Canelo parece cada vez más como un producto final

Saúl Álvarez se pulió más para el duelo que le espera tras noquear a Liam Smith en nueve asaltos el sábado por la noche. También dijo ser un producto final.

“No le temo a nadie. Soy el mejor peleador en este momento”, dijo Álvarez tras su victoria.

Ante 51,420 aficionados en el AT&T Stadium, la cual excedió las dos entradas que tuvo Manny Pacquiao en este escenario en 2010, Alvarez noqueó a Smith y tomó un paso más para enfrentar al peso mediano invicto Gennady Golovkin.

La victoria dejó a Álvarez (48-1-1, 34 KOs) como el nuevo campeón de peso superwelter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Álvarez, de 26 años, y su promotor Óscar de la Hoya optaron por dejar el cinturón de peso mediano en mayo pasado para no pelearle a Golovkin (36-0, 33 KOs). De la Hoya prometió hacer esa esperada pelea en un año.

Claramente, era una estrategia para preparar mejor a Álvarez para su eventual duelo contra ‘GGG’, de 34 años, quien ha dominado a sus rivales casi sin problemas.

Al enfrentar a Smith, quien había noqueado a ocho de sus oponentes de forma consecutiva en Inglaterra, pasó la prueba ante un campeón del mundo fuerte.

Álvarez derribó a Smith en el séptimo y octavo asalto antes de terminarlo a los 2 minutos y 28 segundos del noveno round.

Canelo recibió algo de castigo de Smith, quien conectó 115 de los 403 golpes y respondió con más fuerza. Álvarez conectó 157 de 422 golpes y golpeó a Smith con 113 golpes de poder, mientras que Smith respondió con 68 golpes de poder.

Smith sufrió dos cortadas, una de ellas a un lado del ojo.

“Liam Smith fue un rival duro”, dijo Álvarez. “Fue difícil y tenía mucho corazón”, agregó.

Álvarez dijo que sintió dolor en su mano derecha en el segundo round, mientras que su entrenador, José ‘Chepo’ Reynoso, indicó que no era nada serio.

“De hecho, estaba usando mi mano izquierda la mayor parte del tiempo, asegurándome de conectar con poder”, dijo Álvarez. “Me concentré en golpear al cuerpo y es lo que me aseguró la victoria”.

La estocada del nocaut fue un golpe a las costillas que forzó a Smith (23-1-1), de Inglaterra, a tocar el entarimado en dolor, mientras que el referí Luis Pabón detuvo el compromiso.

“Es muy bueno y tiene mucho talento. Estuve muy lento”, dijo Smith. “Lo golpeé con jabs sólidos y derechazos, pero necesitaba mejor timing y hoy no estuve en mi día”.

“Si hubiera esperado un poco más y hubiera tenido un poco más de experiencia, hubiera podido pelearle a un tipo como él”, añadió.

Álvarez entiende eso y mientras esté sano, planea volver a pelear el 10 de diciembre en Nueva York, una vez más a inicios del próximo año y luego enfrentará a Golovkin, si no ocurre algo inesperado.

La asistencia en la casa de los Cowboys de Dallas podría volver a traer a Álvarez a Texas para un duelo más, ya que el dueño de los Cowboys, Jerry Jones, ha prometido hacer una buena propuesta para volver a ser sede de un combate del mexicano.

“Es bueno ver a Canelo traer esa cantidad de público y eso hará la pelea ante Golovkin aún más grande”, dijo el promotor de Golovkin, Tom Loeffler.

Álvarez dijo que cree que De la Hoya buscará la pelea ahora.

“Hace un mes, le ofrecimos a ‘GGG’ tres o cuatro veces más de lo que gana por pelea. Estamos listos para él y él no quiere aceptar”, dijo Álvarez, aunque la propuesta no ha sido confirmada por el campamento de Golovkin.

Antes, Joseph Díaz obtuvo una victoria poco glamurosa al vencer por nocaut técnico en el noveno asalto a Andrew Cancio, de Blythe. La esquina de Cancio, la cual decidió que su peleador estaba “cansado y muy lastimado”, le dijo al referí Gregorio Álvarez que detuviera el combate a los 2 minutos y 27 segundos del noveno round.

“Esta es una gran victoria. Me va a abrir muchas puertas”, dijo Díaz. Díaz (22-0) está clasificado como el número tres en peso pluma por el Consejo Mundial de Boxeo y este triunfo lo podría catapultar para un duelo ante Leo Santa Cruz o el número 2, Josh Warrington, de Inglaterra.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°