Se violaron los derechos del acosador de Sandra Bullock, dice la Corte

Se violaron los derechos del acosador de Sandra Bullock, dice la Corte

La policía de Los Ángeles realizó una requisa ilegal en la propiedad de un hombre acusado de acosar e irrumpir en la mansión de Sandra Bullock, señaló el martes una corte estatal de apelaciones.

El panel, conformado por tres jueces, decidió por unanimidad que los detectives violaron el derecho de Joshua Corbett de permanecer en silencio y, por lo tanto, no obtuvieron consentimiento válido para ingresar a su hogar de Montrose, donde los policías hallaron una provisión de armas automáticas ilegales. Como resultado de ello, dijo el tribunal, la evidencia de la requisa no puede ser utilizada en la corte.

El fallo, escrito por la presidenta de la corte, Laurie Zelon,

confirma la sentencia de un magistrado del Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles y da un importante golpe al Departamento de Policía de Los Ángeles y a la oficina del fiscal del condado.

El fallo podría llevar a desestimar 24 de los 26 cargos contra Corbett, desarmando así la mayor parte del caso. Shiara Dávila-Morales, una vocera de la fiscalía de distrito, señaló que los fiscales están revisando el fallo y las opciones sobre cómo proceder. El Capitán Andrew Neiman, portavoz del LAPD, se negó a hacer comentarios.

Corbett fue arrestado en la mansión de Bullock, ubicada en Hollywood Wills, en la mañana del 8 de junio de 2014, y posteriormente fue acusado de acoso y robo, además de violaciones en materia de armas. El hombre permanece arrestado en la cárcel del condado de L.A., con una fianza de más de $2,1 millones de dólares.

Los detectives determinaron que Corbett había escalado dos puertas de la casa y había logrado forzar la puerta de cristal de una habitación que se conectaba con un patio trasero. Las autoridades dijeron que Bullock, quien estaba sola en el domicilio, se despertó al escuchar un extraño sonido que provenía de su sala de ejercicios, en el tercer piso.

Al echar un vistazo por la puerta de su habitación, vio a un hombre vestido de negro que se deslizaba furtivamente por el pasillo e ingresaba a su vestidor. La actriz, entonces, llamó al 911.

En el momento de su arresto, Corbett tenía un cuaderno con una carta de amor dirigida a la ganadora del Oscar, que decía: “Tú eres mi esposa según la ley, la ley de Dios, y me perteneces”, detallaron después las autoridades. También tenía un permiso de portación oculta de armas, emitido en Utah, aunque no llevaba una pistola consigo. Los investigadores, de todas maneras, lo vincularon con ocho armas de fuego registradas a su nombre.

Cerca de 30 horas después de ser arrestado -y antes de que se le permitiera hacer un llamado telefónico- los detectives comenzaron a interrogarlo. Al final de la sesión de preguntas, la policía sostuvo que había dado su consentimiento, tanto oral como escrito, para realizar una requisa en su casa. También les brindó a los investigadores la combinación de una caja fuerte que contenía más de 30 armas.

Pero los abogados de Corbett argumentaron que el interrogatorio había sido ilegal y señalaron que los detectives ignoraron sus peticiones de no ser entrevistado, además de presionarlo para firmar el consentimiento amenazando con usar “una palanca y un ariete” para ingresar al domicilio de sus padres.

“No hay duda de que los derechos de la Quinta Enmienda de Corbett fueron violados aquí”, estableció la sentencia del martes. “La policía ignoró sus repetidas e inequívocas invocaciones de su derecho a guardar silencio, y continuó interrogándolo”.

La corte de apelaciones también remarcó lo que la detective Christina Carlozzi, del LAPD, le escribió al fiscal del caso, luego de revisar una transcripción del interrogatorio: “No se ve bien. Sinceramente, espero que esto pueda resolverse sin llegar a un juicio”.

Los fiscales intentaron argumentar que las armas y otras pruebas recuperadas en la búsqueda sin orden judicial se habrían descubierto inevitablemente, pero el tribunal rechazó ese argumento. La sentencia declara que la policía no indicó que se tomaron medidas que llevaron al descubrimiento de las armas ilegales, salvo el interrogatorio forzoso.

Los magistrados también declararon que la excepción del “descubrimiento inevitable” no se aplica cuando los detectives podrían haber obtenido una orden de registro pero eligieron no hacerlo. La opinión de la corte es que el LAPD tenían muchas causas probables para haber obtenido una orden, pero eligieron confiar en el consentimiento supuesto de Corbett.

Paul Takakjian, uno de los abogados que representan a Corbett, se sintió “sumamente complacido” de que el Tribunal de Apelaciones descartara pruebas “tomadas por los oficiales del LAPD que actuaron en contra de los derechos de la Cuarta, Quinta y Sexta Enmienda del Sr. Corbett. Especialmente en un momento en que la independencia de nuestras cortes está amenazada, es alentador ver que los jueces demuestran fidelidad al imperio de la ley y el valor para hacerla cumplir”, agregó el letrado.

El abogado defensor Stephen Sitkoff había dicho previamente a The Times que su cliente necesita tratamiento de salud mental, no encarcelamiento, y por eso su equipo legal intenta vigorosamente anular los cargos por las armas.

Sitkoff detalló que una vez que la mayoría de cargos sean desestimados, el equipo legal buscará una reducción en la fianza de Corbett, quien sigue detenido.

Durante la entrevista con los detectives, Corbett reconoció que había hecho algo malo, pero dijo que no deseaba perjudicar a Bullock: “No creo que la gente la proteja lo suficientemente bien”, declaró.

Mientras era arrestado en el interior de la casa de la actriz -una propiedad rodeada por una valla de alambres de púa- el hombre llamó reiteradas veces a Bullock, a quien se refirió como ‘Sandy’, según los registros. “Sandy, perdón”, le dijo. “Por favor, no presentes cargos”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles
60°