La "masacre de Temixco" dejó 4 mujeres y 2 niños muertos, y serias dudas sobre las tácticas policiales

La casa acordonada en una calle residencial ofrece muy pocos rastros de los sangrientos eventos ocurridos aquí recientemente.

La cinta de la escena del crimen se extendió a través de la imponente puerta de metal negro - y la patrulla de la policía estacionada afuera no puedeindicar con claridad las cosas que salieron mal durante una operación policial en el 238 de la calle Francisco I. Madero.

Seis miembros de la familia, cuatro mujeres y dos niños, incluida una niña de 3 meses, murieron durante un fallido asalto policial, el último daño colateral en las guerra contra las drogas en México.

Todos eran familiares del residente principal de la casa, José Antonio Valdez Chapa, a quien la policía considera un capo del contrabando, una acusación que su familia niega. Él no resultó herido en el ataque.

La prensa mexicana etiquetó el incidente del 30 de noviembre como la "Masacre de Temixco”, un suburbio de 115,000 habitantes cerca del pintoresco paraíso turístico de Cuernavaca, dos horas al sur de Ciudad de México.

El caso se ha convertido en un grito de guerra por parte de los defensores de los derechos humanos y la última mancha negra contra la policía mexicana en la prolongada lucha contra las bandas criminales.

Las autoridades dijeron que las víctimas murieron en fuego cruzado cuando la policía disparó en defensa propia.

Pero los familiares de los muertos y su abogado acusan a la policía de montar un ataque no provocado contra una familia que dormía, disparando más de 100 balas con la clara intención de dar muerte a Valdez, un hombre buscado desde hace tiempo. Insisten en que nadie adentro estaba armado.

La policía mexicana mal entrenada, mal pagada y plagada de corrupción ha sido durante mucho tiempo uno de los puntos más vulnerables en la furiosa guerra contra las drogas del país, aunque muchos policías han sido asesinados en el cumplimiento de su deber.

Es por eso que el Congreso de México este mes duplicó el despliegue de los militares contra el crimen organizado a pesar de las objeciones vociferantes de activistas de derechos humanos.

Los críticos dicen que los soldados y los infantes de marina no están entrenados para aplicar la ley.

"Nadie en mi familia disparó, todos estábamos dentro, le dijimos [a la policía] que no disparara, que ya habían matado a mi madre, mi abuela y mi hermana", dijo Juan Carlos Valdez Rodríguez, de 17 años, hijo del supuesto capo de las drogas y sobreviviente del ataque.

Recordó que el bebé de tres meses de su hermana, que aún no había sido identificado, había recibido un disparo mientras estaba en sus brazos.

"Le pegaron a mi hija", recordó Valdez diciendo a su hermana "Mi bebé está muerto”. Momentos después, ella también recibió un disparo mortal.

Fotos del ataque muestran un inodoro salpicado de sangre flanqueado por los cadáveres de cuatro mujeres que aparentemente buscaron refugio en el baño.

La policía ha proporcionado versiones contradictorias de lo que sucedió antes del baño de sangre en Temixco, una ciudad que, como otras en el estado de Morelos, ha sufrido una ola violencia.

El año pasado, la alcaldesa de la ciudad, Gisela Mota, fue asesinada a tiros en su casa un día después de que asumió el cargo el 1 de enero, como parte de una ola de asesinatos de alcaldes a nivel nacional. Las autoridades culpan a los carteles de la droga.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos, un grupo no gubernamental, inició una investigación sobre la operación de noviembre, etiquetando el incidente como posible asesinato extrajudicial y "crimen de lesa humanidad".

Una figura central de este hecho de sangre es José Antonio Valdez Chapa, a quien los familiares describen como un empresario legítimo dedicado a la compra y reventa de vehículos de lujo.

Pero la policía lo conoce como “El Señor V”, un supuesto traficante vinculado a los carteles de la droga, incluido el cártel de la Nueva Generación Jalisco, considerado uno de los más violentos del país.

 Según los archivos de la policía citados en los informes de los medios locales, Valdez comenzó su carrera criminal en su estado natal de Guerrero como líder de una banda criminal llamada Los Rojos, conocida por el secuestro, robos, narcotráfico y otros delitos.

Los asesinados del 30 de noviembre incluyeron a la esposa, madre, hermana, hija y nieta de Valdez, la niña de 3 meses.

Ocho personas, cuatro de ellas menores, sobrevivieron al tiroteo. Valdez y otros cuatro sobrevivientes, incluido su hijo de 17 años, fueron arrestados. Pero un juez luego ordenó la liberación de los cinco, citando la falta de pruebas de que atacaron a la policía.

El abogado de la familia, Juan Manuel Cuéllar, dijo en una entrevista que las pruebas de residuos de armas presentadas al tribunal demostraron que nadie dentro había disparado un arma.

Las pruebas indican que las dos armas encontradas en la casa -una pistola calibre .32 y una pistola de 9 milímetros- fueron plantadas, una acusación negada por la policía.

Tampoco hay cargos pendientes contra Valdez, dijo el abogado, a pesar de la descripción policial de él como un despiadado capo de drogas.

 El objetivo del ataque sigue siendo motivo de disputa y confusión. La policía niega haber atacado a Valdez, a pesar de que era la tercera vez en dos años que las autoridades allanaron una residencia donde vivía, según los familiares y los informes de los medios.

Un tiroteo en diciembre de 2015 en una casa en Cuernavaca dejo  a un oficial de la policía estatal y al hermano de Valdez muertos, pero Valdez supuestamente escapó en esa ocasión.

Una redada policial en enero de 2017 en el mismo domicilio de Cuernavaca, resultó en el arresto de Valdez por armas y otros cargos, pero fue liberado después de tres meses, según las versiones de los medios.

La versión policial inicial de la operación de noviembre indicó que un grupo de sicarios habían atacado la casa en la calle Madero poco antes de las 3 am. Pronto, sin embargo, las autoridades reconocieron que la policía, no asesinos a sueldo, había atacado la casa. El motivo del ataque, dijeron, había sido una denuncia anónima de que había varios individuos detenidos en la casa en contra de su voluntad.

Esa tarde, el comisionado de seguridad del estado de Morelos, Alberto Capella Ibarra, dijo a los periodistas que la policía abrió fuego después de que hombres armados dispararon contra ellos primero.

Ningún oficial de policía resultó gravemente herido, dijeron las autoridades, aunque uno recibió una bala en su chaleco antibalas.

 El tiroteo duró entre 15 y 20 minutos, dicen los vecinos. No se encontraron a personas cautivas.

Capella ha sido durante mucho tiempo una figura controvertida. Fue aclamado como un incansable luchador contra el crimen y denunciado por presuntos abusos policiales mientras era jefe de seguridad en la ciudad fronteriza de Tijuana, asolada por la violencia.

 Capella tiene un récord mixto similar desde que asumió la oficina de seguridad en Morelos en 2014.

Públicamente, Capella ha defendido las acciones policiales en el incidente de noviembre, pero se comprometió a investigar exhaustivamente. En una entrevista de radio, Capella dijo que su conciencia no le permitiría tolerar cualquier exceso de autoridad. "Somos la policía que salvaguardamos vidas como nuestra premisa fundamental", dijo.

La oficina de Capella rechazó una solicitud de entrevista de Los Angeles Times.

La familia Valdez considera que la redada no fue un rescate que salió mal, sino un intento de la policía, orquestado por Capella, para capturar o matar a Valdez.

Juan Carlos Valdez Rodríguez, el hijo adolescente, dijo que cuando él y otros supervivientes fueron arrestados, un policía preguntó: "¿Qué le hiciste a Capella para enojarlo tanto?”

Días después del tiroteo, un grupo de manifestantes, en su mayoría mujeres, apareció en las calles de Temixco con letreros blancos con un mensaje directo:" Capella, ¿cuánto te pagaron por mi vida? Yo tenía solo 3 meses”.

"Familiares de los muertos exigen una investigación independiente." Todo lo que la policía dice está lleno de inconsistencias ", dijo Luis Preciado, de 28 años, quien se iba a casar con la hermana de Valdez, María del Rosario Valdez Chapa, de 27 años. "Están encubriendo todo".

Dijo que su prometida aterrorizada lo llamó en su teléfono celular esa mañana mientras ella y otros buscaban refugio en el baño. "Pude escuchar los gritos, podía escuchar las balas", recordó Preciado durante una entrevista. "Estaban gritando e implorando, '¡Por favor! ¡Detengan! ¡Detengan el tiroteo! '".

Agentes de la policía estatal que hablaron anónimamente a los medios mexicanos insistieron en que inicialmente no tenían idea de que Valdez estaba en la casa. Dijeron que tampoco estaban al tanto de las mujeres y niños, y nunca escucharon sus gritos. "Todos somos humanos, lamentamos mucho lo que sucedió adentro", dijo un oficial a Milenio Televisión. "Estoy seguro de que si... alguien nos hubiera dicho que había niños [dentro], la historia habría sido diferente".

Ahora, los oficiales dicen que temen por sus vidas. En la ciudad aparecieron los llamados "narcomensajes" en los que se nombra a los agentes involucrados y ofrecen una recompensa de 100.000 pesos, unos 5.000 dólares, por sus cabezas.

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group