, Jacob y su equipo comenzaron por examinar 32 péptidos contra una cepa de influenza.

Para su asombro, el equipo encontró inmediatamente cuatro péptidos que atacaban la gripe. Urumin fue el único que lo hizo sin infligir daños colaterales en células humanas sanas.

Después de aislar urumin, los investigadores secuenciaron el genoma de su hallazgo. Luego lo sintetizaron químicamente. Al probar este agente en muestras de sangre humana infectada con el virus de la Gripe A hallaron que se parecía acercarse a la proteína hemaglutinina. “Lo que hace este péptido es unir la hemaglutinina y desestabilizar el virus”, afirmó Jacob. “Y luego lo mata”.

Al dirigir una proteína que es común en muchas cepas de gripe diferentes, el péptido de rana se comportó como una vacuna universal contra la enfermedad. De hecho, urumin neutralizó decenas de cepas de gripe, que van desde los virus que circularon en 1934 hasta los modernos. También fue eficaz en la destrucción de los virus de la influenza A H1, que habían desarrollado resistencia a los medicamentos antivirales. Los fármacos actuales utilizados para frenar el ataque de muchos virus de la gripe combaten la proteína neuraminidasa. Pero estos medicamentos -entre ellos zanamivir, oseltamivir, peramivir y laninamivir- se frustran rápidamente cuando dicha proteína muta.

Urumin no se desalentó tan rápidamente porque se enfocó en cambio en la hemaglutinina.

Tener medicamentos antivirales eficaces es especialmente importante cuando surge una cepa de gripe antes de que pueda formularse una vacuna de protección contra ésta. En esos casos, dar medicamentos a las personas con síntomas puede hacer las infecciones más suaves y acortar el tiempo de la dolencia. Incluso puede hacer que el virus sea menos propenso a propagarse a otros.

Para Jacob y su equipo, el siguiente paso será probar urumin en animales de mayor complejidad, incluso mientras profundizan su comprensión de cómo éste funciona exactamente.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
84°