California reemplazó un antiguo examen de ciencias a pesar de las advertencias de la administración de Obama. El equipo de DeVos dice que está bien

Cuando el estado de California le pidió permiso a la administración de Obama para suspender un antiguo examen de ciencias en favor de uno nuevo que el estado estaba poniendo en práctica, la respuesta, más de una vez, fue negativa.

El tema de la suspensión del examen, por más técnico que parezca, es un ejemplo de cómo California, a pesar de luchar contra la administración de Trump en muchos frentes, se está beneficiando de ciertas maneras del cambio de régimen.

La administración de Trump es grande en los recortes de las regulaciones y la burocracia.

La insistencia de Betsy DeVos en que los estados y los distritos escolares deben estar a cargo de la educación significa que los estados tienen más flexibilidad que hace un año.

Eso es útil en el frente de los exámenes de ciencias.

Algo de contexto: California está poniendo a prueba un nuevo examen de ciencias, alineado con los Estándares de Ciencias de Nueva Generación, un conjunto de puntos de referencia que enfatizan el trabajo de laboratorio y la instrucción y el aprendizaje práctico.

El superintendente de Instrucción Pública del estado, Tom Torlakson, y otros funcionarios de educación han dicho que es una pérdida de tiempo y dinero continuar administrando la antigua prueba de ciencias del estado, la cual está basada en estándares diferentes, de 1998. Pero la ley federal requiere que haya pruebas estandarizadas periódicas e informadas, y un nuevo examen que todavía no ha sido completamente implementado, técnicamente no se ajusta a esas condiciones.

Cuando Torlakson le pidió permiso a la administración de Obama para abandonar el requisito de doble prueba, la administración lo rechazó porque las puntuaciones del nuevo examen no serán contabilizadas al principio. California tuvo la oportunidad de apelar la decisión.

El pasado mes de diciembre, la administración de Obama dijo que no por segunda vez, afirmando de nuevo que el problema era que el nuevo examen no cumplía con los requisitos federales en esta primera etapa porque los resultados aún no estaban siendo reportados a las escuelas, los padres de familia y los contribuyentes.

Torlakson dijo que la decisión no tenía sentido, y que estaba considerando seriamente abandonar las viejas pruebas independientemente de la decisión oficial, en parte debido al cambio de guardia en Washington. En última instancia, California no administró los antiguos exámenes de ciencias en el año escolar 2016-2017.

El mes pasado, el Departamento de Educación de Betsy DeVos les dio a los funcionarios de California la respuesta que originalmente querían.

De acuerdo con una carta del secretario adjunto de educación en función, Jason Botel, lo que el estado hizo el año pasado está bien. Tiene permiso retroactivo para haber utilizado la nueva prueba sin informar las calificaciones de los exámenes del año pasado, momento en el cual, si todo sale bien, el estado estará listo para comenzar a informar los resultados.

“Creo que la exención beneficiará a los alumnos de California”, escribió Botel.

Botel escribió que el estado podría ser penalizado por no estar cumpliendo con la ley federal si no administra e informa las calificaciones de un examen de ciencias este año escolar. Eso podría llevar a la pérdida de algún dinero federal, escribió.

 

Traducción: Diana Cervantes
Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°