Maricela Cornejo quiere impulsar el boxeo femenil tras superar sus propios demonios

El boxeo femenil encontró apoyo este año por parte de promotores y organizadores, lo cual ha levantado la popularidad del deporte a peleadoras como la peso mediano de Los Ángeles, Maricela Cornejo.

Cornejo tiene la misma edad -29 años- que la peleadora más conocida, Ronda Rousey, y quiere seguir llamando la atención del presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Mauricio Sulaiman, de Golden Boy Promotions, de su presidente Óscar de la Hoya y de un promotor mexicano que le ha prometido tres peleas al año.

“Hay una razón por la que pelea. Es entretenida, trae fuego en ella y eso puede ser bueno para el boxeo femenil”, dijo De la Hoya. “Vamos a ponerla a prueba y veremos”.

Cornejo venció recientemente a la excampeona de peso ligero del CMB, Eliza Olson, en el evento coestelar de la cartelera de Golden Boy en el Belasco Theater del Centro de Los Ángeles.

Entrenando en el Azteca Boxing Club de Bell, Cornejo, quien es bilingüe, dice que tiene muchas ganas de demostrar de lo que es capaz bajo la tutela de Mario ‘Yuka’ Morales, exentrenador del dos veces campeón mundial, Edwin Valero.

“Creo que tengo el talento, la personalidad y el corazón para ser el rostro del boxeo. Apenas estoy comenzando a resaltar”, dijo Cornejo. “Solo toma un promotor con muchas [agallas] para darme la oportunidad. Necesitamos preguntarle a los promotores: ¿Por qué tienen miedo? [El presidente de UFC] Dana White fue muy inteligente al empaquetar bien a Rousey en la forma en la que lo hizo. Ahora, los promotores del boxeo le deben dar a las mujeres ese mismo trato, el tipo de trato que le dan a ‘Canelo’”.

Cornejo encontró en el boxeo un santuario para su tormentoso pasado, en el que fue abusada sexualmente por un amigo de la familia cuando tenía cinco años. Guardó ese secreto por años e incluso trató de suicidarse varias veces.

“Apunté un cuchillo en mi estómago [a la edad de 12 años] y me dije ‘hazlo, hazlo”’, dijo Cornejo. “Estaba peleando con mi propia mente, pero nunca compartí esa historia con nadie”.

También combatió una adicción a las metanfetaminas y estuvo en la cárcel por un tiempo, pero en un momento de recuperación, cayó de rodillas y comenzó a orar, vio una foto familiar y dijo, “mi mamá no me crió de esta manera”.

Cornejo comenzó entonces a hacer ejercicio y a tomar clases de actuación.

Luego decidió seguir con su carrera boxística “para mostrarle a otra gente que todo es posible y que no debemos mantenernos en la oscuridad”.

Rápido ascenso

Sufrió una derrota por decisión en abril pasado ante la campeona de peso mediano del CMB Kali Reis en Nueva Zelanda, pero luego tuvo una victoria sobre Olson y Martha Patricia Lara.

Tampoco niega que su atractivo físico la haya llevado a tener más oportunidades.

“Haz lo que tienes que hacer, pero no vendas tu alma”, dijo Cornejo. “Usa la belleza para obtener la atención, pero luego demuestra talento”.

“Puedo usar mis cartas bien, al igual que otros juegan sus cartas conmigo. El mundo es solo un juego. Mientras las mujeres entiendan eso y se comporten…. Se puede superar las expectativas de lo que otros piensan de ti”, agregó. “Así que voy al ring y doy todo mi corazón; doy todo. Seguiré con mi plan”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
54°