La competencia por ingenieros obliga al reclutamiento de futuros empleados desde preescolar

La competencia por ingenieros obliga a las empresas a reclutar a futuros empleados desde preescolar

Stephanie Balais, estudiante de segundo año de ingeniería mecánica de USC, desarrolló una pasión por la industria aeroespacial después de unirse al equipo AeroDesign de la universidad y ayudar a construir un fuselaje de avión horas antes de transportar la nave a una competencia en Kansas. 

Mientras la etapa de las pasantías llegaba, envió un número de solicitudes a las principales empresas aeroespaciales y de defensa, pero Microsoft Corporation la contrató primero. Este verano, Balais, de 20 años de edad, pasará 13 semanas en Redmond, Washington, trabajando en el departamento de cadena de suministro y fabricación del gigante de la tecnología.

Silicon Valley y otros centros de tecnología siempre han sido lugares populares de aterrizaje para los ingenieros jóvenes, con su atractivo de tecnología de punta y excelente remuneración.

Pero las compañías aeroespaciales se enfrentan a un reto aún más difícil, mientras las empresas de informática y de la web -y otros sectores como la industria automotriz- se trasladan a áreas como la de sistemas autónomos y de aviones no tripulados. 

Los empleadores de la industria aeroespacial comprenden que deben trabajar arduamente y utilizar los mensajes correctos para atraer al mejor talento tecnológico. Así, comenzaron a acercarse más tempranamente a potenciales empleados del futuro, ya desde la escuela primaria o incluso preescolar, para despertar el interés de estos en la ciencia y las matemáticas. Además, reconocen el desafío que tienen para concientizar a una generación que nunca vivió la carrera espacial real sino que creció con Google, Snapchat y Apple como parte de su vida cotidiana. 

“Esto es algo que es muy fundamental para nuestras empresas”, aseguró Dan Stohr, portavoz del grupo de comercio de la Asociación de la Industria Aeroespacial. “Están invirtiendo dinero serio en esto; millones de dólares al año”.

Lockheed Martin Corp lanzó un programa llamado Generation Beyond dirigido a fomentar el interés de los estudiantes de media en la exploración del espacio profundo. La iniciativa incluye un plan de estudios de clase, una aplicación descargable del clima de Marte y un autobús escolar modificado para que los niños que viajan en él puedan ver el paisaje marciano a través de las ventanas. 

“Una de las cosas que hemos estado observando es que esta generación de estudiantes no necesariamente conoce o ha crecido con Lockheed Martin, como lo hicieron sus padres”, expresó Steve Hatch, director de adquisición de talento central de la empresa, acerca de los universitarios actuales. “Mientras observamos a la competencia, cómo hacemos para atraer ese talento antes que ellos y al mismo tiempo conseguimos que se interesen en los programas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas)”.

Al principio de 2015, Northrop Grumman Corp inauguró un centro de innovación llamado NG Next, con sede en Redondo Beach, donde intensificó la investigación básica para descubrir las soluciones a problemas que se pueden dar en el futuro. La organización tiene un enfoque más activo para la experimentación, la cual puede ser atractiva para los empleados potenciales que busquen un ambiente de trabajo creativo. 

Según la Oficina de Estadísticas del Trabajo, unos 26,000 ingenieros aeroespaciales fueron contratados a partir de mayo de 2015 en la fabricación de productos y piezas, una categoría que cubre alrededor del 70% de las industrias aeroespacial y de defensa, pero que excluyen a muchos proveedores en sectores como la construcción naval. Junto a ellos se encontraban unos 5,900 ingenieros eléctricos, alrededor de 14,000 ingenieros mecánicos y 12,000 desarrolladores de software de sistemas.

En la manufactura de equipos informáticos y productos electrónicos había aproximadamente  5,700 ingenieros aeroespaciales, 30,300 ingenieros eléctricos, 18,400 ingenieros mecánicos y 48,600 desarrolladores de software de sistemas.

Durante mucho tiempo las empresas de defensa mantuvieron su presencia en los campus universitarios, ya sea en las ferias de orientación profesional, patrocinando competencias de ingeniería para los estudiantes, trabajando en los consejos asesores de los decanos o de los departamentos, o a través de becas. 

“Los estudiantes encuentran con frecuencia a Google y Amazon en la web”, afirmó Jayathi Murthy, decano de la escuela de ingeniería de la UCLA. “Con el fin de que [las empresas de defensa] también se den a conocer realmente necesitan participar con nosotros en el campus, y lo hacen”.

Una reunión con un ejecutivo de Northrop Grumman llevada a cabo durante un evento de reclutamiento de la USC despertó el interés de Justin Jameson para trabajar en la empresa. Terminó siendo el único lugar en donde solicitó empleo después de graduarse de la USC, en 2009. Jameson, de 29 años de edad, ha trabajado en Northrop Grumman por más de siete años.  “También investigué muchas de las grandes empresas de consultoría, pero en Northrop Grumman me ofrecieron la oportunidad de trabajar en problemas reales”, comentó. “En una empresa de consultoría, estaría resolviendo los problemas de otra persona”.

Las empresas de defensa ponen énfasis en la misión de la seguridad nacional con los reclutas, explicó Robin Thurman, directora de política de la fuerza de trabajo en la Asociación de la Industria Aeroespacial. Y la naturaleza única y real del trabajo le da un factor “genial” para algunos estudiantes. 

“En el mundo de la internet, van a trabajar en algoritmos de publicidad... el análisis de grandes datos, que puede ser interesante, emocionante y divertido”, expresó Chris Hernández, vicepresidente de NG Next. “Pero me gustaría comparar mi aviones y naves espaciales con eso cualquier día de la semana”.

Ese aspecto atrajo a Addison Salzman, de 21 años, quien en mayo se graduará de la USC con una licenciatura en ingeniería aeroespacial. Salzman, quien está interesado en el diseño de aeronaves de alto nivel, ya ha conseguido un empleo de tiempo completo en Boeing Co. y comenzará a trabajar en julio. “Una de las razones principales por la que lo he elegido es porque no sólo trabajan en defensa, sino que tienen un negocio de aviones comerciales muy grande”, afirmó. “Eso me da una oportunidad para explorar las diferentes aplicaciones de la tecnología aeroespacial”. 

Timothy John, un estudiante de ingeniería aeroespacial de la UCLA se ha interesado en la exploración espacial desde la escuela primaria y envió un gran número de solicitudes de empleo a las empresas de defensa. A sus 25 años de edad, John explicó que busca oportunidades de crecimiento y de una larga carrera en los empleadores potenciales, pero también espera trabajar en un avión o una nave espacial.  “Soy bastante abierto”, dijo. “Cualquier proyecto que incluya aviones o cualquier cosa con una turbina de jet, como un F-16 o un F-22 o bombarderos Stealth, me interesa. Incluso misiles”. 

Aunque NG Next de Northrop Grumman no fue creado específicamente para el reclutamiento, se ha convertido en una herramienta útil en la contratación, aseguró Hernández. Los empleados nuevos pueden ser parte de un entorno de desarrollo rápido y experimentación no asociado generalmente con los grandes contratistas de defensa. “Para lograr resolver los problemas más difíciles de la nación tenemos que esforzarnos bastante”, aseguró Hernández. 

Los cuatro componentes principales de la organización -la investigación básica, la tecnología aplicada, el diseño avanzado y el prototipado rápido-, emplean cerca de 800 personas de tiempo completo o parcial, aunque los profesores de las universidades de investigación también pueden colaborar con los científicos de NG Next.

La organización también fue diseñada para tener una mayor tolerancia al riesgo del que podría asumir un contratista importante de gobierno. “Queremos avanzar rápido y fuerte, con cautela y conscientemente, pero está bien si fallamos de vez en cuando”, sostuvo Hernández, expresando una idea que el programa espacial tuvo mucho antes de que se hiciera popular en Silicon Valley: “Si no lo hacemos, probablemente no estamos esforzándonos lo suficiente”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Diana Cervantes

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles
54°