Exentrenador intercambió 52,000 mensajes de texto con estudiante que lo acusa de abuso sexual

Exentrenador de preparatoria intercambió 52,000 mensajes de texto con la joven que lo acusa de abuso sexual

Más de 52,000 mensajes de texto intercambiados entre el exentrenador de preparatoria de básquetbol y una de las integrantes de su equipo detallan ocho meses del supuesto abuso sexual cometido por el docente, según testificaron los investigadores de la policía y de la fiscalía durante la comparecencia preliminar por el caso, llevada a cabo este martes.

Joseph Alan Kikuchi, de 57 años, era entrenador de básquetbol en Mark Keppel High School cuando se cree que comenzó a abusar sexualmente de una adolescente, en febrero de 2015, dijeron los fiscales. En ese tiempo la joven tenía entre 15 y 16 años. 

La fiscal Rena Durrant llamó a testigos del Departamento de Policía de Alhambra y de la oficina del fiscal de distrito, quienes proporcionaron detalles desgarradores sobre algunos de los cientos de mensajes de texto que se intercambiaron entre febrero y septiembre de 2015.

La policía de Alhambra obtuvo entre 52,000 y 53,000 mensajes de texto del teléfono de la joven luego de que ésta los borrara, señaló durante su testimonio el teniente  James Hammond.

Durrant utilizó estos mensajes, junto con el testimonio de la investigadora Karen Matsumoto-Heslin acerca de sus entrevistas con la joven, para proporcionar un contexto acerca del abuso y convencer al juez de que el caso debe seguir adelante.

Kikuchi está acusado de 18 cargos de delitos graves y 5 cargos de delito menor de abuso sexual. Por ello se enfrenta hasta 14 años en una prisión estatal, y cinco años en la cárcel si es encontrado culpable. El juez de la corte superior Michael Villalobos negó una moción para desestimar los cargos.

Matsumoto-Heslin testificó que el padre de la chica relató durante las entrevistas que, en distintas ocasiones, Kikuchi le había enviado mensajes de texto ofreciéndose a llevar a su hija a la práctica y también a recogerla de la escuela. Su hija, declaró Matsumoto-Heslin, dijo después que Kikuchi la llevaba a un estacionamiento subterráneo o a una intersección aislada después de la práctica y la tocaba sexualmente.

Durrant leyó algunos de los mensajes de texto al juez. En ellos, la chica le decía al hombre que él le estaba haciendo daño físicamente. En varias ocasiones le pidió que dejara de molestarla, pero el entrenador no lo hizo, y escribió de nuevo que la amaba, señaló Durrant.

El 5 de mayo, la chica envió un mensaje a Kikuchi en el cual decía que ella sabía que su accionar era por amor, pero ”si te pido que por favor te detengas, por favor hazlo, ok. Sé que es amor, pero aun así”, fue uno de los mensajes que Durrant citó durante la audiencia. Kikuchi respondió también con un mensaje: "OK, pero no pidas que pare porque no voy a hacerlo", y le dijo que la quería.

El 23 de mayo, la chica mandó otro mensaje: “Si no puedes parar por favor inténtalo. Te lo dije hoy y te enojaste”.

El 1 de junio, Kikuchi le envió otro mensaje a la chica: “Bebé, ¿podrías no estar enojada conmigo, después de todo este tiempo?”. Ella respondió, "Es que te digo que no más, y no te detienes”. Más adelante en la conversación, ella escribió: "Me refiero a cómo cuando me tocas".

La abogada de Kikuchi, Mia Yamamoto, hizo algunas preguntas mientras el acusado, sentado junto a ella y vistiendo un traje gris, miraba hacia abajo, a sus manos o a la mesa.

Durante un intercambio, Yamamoto le preguntó a Matsumoto-Heslin si en algún momento la niña afirmó ante los investigadores que Kikuchi nunca la tocó debajo de su ropa. Matsumoto-Heslin dijo que así era. Cuando la joven vio que la policía había recuperado los mensajes de texto, afirmó que el hombre la había penetrado con sus dedos en varias ocasiones, y que había copulado oralmente debajo de su ropa, relató Matsumoto-Heslin.

La policía de Alhambra comenzó a investigar en septiembre de 2015, después de que un miembro del personal escolar informara rumores de una "supuesta relación inapropiada". El 24 de de septiembre Kikuchi fue arrestado.

Durante una revisión de la fianza, en octubre, los fiscales leyeron los mensajes de texto amenazantes que el exentrenador había enviado a la niña cuando ella trató de romper la relación. Uno de ellos decía: "No me hagas enojar. Si haces esto, yo buscaré otras chicas”, según Durrant. Fue una aparente referencia a la promoción de otras chicas del equipo de básquetbol, afirmó. Él habría amenazado con tomar una serie de prendas de vestir de la niña y le exigió que le devolviera un par de zapatos.

"Me aseguraré de que seamos enemigos", decían los textos de Kikuchi, según Durrant. "No me obligues, porque puede ponerse feo… OK? No me obligues”.

Ni Kikuchi ni Yamamoto hicieron comentarios después de la audiencia que concluyó el martes. Antes de ésta, el tribunal había recibido docenas de cartas de apoyo a Kikuchi, quien era un entrenador de baloncesto muy conocido y respetado entre la muy unida comunidad asiático americana. Algunos miembros de la comunidad asistieron y mostraron su apoyo durante la lectura de cargos.

En la audiencia preliminar del martes, la sala estaba casi vacía. La próxima cita en la corte es el 1º de noviembre.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Diana Cervantes

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°