Esto esperan los adolescentes de California del próximo presidente

Esto esperan los adolescentes de California del próximo presidente

La mayoría de los adolescentes no pueden votar en esta elección, pero saben lo que quisieran decirle al próximo presidente.

El High School Insider del L.A. Times preguntó a algunos estudiantes qué temas son importantes para ellos, y qué cuestiones desean que el próximo presidente sepa.

Más de 140 estudiantes del sur de California dieron su opinión. Muchos piden una reforma migratoria, para dejar de tener miedo de que, al volver a casa de la escuela, puedan encontrar que sus padres han sido deportados. Quieren que la universidad sea accesible, para no arrastrar una deuda estudiantil que los hunda aun antes de tener la oportunidad de contribuir a su país. Quieren que el presidente ponga de lado la política partidista y tenga liderazgo. También quieren proteger a los marginados; hay quienes temen ser baleados por la policía y quienes necesitan cuartos de baño seguros.

Aquí están algunos de los mensajes, dirigidos al futuro presidente.

Tengo miedo de crecer. Tengo miedo de no estar bajo la protección de mi madre y mi padre. Tengo miedo que, cuando sea el momento de ir a la universidad, miles de millas lejos de mis padres, voy a ser acosada por un oficial de policía.

Veo cada semana en el noticiero que hay afroamericanos baleados y muertos; no quiero ser otro hashtag. No quiero ser esa chica afroamericana que fue asesinada a balazos mientras estaba detenida en un semáforo.

Quiero que mi futuro presidente ayude a poner fin a este abuso. Necesito que mi futuro presidente asegure que tengo futuro, y que mi hermano y mis hermanas tengan un futuro también.

ShaVon Luckey, 15 años.

CHAMPS Charter High School, Los Ángeles.

-----

Soy un latino, nacido y criado en Los Ángeles, y he notado que los inmigrantes indocumentados no tienen derecho a ser parte de los Estados Unidos. Ser inmigrantes no significa que uno no deba ser tratado con igualdad. Mis padres son ciudadanos naturalizados. Siempre me hablan sobre la lucha que enfrentaron cuando llegaron por primera vez a los Estados Unidos.

A pesar de que tienen sus trabajos, son tratados como si no fueran nada. Estoy cansado de presenciar como los inmigrantes son rechazados [para] un trabajo porque son indocumentados. Tienen familias que sacar adelante y, al no poder conseguir un empleo, no pueden poner comida sobre la mesa y vivir el sueño americano. La gente viene a los Estados Unidos para iniciar una nueva vida, pero a menudo no lo consiguen.

Mi pregunta es ¿cómo ayudará a las personas que están en estas circunstancias? ¿Será lo suficientemente valiente como para legalizar a las personas indocumentadas? ¿Cómo hará esa diferencia? O, una mejor pregunta sería: ¿Será usted quien haga esa diferencia?

Juan Sandoval, 17 años.

Los Angeles River School, Los Ángeles.

------

“Por favor, no me deje seguir viviendo en un mundo donde los violadores están libres y las víctimas son silenciadas”.

Rebecca Castillo, 18 años.

Swarthmore College, Swarthmore, Pensilvania.

Graduada de Charter Oak High School, Covina.

-----

“No quiero que mi lista de universidades se limite a lo que mi familia puede o no puede darse el lujo de pagar”.

La universidad es costosa. Su falta de accesibilidad me restringe. No quiero que mi lista de universidades se limite a lo que mi familia puede o no puede darse el lujo de pagar. No quiero ser aceptada en mi colegio soñado sólo para verme obligada a rechazarlo. No quiero preocuparme de si podré asistir a una universidad fuera de San Diego, simplemente por el costo del alojamiento y comida.

Al entrar en el mundo adulto, pido no ser aplastada por el peso de mi deuda. Quiero seguir con el siguiente capítulo de mi vida sin estar acorralada por el estrés y las preocupaciones, y sin que cada uno de mis pasos esté afectado por mi decisión de tener una educación superior.

No quiero poner mi propia carga financiera en mi mamá, que tendrá que sacar préstamos para pagar mis estudios sin dejar de ayudar a sus otras dos hijas. Eso nos frustra a todos. Todavía estaré en la escuela cuando la siguiente de nosotras llegue a ese punto en su vida. Aunque mi hermana no ha comprendido aún cuánto esto le afectará, no quiero pensar en cómo mi deuda reducirá sus oportunidades todavía más.

Kate Sequeira, 17 años.

San Dieguito Academy, Carlsbad.

-----

“Usted debe hacer el camino de la ciudadanía más rápido y más fácil para la gente como mis padres, porque ningún niño debería de tener un plan de contingencia para sus mayores”.

Luis Valente, 16 años.

South East High School, South Gate.

-----

“Necesito que le importe mucho que el mayor asesinato de personas LGBT + sucedió este año”.

Quiero vivir en un país donde no tenga que luchar con uñas y dientes para que la gente de mi comunidad pueda sentirse segura. Necesito que le importe mucho que el mayor asesinato de personas LGBT + sucedió este año: no hace siglos o décadas, sino este año, el año en el que usted está tomando posesión de su cargo.

Necesito que usted esté al tanto de cómo las personas LGBT de cada edad, raza, sexualidad, género, nivel de ingreso y ubicación en el país son altamente susceptibles de ser víctimas de crímenes de odio, abuso, agresión sexual, falta de vivienda, acoso, discriminación y asesinato. Necesito saber que le aterroriza tanto como a mí, que modifica sus decisiones tanto como afecta mi capacidad de confiar en otras personas o de expresarme. Necesito saber esto en mi propio nombre, una adolescente lesbiana, y en nombre de cada persona atípica que he conocido, con los que he hecho amistad o a los que he querido.

Necesitamos que usted haga un cambio. ¿Quiere hacer de este país un lugar mejor? Le creeremos  cuando veamos a menos de nuestros amigos, a menos de nuestros héroes, a menos de nuestros inocentes sufriendo, luchando y muriendo.

Sarah Orgiyvsky, 16 años.

CHAMPS Charter High School, Los Ángeles.

-----

“Soy un estadounidense con guión... la palabra ‘chino’ viene antes de ‘estadounidense’ para describirme, como si aquellas cosas que me hacen diferente estuvieran por encima de mi amor por mi nación".

Simone Chu, 17 años.

Arcadia High School, Arcadia.

-----

“Sea un modelo a seguir para mis compañeros y para mí, tanto en política como en carácter”.

Estoy cansada de lo excepcional estadounidense, de glorificar a nuestros líderes como si fueran algo más que un ser humano. Quiero un presidente que sea honesto, tan simple como eso. Quiero un presidente que no se presente como sobrehumano, pero que encarne las cualidades que un líder (o cualquier persona) debe lograr: empatía, sinceridad, justicia, compasión.

Un político que intenta la perfección será una decepción increíble cuando salgan a la superficie sus fallas. Sea representativo, pero no condescendiente. Viva nuestra lucha junto a nosotros, pero use su autoridad e influencia para evitarla en el futuro. Admita los errores de nuestra nación y jure no repetirlos. Detenga a los que dejan espacios en blanco en nuestros libros de texto de historia donde los nombres de los esclavos y nativos americanos deberían de estar; hemos construido esta nación sobre las espaldas de todos ellos. Permita que esté bien ser homosexual, transgénero, una minoría étnica, una mujer, musulmán, hindú o budista. Luche con elegancia y capacidad de recuperación y no dé marcha atrás.

Debe promover la aceptación, no sólo tolerancia. Sea un modelo a seguir para mis compañeros y para mí, tanto en política como en carácter.

Charlotte Weinman, 16 años.

Harvard-Westlake High School, Studio City.

-----

Contacte a Sonali Kohli en Sonali.Kohli@latimes.com o en Twitter @Sonali_Kohli.

High School Insider: Kyle Finck

Producción digital: Sean Greene

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Diana Cervantes

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°