La FDA prohíbe las grasas saturadas ¿Sabes cuáles alimentos las contienen?

La FDA prohíbe las grasas saturadas en los Estados Unidos ¿Has estado comiéndolas?

FDA prohíbe las grasas saturadas en la elaboracion de alimentos de los Estados Unidos. Aquí te mostramos los alimentos que típicamente lo contienen   

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) anunció el martes pasado que los aceites parcialmente hidrogenados (PHOs), la principal fuente dietética de grasas saturadas en los alimentos procesados, deben retirarse de todos los productos alimenticios en los Estados Unidos en los próximos tres años. "Basado en una revisión exhaustiva de la evidencia científica", dice la agencia, los PHO no son "generalmente reconocidos como seguros" para su uso en la alimentación humana.

La U.S. Food and Drug Administration cumplió cabalmente su propuesta de prohibir eficazmente las grasas trans artificiales de una amplia variedad de alimentos procesados.

"Esta acción de la FDA sobre esta importante fuente de grasas saturadas demuestra el compromiso de la agencia por la salud del corazón de todos los americanos", dijo el comisionado interino de la FDA, el Dr. Stephen Ostroff, "esperamos que esta acción reduzca la enfermedad cardíaca coronaria y prevenga los miles de  ataques fatales al corazón cada año".

Las grasas saturadas persisten en una gran variedad de alimentos procesados, incluyendo galletas empaquetadas y otros productos horneados, betún para pasteles enlatado, y algunas formas de margarina.

Según la Clínica Mayo, las grasas saturadas se encuentran comúnmente en productos horneados (tortas o pasteles, galletas, costra para pay y galletas saladas); bocadillos (papas, maíz y totopos y palomitas de microondas); alimentos altamente fritos (papas fritas, donas y pollo frito); masas congeladas (bísquets enlatados, rollos de canela, masa para pizza congelada); crema y  margarina (crema no láctea para café y margarinas en barra). Incluso comer sólo pequeñas cantidades de estos alimentos, a la larga, puede llegar a ser preocupante con el tiempo, dicen los defensores de la salud pública.

En 2013, la FDA hizo una determinación tentativa acerca de que los PHO, obstructores de las arterias, podrían dejar de ser considerados seguros para el consumo humano.

Desde el año 2006, los fabricantes deben incluir en sus etiquetas información nutricional del contenido de las grasas saturadas en los alimentos. Entre 2003 y 2012, la FDA estima que el consumo de grasas saturadas se ha reducido cerca del 78%, en gran parte debido a la nueva regla sobre las etiquetas  y a la reformulación de los alimentos por parte de los fabricantes de alimentos. Sin embargo, la agencia dice que "A pesar de que la ingesta de grasas saturadas ha disminuido notoriamente, el consumo actual sigue siendo un problema de salud pública. El Instituto de Medicina recomienda que el consumo grasas saturadas sea tan bajo como sea posible y al mismo tiempo consumir una dieta nutricionalmente adecuada".

El período de cumplimiento es de tres años, lo cual permitirá a las compañías reformular productos sin PHO y/o peticionar ante la FDA para que les permitan usos específicos de los PHO. Después del periodo de cumplimiento, no podrán añadirse PHO a los alimentos de consumo humano, a menos que sean aprobados por la FDA.

La FDA recomienda a los consumidores que buscan reducir la ingesta de grasas saturadas que comprueben en  si hay aceites parcialmente hidrogenados en la lista de ingredientes para determinar si un producto contiene los PHO.

Los aceites parcialmente hidrogenados se producen cuando los fabricantes añaden hidrógeno al aceite vegetal para hacer una sustancia que es sólida a temperatura ambiente. Hace tan solo 30 años, muchos científicos creían que eran más saludables que las grasas saturadas naturales. ¿Recuerda cuando se pregonaba que la margarina era mejor que la mantequilla? Sin embargo, se ha encontrado que los PHO se convierten en “lodo” en las arterias, bajan el HDL o colesterol "bueno" y aumentan el colesterol “malo” o LDL ", lo que conduce a ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otros problemas graves de salud.

Las grasas saturadas (en forma de manteca), entraron en el suministro de alimentos de Estados Unidos en la década de 1940 y fueron rápidamente adoptadas por los fabricantes de alimentos. Los productos, en su mayoría aceite de soya parcialmente hidrogenado y aceite de semilla de algodón, proporcionan sabor y textura y extienden la vida útil de los alimentos fritos y horneados. También eran más baratas que las grasas animales como la mantequilla y la manteca de cerdo.

Algunas de las cadenas de restaurantes más grandes del país, incluyendo McDonalds, Taco Bell, Chick-fil-A y Dunkin Donuts, ya han eliminado las grasas saturadas de los platillos que ofrecen en sus menús.

En un análisis económico publicado el martes, la FDA estima que las nuevas regulaciones de los PHO podrían costarle a la industria de alimentos por lo menos $ 6 billones durante los próximos 20 años, pero que los ahorros en la reducción de asistencia médica y otros beneficios durante el mismo período podrían superar los $ 130 billones.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°