Kentavious Caldwell-Pope juega y entrena mientras cumple una sentencia de cárcel

El guardia de los Lakers, Kentavious Caldwell-Pope está cumpliendo una sentencia de 25 días en la cárcel luego que el 13 de diciembre se declaró culpable de una violación de libertad condicional que cometió este verano.

Caldwell-Pope falló en cumplir con una orden de una corte en Michigan.  El jugador había sido detenido el 29 de marzo en Auburn, Michigan, en sospecha de que estaba bajo los efectos de drogas y alcohol. Por esta razón, se le sentenció con 12 meses de libertad condicional a la que eventualmente no cumplió.

El jugador de 24 años cumple con la sentencia en el Centro de Detención del Departamento de la Policía de Seal Beach en el que es parte de un programa de excarcelación por trabajo, lo que le permite dejar las instalaciones para los juegos y entrenamientos, según la corte, oficiales de la cárcel y documentos de la corte.

A Caldwell-Pope no se le permite salir del estado, lo que ha causado que falle juegos en Houston y Minneapolis. Se espera que el jugador esté presente en el juego contra los Warriors en Oakland el viernes.

Los Lakers declinaron en comentar sobre la situación y solo apuntaron a un comunicado que presentaron el sábado.

“Esto es algo legal, de un incidente que ocurrió la temporada pasada mientras que Kentavious era miembro de otro equipo de la NBA”, decía el comunicado. “Los Lakers de Los Ángeles acatan los términos del programa para Kentavious que fueron establecidos para él por la corte en el estado de Michigan.  Por esa razón, no tenemos más comentarios al respecto por el momento”.

Ni el agente de Caldwell-Pope, ni su abogado pudieron ser contactados para que den un comentario.

“Ha sido muy frustrante para mí también y en cuestión de mis compañeros, creo que les fallé… mis entrenadores, la organización”, dijo Caldwell-Pope después del entrenamiento del sábado.  “Tengo que lidiar con esta situación legal en la que estoy involucrado”.

Los récords de la corte muestran que el jugador angelino tiene que vestir un sistema localizador cuando está afuera de las instalaciones de detención. Cuando regresa de los entrenamientos o juegos, tiene que atenerse a una prueba de aliento.

Según los documentos de la corte, si Caldwell-Pope viola alguno de los términos del acuerdo, será sentenciado a 93 días de cárcel en el Condado de Oakland.

El arresto de marzo ocurrió cuando jugaba para los Pistons de Detroit después que perdieron contra el Heat de Miami.

Como parte de ese arreglo, también se le requirió no tomar alcohol, sustancias controladas y tiene que pagar cuando se le hacen las pruebas sorpresas para verificar si ha consumido algún tipo de drogas. Los récords de la corte muestran que Caldwell-Pope falló en presentarse para algunos chequeos de droga y alcohol, lo que afectó su sentencia.

Se declaró culpable de un delito menor en el que había permitido manejar su vehículo bajo la influencia.  La juez Julie Nicholson lo sentenció a 12 meses de manera condicional el 14 de junio con muchas de las mismas condiciones.  También se le había prohibido dejar Michigan sin permiso de la corte.

Después se le dio permiso de viajar como parte de la agencia libre y pudo ir a su casa en Georgia.  Los Lakers lo firmaron en julio por un contrato de $18 millones por un año, y se le había permitido viajar como lo necesitaran los Lakers.

La NBA suspendió a Caldwell-Pope por los dos primeros partidos de la temporada bajo las normas de abuso de sustancias prohibidas.  Él jugó en los siguientes 24 juegos de los Lakers, sin restricciones de viajes. Anotó 24 puntos en Nueva York el 12 de diciembre, para después viajar a Michigan para una auditoria.  Ahí, Caldwell-Pope fue sentenciado a 25 días de cárcel en el Condado de Oakland, según documentos de la corte y oficiales.

El jugador hizo una petición de emergencia el 14 de diciembre para cumplir su sentencia en el Centro de Detención de Seal Beach, misma que le fue aprobada el ese día.

Las instalaciones en Seal Beach cobran por día por la estadía y tiene una reputación de ser un refugio para infractores adinerados. En marzo, Los Ángeles Times reportó que esas instalaciones generaban más ganancias que cualquier otra cárcel en los condados de Los Ángeles y Orange. La mayoría de sus reclusos, que cumplen sus sentencias, están relacionados por manejar bajo la influencia y ofensas relacionadas.

El costo por día es de $120 para los que son parte del programa y $100 para los que no.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°