El Distrito Unificado de Los Ángeles proveerá beneficios permanentes a maestros de una charter

El Distrito Unificado de Los Ángeles proveerá beneficios permanentes a maestros de una charter

El Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) y una escuela charter muy conocida han resuelto tranquilamente un conflicto que ayudará a un grupo de empleados, pero que profundizará el déficit a largo plazo del distrito.

El LAUSD acordó pagar beneficios de por vida a diez empleados que trabajaron en la preparatoria charter El Camino Real durante todo el año pasado. Los empleados anteriormente habían trabajado para el LAUSD, pero dejaron el distrito cuando la escuela de Woodland Hills se convirtió en independiente.

Los empleados, entre ellos ocho maestros, regresaron después al LAUSD sólo el tiempo suficiente para solicitar su jubilación y así calificar para recibir los beneficios de por vida del distrito.

El Camino Real está a cargo de sus propios fondos y gestiona sus propios beneficios bajo un consejo de administración.

Hace seis meses, cuando altos funcionarios se enteraron de las intenciones de los empleados, el LAUSD se negó a proporcionar los beneficios, que le costarán tanto al distrito como a los contribuyentes entre $2.5 y $3 millones durante la vida de los jubilados, según los cálculos. Casi 50 maestros de escuelas charter hicieron lo mismo en el pasado, aunque no enfrentaron oposición de parte del LAUSD.

Pero esta vez, los funcionarios del distrito fueron indagados después de que The Times preguntara acerca de esa práctica. Y les disgustó que El Camino pagara bonificaciones tan altas como $30,000 a cada uno, si éstos quitaban sus costos de jubilación a El Camino.

Hace unas semanas, los funcionarios del distrito dieron marcha atrás. “Vamos a cumplir con nuestros compromisos de proporcionar beneficios de por vida a sus empleados”, afirmó David Holmquist, consejero general del LAUSD.

El cambio de opinión se basó, en última instancia, en la orden de la Junta de Educación electa, que se reunió a puertas cerradas para abordar el tema -no estaba legalmente obligada a informar sobre cualquier acción que tomara, informó Holmquist, porque el tema está relacionado con una queja formal y confidencial de un empleado-.

La Junta, que se compone de siete miembros, incluye a defensores de las escuelas charter y aliados sindicales. La mayoría de las charter no están sindicalizadas, y los gremios y estas instituciones están típicamente en desacuerdo. Pero El Camino es una excepción, el sindicato quiso proteger los derechos de sus miembros.

California tiene más de mil distritos escolares. El Distrito Unificado de Los Ángeles está entre los casi 70 que proporcionan algún tipo de beneficios de salud después de la jubilación, a los cuales se puede acceder después de largos años de servicio. El paquete de beneficios del LAUSD es considerado uno de los más generosos y está lejos de ser totalmente financiado, por lo cual contribuye a una deuda futura estimada de $13,6oo millones.

El propio director financiero del distrito ha definido como “espeluznante” esa obligación financiera, porque es un factor clave que amenaza la solvencia a largo plazo del sistema escolar. Pagarla significa menos dinero para las aulas y para los sueldos de los trabajadores actuales.

Pero el distrito declinó mantenerse firme en su propósito después de que United Teachers Los Ángeles, que representa a los maestros de El Camino, presentara una queja. Aunque los procedimientos son confidenciales, múltiples fuentes confirman que el gremio reafirmó la obligación contractual del distrito.

Según ese contrato, los maestros de El Camino tenían hasta cinco años para volver al LAUSD después de que la escuela dejara el control del distrito, en 2011, y conservarían sus derechos anteriores si lo hacían. Para algunos, informó el sindicato, estos derechos incluían beneficios de por vida, incluso si se jubilaban sin trabajar un día más en el distrito.

“El LAUSD fue obligado a tomar esta acción debido al acuerdo de negociación colectiva", aseguró Alex Caputo-Pearl, presidente del sindicato. "Nos aseguramos de que el acuerdo se respetara y de que los derechos de nuestros miembros sean ratificados".

En un comunicado, El Camino dijo estar "extremadamente complacido", añadiendo que la charter "siempre ha apoyado los intereses de nuestros profesores y el personal, por su ejemplar servicio”.

Los miembros de la Junta Escolar del LAUSD no respondieron a las solicitudes de comentarios por parte de este medio.

Aunque los miembros del consejo han expresado repetidamente la crítica situación del presupuesto del distrito, han sido renuentes a alterar los beneficios -y en algunos casos, éstos incluso se han ampliado-. A finales de agosto, la Junta aprobó beneficios de salud para 4,200 trabajadores a tiempo parcial, que no estaban entre los miles de trabajadores ya cubiertos por planes de salud del LAUSD.

El distrito todavía ofrece el potencial de beneficios de por vida para los nuevos empleados, pero es mucho más difícil ganarlos. La mayoría necesitaría trabajar allí durante 25 años consecutivos antes de alcanzar la jubilación. Y su edad y años de servicios deberían sumar por lo menos 85 años al ser sumadas.

El Camino, una de las escuelas públicas más grandes de Los Ángeles, permanece en apuros en cuanto a los beneficios de por vida para la mayoría de sus empleados, que tienen un contrato laboral similar al del distrito. Sin embargo, ése no es su desafío más apremiante. La escuela anunció que esta semana finalizará su relación con Marshall Mayotte, jefe de asuntos financieros, y que su director ejecutivo, David Fehte, sufrirá una reducción de su sueldo base de $221,475.

La escuela intenta evitar que el LAUSD retome el control tras las denuncias de malas prácticas de gestión financiera y de malversación de fondos por parte de Fehte.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Diana Cervantes

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
54°