Opinión

Los Angels no parecen ser mejores que el año pasado

El viernes pasado fue el primer partido en casa de los Angels, lo cual trajo muchas cosas usualmente asociadas al evento. Las presentaciones, el himno nacional y una bandera estadounidense gigante.  Los fuegos artificiales y luego aviones militares sobrevolando el estadio. El reportero de televisión que raramente cubre béisbol y se refiere a Mike Scioscia como “coach”.

De alguna forma, no me emocionó.

A lo mejor es porque la temporada apenas inicia, o porque los Angels ya habían jugado en Oakland esa semana. 

Pero creo que fue otra cosa: los Angels se ven muy parecidos a los Angels de la temporada pasada.

Aunque aún tienen a Mike Trout, quien es el mejor jugador en su posición en el planeta. Tienen a Albert Pujols, quien se encuentra muy cerca de su jonrón 600.

¿Y luego?

Se parece mucho a ese equipo que ganó 74 juegos y que terminó cuarto en el Oeste de la Liga Americana el año pasado.

Los Angels no cuentan con el mismo beneficio de la duda que los Dodgers. 

Los Dodgers van a ser considerados candidatos al título hasta que demuestren ser otra cosa. Los Angels tienen que demostrarnos que pueden ser candidatos.

Los Dodgers estuvieron a dos victorias de llegar a la Serie Mundial el año pasado. Saben lo que quieren. Como si sus aficionados supieran eso también, la tranquilidad en el estadio parecía saber que vienen días mejores para ellos.

Angel Stadium representaba otra cosa. La mayoría de los asientos estaban vacíos cuando los jugadores y los entrenadores fueron presentados. Los boletos estaban disponibles aún en StubHub por $13 cuando los Angels se colocaron en sus posiciones defensivas, mientras la canción “The Boys Are Back In Town” sonaba en el altavoz. 

Era una afición que estaba buscando razones para creer y los Angels los estaban haciendo buscar mucho.

Habla mucho del estado del equipo cuando Garrett Richards es puesto en la lista de lesionados y eso puede ser visto como algo bueno.

“Considerando lo que Garrett hizo el año pasado”, dijo Scioscia. “Esto es un golpe menor para nosotros”.

Traducción: la situación pudiera estar peor.

Scioscia dijo que Richards no lanzaría como por una semana.  Pero la temporada de Richards no ha terminado ahí, y tampoco el de los Angels. La lesión de Richards es un pequeño recordatorio de cómo este equipo no tiene margen de error. Richards tiene el potencial para ser un pitcher que podría mejorar esta rotación que es mediocre, pero no horrible.

La defensiva del equipo es muy buena, con el jardinero Cameron Maybin, el segunda base Danny Espinosa y el receptor Martín Maldonado. La ofensiva es mejor de lo que muchos creen. 

Pero los relevistas son un signo de interrogación. Los Angels van a necesitar más actuaciones como las de José Álvarez, Bud Norris, Andrew Bailey y Blake  Parker, quienes se combinaron el viernes pasado para lanzar 3 1-3 innings sin aceptar anotación en el triunfo sobre los Marineros de Seattle.

Si no pueden, esta temporada no será mucho mejor que la temporada pasada, con Trout jugando de forma extraordinaria, Pujols buscando hacer historia, y los aficionados buscando una razón para apoyar.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
80°