El IRS retira el estatus de 'libre de impuestos' a organización nacionalista blanca

El IRS revocó la exención impositiva a la organización nacionalista blanca de Richard Spencer

Es posible que Spencer no haya presentado la documentación de forma apropiada, lo cual permitió que la organización sin fines de lucro que encabeza, National Policy Institute, recaudara fondos en Virginia.

La entidad sin fines de lucro dirigida por uno de los nacionalistas blancos más destacados de los EE.UU., Richard Spencer, perdió su estatus de exención de impuestos por no presentar declaraciones ante el gobierno federal, de acuerdo con los registros del Servicio de Impuestos Internos (IRS).

Una investigación de The Times planteó también dudas acerca de si Spencer había presentado los documentos de forma apropiada, permitiendo que el National Policy Institute recaude fondos en Virginia, su principal zona de operaciones, y si Spencer, un partidario de Donald Trump, había burlado las normas federales que prohíben a las ONG apoyar u oponerse a candidatos políticos.

El lunes, Spencer afirmó que un error del IRS lo llevó a creer que su grupo no estaba obligado a presentar declaraciones de impuestos federales, y dijo que apelaría la pérdida de su estatus de exención. “No sé qué decir. No quiero hacer comentarios porque no comprendo estas cuestiones”, afirmó  durante una entrevista telefónica. “Es un poco embarazoso, y no es bueno. Lo resolveremos”.

Spencer también remarcó que su agrupación había completado el papeleo necesario para funcionar como una ONG en Virginia. Sin embargo, una vocera del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Virginia, que regula las organizaciones benéficas en el estado, aseguró el lunes que el estatus del grupo de Spencer estaba bajo revisión.

El problema del papeleo en el National Policy Institute, que fue registrado bajo la sección 501(c)(3) del Código de Rentas Internas, parece haber comenzado poco después de que Spencer asumiera el liderazgo, en 2011, y utilizara el grupo como un vehículo para promover sus creencias “de derecha alternativa”, que incluyen la necesidad separatista de un estado para personas blancas.

El sitio web del National Policy Institute sostiene que está “dedicado al patrimonio, la identidad y el futuro de las personas de ascendencia europea en los Estados Unidos y el mundo”.

A medida que el perfil de Spencer ganaba fama en la opinión pública nacional en los últimos años, el estatus de su ONG le permitió a sus seguidores realizar donaciones deducibles de impuestos para apoyar sus publicaciones y conferencias para nacionalistas blancos. Uno de los eventos del National Policy Institute incluyó una conferencia en noviembre pasado, en Washington, donde su líder le dijo a la multitud: “¡Hail Trump! ¡Hail a toda nuestra gente! ¡Hail a la victoria!”, y recibió saludos nazis a cambio de ello.

Pero a medida que la visibilidad de Spencer crecía, comenzó a detectarse poca transparencia en las finanzas del grupo, que dejó de presentar sus declaraciones de impuestos después de 2012.

Tales registros de impuestos para entidades sin fines de lucro, que están disponibles para el público, generalmente deben completarse cada año. Los formularios muestran cuánto dinero recibe la organización, cuánto gasta, cuánto paga a sus funcionarios y quién forma su directorio, además de otra información destinada a brindar transparencia y responsabilidad. Si ésta no se presenta por tres años consecutivos, se pierde automáticamente el estatus de exento.

Sin embargo, durante años, el IRS había aparentemente clasificado erróneamente al National Policy Institute y listado públicamente que el grupo no requería presentar tales documentos (una vocera del IRS se negó a hacer comentarios para este artículo, alegando que “la ley federal prohíbe al IRS expresarse sobre un contribuyente o caso particular”).

El IRS resolvió el error en febrero pasado, y este lunes actualizó sus registros para afirmar que el estatus de exención de impuestos del National Policy Institute había sido revocado retroactivamente a partir del 15 de mayo de 2016, cuando venció el plazo de la declaración de impuestos del grupo para 2015.

Spencer expresó que el error del IRS fue el motivo por el cual su ONG no presentó las declaraciones impositivas. Los expertos en el tema, sin embargo, aclararon que no es una excusa válida. “Deberían haber sabido que tenían que hacer su declaración”, afirmó Philip T. Hackney, profesor de derecho de la Universidad Estatal de Louisiana, quien trabajó para el IRS y se especializó en casos de ONG. “Está muy claro para la ley que si no presentas declaraciones por tres años, pierdes el estatus”.

Chuck McLean, investigador sénior en Guidestar, un sitio que monitorea y publica registros de organizaciones sin fines de lucro, concordó: “La ignorancia no es una excusa”, dijo.

Recientemente, Spencer inauguró una oficina sobre una tienda de chocolates en el suburbio de Alexandria, en Virginia, donde está constituido el National Policy Institute, luego de recaudar más de $50,000 en donaciones en una campaña online que duró varias semanas a fines de 2016 y principios de 2017. El sitio de la ONG solicita que las donaciones por correo sean enviadas a una caja postal en Arlington, Virginia.

Pero, a partir de febrero, una base de datos mantenida por la Oficina de Caridad y Programas de Regulación de Virginia incluyó al National Policy Institute como “no autorizado a pedir donaciones” en ese estado. “Nos habían enviado un formulario de registro hace años, pero estaba incompleto y requería información adicional”, escribió Elaine Lidholm, vocera de la agencia, en un email dirigido la semana pasada a este periódico (Times). “Nunca más supimos de ellos”.

Cuando el Times solicitó información acerca de la agrupación, los reguladores de caridad de Virginia retiraron la publicación del National Policy Institute de su base de datos pública de organizaciones sin fines de lucro y comenzaron una revisión, que hasta este lunes estaba activa.

Spencer ha dicho reiteradas veces que el papeleo no es su fuerte. El lunes afirmó que había hablado con su contable sobre los trámites requeridos a nivel estatal, y que esa persona “me aseguró que está todo terminado”. No identificó al contable en su declaración.

Otras de sus declaraciones previas también generaron dudas acerca de si el National Policy Institute había violado las reglas del IRS sobre las actividades del año electoral para las ONG, que sostienen que los líderes de estos grupos “no pueden hacer comentarios partidarios en publicaciones oficiales de su organización o en las funciones oficiales de ésta”.

En un mensaje de septiembre pasado, destinado a recaudar fondos y publicado en el sitio web del National Policy Institute, Spencer escribió: “Los invito a unirse a nosotros en la lucha contra Hillary Clinton y su agenda liberal, que ha azotado a nuestro país por generaciones”. También agregó: “Les pido que hagan una inversión de $25, $75, $100 o lo que puedan aportar”.

Poco después de la elección, Spencer dijo a una multitud en una conferencia organizada por su organización: “Nosotros pusimos a Donald Trump en el cargo; hicimos realidad este sueño”.

Expertos en impuestos consultados por el Times señalaron que es factible que Spencer haya cruzado los límites con el IRS. “Diría que el discurso para la recaudación en su sitio y la conferencia donde realizó esos comentarios son definitivamente infracciones”, expresó McLean, de Guidestar.

Sin embargo, Hackney, el exabogado del IRS, remarcó que las declaraciones políticas de Spencer pueden no ser importantes, dada la revocación retroactiva de la exención de impuestos de su ONG. “Como cuestión técnica”, afirmó, “no pueden haber violado la disposición, porque ya no eran más una entidad sin fines de lucro”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°