Jurgen Klinsmann recibe 'voto condicional' de U.S. Soccer

usa, estados unidos, jurgen klinsmann

El rostro de Jurgen Klinsmann mostraba una combinación de asombro y horror.

La selección de los Estados Unidos, que arrancó su participación en las eliminatorias hacia el mundial de Rusia 2018 cargando con una histórica racha negativa, iba perdiendo 1-0 tras apenas cinco minutos de juego ante San Vicente y las Granadinas, el equipo número 129 en el ranking de la FIFA. Un equipo que no podía tocar más fondo, había caído aún más; ninguna selección estadounidense había cedido el primer gol de un partido ante un equipo posicionado tan bajo en los rankings.

EE.UU. rápidamente se recuperó y con dos goles de Jozy Altidore y otro de Gyasi Zardes ganó 6-1 para sacudirse una racha de tres derrotas al hilo el viernes pasado.

A pesar de la goleada, el funcionamiento del equipo no dejó a nadie tranquilo.
El presidente de la Federación de Futbol de los Estados Unidos, Sunil Gulati, habló con los medios de comunicación e insistió que el asediado entrenador estaba seguro en su puesto.
Bueno, más o menos.

“Esperamos clasificar. Esperamos que Jurgen sea el entrenador. Pero no creo que nadie honestamente pueda decir, ‘pase lo que pase, esto es lo que vamos a hacer’. No es realista”, dijo Gulati, quien se ha reunido con el alemán en tres ocasiones a lo largo de las últimas cuatro semanas.

“Nadie tiene asegurado su puesto. Ni yo… ni los jugadores”, indicó Gulati.
Klinsmann recibió un voto de confianza que es algo tentativo de cara al siguiente partido de las eliminatorias ante Trinidad y Tobago, que es un rival más peligroso.

“Está claro que el objetivo principal es clasificar al Mundial y en muchos de los contratos que tenemos con nuestros entrenadores, no solo con la selección mayor, hay cláusulas que condicionan el puesto de un entrenador si no se cumplen los objetivos establecidos, esto influye con nuestro deseo de hacer cambios”, dijo Gulati, de acuerdo con los periodistas que se reunieron con él el viernes.

“Hemos tenido algunos resultados que no estuvieron a nuestro favor en cuanto a partidos ganados y perdidos, y formas de jugar. Claro esto nos preocupa”.

Leyendo entre líneas, el mensaje de Gulati es claro, las derrotas no sentenciarán a Klinsmann pero las victorias por si solas no lo pueden salvar.

Gulati, quien ha presidido sobre U.S. Soccer desde el 2006 y que quería a Klinsmann como su entrenador casi desde su primer día en la presidencia, parece que quiso dar a entender que tendrá paciencia. Pero esa paciencia tiene sus límites que hasta ahora han sido probados pero todavía no han sido quebrados.

Klinsmann ha estado en esta posición antes. El campeón del mundo con Alemania en el Mundial de Italia 90, fue sujeto a fuertes críticas durante los dos años que estuvo al mando de la selección teutona. Sin embargo, el camino que siguió con terquedad produjo la obtención de la Copa Mundial el año pasado.

Llegó a la selección de las Barras y las Estrellas en el 2011 con las mismas grandiosas ideas que tuvo con su selección natal. Gulati llegó a creer que Klinsmann si podía cambiar el curso de la selección y llevar acabo sus ideas, por eso le extendió su contrato y le dio poder sobre todas la selecciones varoniles.

Sin embargo, la renovación de las selecciones de los Estados Unidos no está sucediendo acorde al plan de Klinsmann. En la cancha, la selección mayor ostenta un récord mediocre de 11-8-5 desde que fue eliminada en la segunda ronda del Mundial de Brasil el año pasado. El crecimiento en las selecciones juveniles también se ha quedado rezagado.

La selección Sub-23 no pudo clasificarse directamente a los próximos Juegos Olímpicos, tendrá que vencer a Colombia en un repechaje de ida y vuelta para evitar el ridículo de quedarse fuera de dicha justa por tercera vez en cuatro ediciones.

En el verano, la selección Sub-20 alcanzó la instancia de cuartos de final en el pasado Mundial de la categoría, pero en este otoño perdieron ante Alemania y Francia por un marcador combinado de 14-2. Y en el mes pasado, la selección Sub-17 no ganó ningún partido durante su participación mundialista.

Mientras tanto, México, el rival principal de EE.UU., es el campeón defensor Olímpico y ha llegado hasta la instancia de semifinales en los últimos tres mundiales Sub-17. A nivel mayor, México es el campeón reinante de la Copa Oro y derrotó a la selección estadunidense en el partido de repechaje por el boleto a la Copa Confederaciones del 2017.

Ya han surgido señales que indican que Klinsmann está perdiendo algo del poder total que Gulati le otorgó.

Hace unas semanas, la revista Sports Illustrated reportó que Jay Berhalter, el director comercial de U.S. Soccer, había asumido algunas de la funciones diarias de Klinsmann, y hasta excluyó al alemán de una junta importante que se llevó a cabo en agosto en Chicago.

Gulati insistió que no hay ninguna guerra por el poder con Klinsmann, sus responsabilidades son las mismas.

“No ha habido ningún cambio”, dijo Gulati.

Tampoco ha habido mucha perspectiva detrás de las llamadas para remover a Klinsmann de su cargo.

Hace poco menos de dos años, la selección de los Estados Unidos tuvo el mejor año de su historia en el que ganó 16 partidos. Hace cuatro meses, gozaba de una racha ganadora de seis partidos al hilo con victorias sobre México, Alemania y Holanda.

Realmente no sabremos si la victoria del viernes pasado es el comienzo de otra racha de victorias o un breve descanso de la catástrofe, hasta mañana en Puerto España. Pase lo que pase, Gulati insiste que no hará cambios, por ahora.

“Cada vez que no ganas un partido, sueles ver las cosas de distinta manera”, explicó Gulati. “Al mismo tiempo, cada vez que ganas un partido, pasa siempre lo mismo. Pero tienes que saber balancear los ratos malos y buenos”.

El Partido
Trinidad y Tobago vs. EE.UU.
Cuándo: Martes
Dónde: Hasely Crawford Stadium de Puerto España
Hora: 3:30 p.m.
TV: NBC Universo

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°