Adrián González: El Clásico Mundial no vale la pena. Al que me pregunte, le diré que no juegue

Dentro de un camerino de béisbol, la amargura de un jugador puede ser tomaba a la ligera por los demás compañeros y causar relajo. La mañana del miércoles, el jardinero de los Dodgers Joc Pederson soltó una sonrisa cuando vio que Adrián González había regresado al equipo tras su participación en el Clásico Mundial de Béisbol.

“Adrián, ¿qué pasó?”, Pederson le preguntó de lejos. “¿Qué pasó?”.   

Al ver que González hablaba con unos reporteros, el cerrador Kenley Jansen hizo un gesto de lloriqueo como si fuera un niño. Otros miembros del equipo se acercaron, luego Pederson llegó a saludar al ‘Titan’ y ambos se abrazaron.   

“Oye, ¿ganaste?”, indicó de manera burlona Pederson.

“Nosotros ganamos”, le contestó González. “Hicimos lo que teníamos que hacer”.    

Pederson dijo: “Es increíble, ¿verdad? ¿Qué tipo de reglas son esas?”.

González le respondió: “Así son las Grandes Ligas”.   

El sarcasmo de Pederson se debe a la explicación que González, Sergio Romo, el nuevo relevista de los Dodgers, y Alex Verdugo, prospecto del equipo en los jardines, y el resto del Tri beisbolero recibieron tras ser eliminados del torneo este pasado fin de semana. 

Tras vencer a Venezuela el domingo por la noche en Guadalajara, el ‘Titan’ pensó que su escuadra se había ganado la oportunidad de jugar un partido de desempate el lunes ante Italia.  México llegó a creer que aún tenía vida después de leer la reglas que fueron expuestas a través de la cadena televisiva de Grandes Ligas (MLB Network) y las cuentas oficiales de Twitter de la liga y del Clásico Mundial.

Pero el lunes por la tarde, Venezuela fue la que se enfrentó a Italia por un boleto a las semifinales de la competencia.

 México, Venezuela y Italia terminaron todos con una marca de 1-2 en la fase de grupos. El comité organizador rompió con el empate calculando cual escuadra había permitido menos carreras por inning jugado a la defensiva en los partidos que estos países jugaron entre sí. La compleja interpretación de esta estadística hizo que González se disgustara con todo el torneo.       

“Quieren convertirse en algo como la Copa Mundial”, comentó. “Pero ni están cerca de ser como la Serie Mundial de Pequeñas Ligas”.  

González, de 34 años, es el actual rostro del béisbol azteca. Ha jugado en todas las cuatro ediciones del Clásico Mundial y es el capitán del equipo. Su hermano mayor, Edgar, es el mánager. Sin embargo, cuando se aproxime la edición de 2021, el ‘Titan’ ha jurado que sostendrá una campaña en contra del torneo, el cual para él “no tiene validez”.  

“Jamás volveré a participar en el”, agregó. “No vale la pena. Al que me pregunte, le diré que no juegue”.

Jansen por su parte, pasará por alto el consejo de González ya que señaló que planea unirse a Holanda para la ronda final del Clásico que se celebrará la próxima semana en Dodger Stadium. El lanzador fue convencido para jugar tras hablar con su amigo Jurickson Profar, un jugador de campo de los Rangers de Taxas y originario de Curazao, y el mánager del equipo Hensley Meulens.

El mandamás de los Dodgers, Dave Roberts, dijo que a él no le preocupa que Jansen se ausentara para jugar en el torneo. El jugador sugirió que le va a beneficiar lanzar en un ambiente de mayor emoción.

“A veces los entrenamientos de primavera pueden ser un chiste”, dijo Jansen. “No cuentas con la adrenalina. Hay tiempos que solo lanzas por lanzar. Ya con adrenalina, las cosas cambian, más cuando representas a tu país”.  

González siente la misma pasión cuando juega con México, y está es una de las razones de porqué quedó sumamente decepcionado después de todo lo que pasó en la Perla Tapatía. La escuadra azteca perdió sus primeros dos juegos en la fase de grupos cayendo contra Italia y Puerto Rico. Ante los europeos, dejaron escapar una ventaja de cuatro carreras en la novena entrada.      

“Por favor, ¿cómo vas perder con Italia?”, ironizó Jansen.

El ‘Titan’ le contestó, “solo permitimos cinco porque no estabas en la lomita. Tu hubieras cedido siete”.  

Pese a las derrotas, a México se le abrió una ventana para la clasificación debido a que los boricuas terminaron invictos después de tres partidos. Antes de medirse a Venezuela, González dijo que los dirigentes del Tri intentaron comunicarse con oficiales de Grandes Ligas para preguntarles que necesitaba México para forzar un juego de desempate. De acuerdo con el pelotero, jamás les respondieron.   

En la parte media del partido ante los sudamericanos-en donde México llegó a estar arriba 8-1 y terminó ganando 11-9- la MLB Network y varias cuentas oficiales de Twitter señalaron que, si México ganaba por dos carreras, jugaría el partido de desempate. González indicó que el equipo hubiera adaptado su plan juego basándose en el marcador que necesitaba.

Alrededor de 20 minutos después de adjudicarse la victoria, se escurrió la noticia por el vestidor que México podría quedar fuera.

“Fue un estado de confusión total”, manifestó González.     

El desconcierto rápidamente se convertiría en enojo. En las primeras calculaciones, se había determinado que Italia había permitido 1.05 carreras por inning en los juegos en cuestión y Venezuela 1.11.

México cedió 19 carreras a través de lo que se creía fueron 18 entradas para un promedio de 1.06.

Pero un portavoz del Clásico reveló que estos números estaban incorrectos. Los aztecas solo fueron acreditados con 17 innings ya que no registraron un solo out en el noveno inning del descalabro ante Italia en el cual quedaron tendidos.

Los dirigentes de México alegaron que la regla indicaba que las entradas parciales serian tomadas en cuenta en la tabulación. Grandes Ligas contrarrestó puntualizando que la única manera que se podría recibir crédito por un inning parcial era si se había colectado un out.    

México presentó una protesta, la cual fue rechazada. Mientras que su equipo echaba chispas por la molestia que sentía, González comentó que él fue a llamarles la atención directamente a los oficiales de Grandes Ligas que estaban presentes.

“Les dije en sus caras, ‘ustedes son unos irresponsables, ustedes se están lavando las manos, ustedes no tienen integridad”, confesó.  

Ofendido por la falta de respuestas antes del juego y enfurecido por la dureza de la explicación que recibió tras el partido, el ‘Titan’ usó las redes sociales para desahogarse. A través de Twitter hasta publicó una captura de pantalla que mostraba la definición de la palabra “parcial”.  A Joe Torre, el jefe ejecutivo deportivo de Grandes Ligas y exmánager de los Dodgers, le mandó un mensaje diciendo, “parece que los que hacen las reglas no pueden respetar sus propias reglas”.   

Grandes Ligas sacó un comunicado con el cual reconoció que su cadena y sus cuentas de Twitter “lamentablemente causaron la confusión”. A González le molestó mucho que la liga le haya echado la culpa a sus medios de comunicación en vez de adjudicarse la responsabilidad.

Al llegar al camerino de los Dodgers, el ‘Titan’ todavía mostraba mucho resentimiento. Aunque sus compañeros le encontraron el lado chistoso a la situación por la que pasó México, a González por su cuenta, no le causa nada de gracia.

“No es bueno estar de regreso”, subrayó. “Pero sí es bueno que nos largamos de ese torneo”.    

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group