En medio de la incertidumbre en Cataluña, hay otra preocupación: el destino de su adorado Barcelona FC

LA Times

El tatuaje en la pantorrilla derecha de Richard Aguilar es la del escudo del Barcelona FC, un equipo que recolecta millones de dólares cada año, además registra seguidores de todas partes del mundo como si fuera un culto y que forma un pilar de la identidad de su ciudad.

“Barça es mi pasión”, dijo Aguilar, un mecánico de 52 años y seguidor del equipo de la capital de Cataluña – la próspera región del noreste de España que el viernes pasado declaró su independencia.

Aguilar dijo que él siente que catalanes apoyaban el movimiento que los españoles.

Pero más allá de lo que estos residentes de esta ciudad de 1.6 millones, muchos de ellos se manifiestan en apoyo de su equipo de futbol de 118 años.  

Desde Madrid, que resultar ser la casa de su archirrival, Real Madrid, el gobierno central de España rechazó la declaración de independencia y expulsó al gobierno de la región.  

Con demonstraciones y huelgas planeadas en los siguientes días, el futuro de Cataluña es incierto – tal como el futuro del Barcelona en La Liga, la poderosa liga española.

El presidente del equipo, Josep María Bartomeu, ha expresado su deseo de mantener en la liga independientemente si Cataluña se separa de España.

El presidente de La Liga, Javier Tebas, por su parte, dijo que sería imposible permitir a un equipo que no es de España jugar en el torneo español.

Algunos aficionados del Barcelona fueron entrevistados y dijeron que no podrían imaginar una liga española sin su equipo que más genera ingresos, uno de los equipos más ricos en todos los deportes profesionales, con ganancias de $770 millones este año.

“Hay mucho interés económico”, dijo Joan Grau, un aficionado de 47 años del Barcelona mientras jugaba a patear la pelota con su hijo cerca del edificio parlamentario.  Dijo que se opone a la independencia pero no cree que él tenga mucha voz en el gobierno español tampoco.

Welligton Sánchez, un ingeniero colombiano que cumplió su sueño de visitar el estadio Camp Nou el sábado, dijo que el equipo es demasiado importante para ser expulsado de la liga.

“No creo que es un equipo catalán solamente”, dijo Sánchez. “Es un equipo global”.

Aún así, el equipo es indeleble en la identidad de la región.  Una versión de la camiseta del equipo lleva una versión de la bandera catalán y la historia del equipo está profundamente entrelazada con el movimiento catalán. Durante la guerra civil en España, la tropas que operaban bajo el mandato del General Francisco Franco, asesinaron al presidente del club, Josep Sunyol Garriga, un prominente político a favor de la independencia de Cataluña.

El futbol también podría ser parte de este enfrentamiento entre el gobierno central y Cataluña.

El próximo juego entre Barcelona y el Real Madrid está programado para el 20 de diciembre en Madrid, un día antes de las elecciones en Cataluña que busca reemplazar el gobierno expulsado el viernes.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°