Jugadores mexicanos han encontrado éxito y comodidad en Portugal

Cuando los jugadores mexicanos empezaron a llegar a Europa hace una década, la mayoría comenzó a llegar a lugares muy predecibles: la Liga Premier de Inglaterra, La Liga de España y la Serie A de Italia.  

Pero en los últimos cinco años, la Primeria Liga de Portugal se ha convertido en un destino popular. De los 11 jugadores que están en Europa y que fueron convocados para las Eliminatorias Mundialistas, tres de ellos juegan en Portugal. Y ese número podría aumentar.

“Portugal es un buen ambiente para evitar un golpe fuerte en lo cultural y en lo futbolístico para un jugador que viene de Sur o Centroamérica”, dijo Fernando Gomes, un jugador legendario del Porto, casa de cuatro mexicanos. “La calidad de los jugadores, mezclado con las características del FC Porto, puede producir una buena mezcla para los jugadores mexicanos”.

El mejor ejemplo podría ser el mediocampista Héctor Herrera. Después de dos años en Pachuca en la Liga MX, se fue al Porto a los 23 años de edad, y fue nombrado el capitán del equipo. Ha jugado cuatro Liga de Campeones.

“Una de mis metas como jugador siempre fue jugar en Europa”, dijo Herrera, de Tijuana, en una entrevista por correo electrónico. “Habían algunos clubes interesados pero pensé que FC Porto era la mejor opción y mi experiencia hasta ahorita me ha dado la razón”.

“Vine aquí pensando en evolucionar como jugar y hombre. Lo más valioso que he aprendido aquí, comparado a México, es jugar con mayor intensidad”.

El mediocampista del Galaxy, Joao Pedro, jugó tres temporadas en Portugal y dijo que los mexicanos han mejorado la calidad de juego en la primera división portuguesa.  

“Hay jugadores muy buenos. Han traído calidad técnica”, dijo. “También tiene mucha experiencia”.  

“Claro, son jugadores nacionales, así que le agregan algo a la liga”.

Pedro también cree que muchos jugadores, de México y otros países, ven a la Primeria Liga como un portal para otros equipos de la elite de Europa.  

“Es la manera en la que los mexicanos se pueden enseñar en Europa”.

Ninguno de los jugadores seleccionados han hecho la transición de Portugal a otros equipos más grandes pero muchos han utilizado el éxito como catapulta para otras oportunidades.  

Javier “Chicharito” Hernández jugó en la Liga Premier de Inglaterra, La Liga, y la Bundesliga en las últimas dos temporadas, mientras que Andrés Guardado jugó en España y Alemania antes de llegar a la Eredivisie de Holanda.  

“Mientras más jugadores vengan a Europa, más fuerte se convierte el equipo mexicano”, dijo Herrera, quien juega con Miguel Layún y Jesus Corona en Portugal. Corona está lesionado y no jugará ante Costa Rica y Trinidad y Tobago las eliminatorias este mes.  

El seleccionado nacional Raúl Jiménez juega en el Benfica, que se encamina a su cuarto título consecutivo.  

“No estoy diciendo que los jugadores que están en México no son competitivos”, dijo Herrera. “Pero creo que ayuda la experiencia europea. Cuando las mentes sean más abiertas, estoy seguro que habrán más mexicanos jugando en Europa. Hay mucho talento joven que puede llegar al nivel europeo”.

Tradicionalmente, jugar en Europa siempre ha sido difícil para los jugadores mexicanos. No solamente es la comida, el clima y el lenguaje, pero la competencia también es más fuerte.  

Jared Borgetti, una leyenda del equipo nacional, solamente duró una temporada con el Bolton Wanderers de Inglaterra. Y  Cuauhtémoc Blanco quedó en el olvido durante sus 23 juegos a préstamo en el Real Valladolid. Lo mismo sucedió con Pablo Barrera, Javier Aquino, Efraín Juárez, Guillermo Franco y Omar Bravo.  

Eso ya está cambiando, en parte porque ya se requiere jugar en Europa para ser considerado un jugador a nivel mundial. Por ejemplo, de los 24 jugadores que jugarán esta semana con Estados Unidos en las Eliminatorias, 14 han jugado en Europa.  

“Para cualquier jugador, especialmente si está en su mejor momento en su carrera, debe de estar jugando en Europa”, dijo Juan Carlos Osorio, entrenador del equipo nacional mexicano a Goal.com el año pasado. Especialmente cuando 11 de los jugadores mexicanos en Europa estuvieron en la Liga de Campeones, el torneo más prestigioso a nivel de clubes en el mundo.

Gomes, exestrella del Porto, dijo que llegar a Portugal, donde el idioma y el estilo de vida es similar, puede hacer la transición más suave para los mexicanos.  

“Cuando un jugador cambia de un equipo a otro, necesita tiempo para ajustarse. Cuando el cambio es de una liga a otra, es más difícil. Finalmente, cuando el cambio es de un continente a otro, el proceso de adaptación necesita ser bueno”, expresó.

“Los jugadores mexicanos necesitan pasar por el mismo proceso de los brasileños. Necesitan adaptarse al ritmo de juego en Europa y aprender estilos difíciles de juegos. No es justo decir que es más fácil o difícil para los mexicanos porque cada jugador tiene su propio proceso de adaptación. Lo que podemos decir es que al momento los mexicanos que están en Porto se han adaptado y se están desarrollando

Funcionó para Herrera.

“Me recuerda a casa”, dijo sobre Porto, la segunda ciudad más grande de Portugal. “Hay hábitos muy similares y la gente es muy buena y amigable. Se preocupan por ti y te hacen sentir cómodo”.

“Es por eso que a los jugadores mexicanos les gusta venir a Porto aunque tengan otras buenas ofertas de otros países”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group