Migración china: altas expectativas los separan de sus familias y crecen solos en el sur de California

‘Aquí, estoy por encima del promedio’: Niños chinos vienen a los EEUU cada vez a edades más tempranas

Antes de venir a los Estados Unidos para la escuela secundaria, Yuhan "Coco" Yang recuerda que quería “alejarse” de su vida en China, donde la escuela comenzaba al amanecer y duraba hasta que el cielo se oscurecía.

Ella lloró mucho durante sus primeros días en una escuela católica privada en Pomona, extrañado a su familia en China. Pero al menos tenía libertad para ser ella misma. Podía ir de compras, ver televisión y encontrarse con amigos en restaurantes y casas de té en los vastos suburbios de habla china del Valle de San Gabriel.

Sus notas eran decentes, pero las lecciones que Estados Unidos debía enseñarle, no las aprendió hasta que estuvo en prisión.

“La vida es un curso en el que los maestros y los padres no pueden ayudar, y donde no hay otra opción que caminar sola, poco a poco”, escribió Yang en una carta en la California Institution for Women, un centro correccional en la ciudad de Chino.

Yang y otros tres estudiantes chinos fueron arrestados el año pasado por un incidente de intimidación y acusados ​​de tortura, secuestro y agresión. La víctima, otra estudiante china de secundaria, dijo que la llevaron a un parque en Rowland Heights, la desnudaron, la golpearon y la quemaron con cigarrillos. La disputa, según los conocidos, fue provocada por una cuenta de cena sin pagar y las rivalidades regionales. Yang usó zapatos de tacón alto para la paliza.

Ahora tiene 19 años y nueve años de condena. Ella no quiere excusarse por lo que hizo, le dijo a L.A.Times en una entrevista. Estar sola en los Estados Unidos la puso en lo que ella solo llamaría una extraña mentalidad. Se expresó “impulsiva y estúpidamente”.

“Obviamente, nunca pensaré hacer esto otra vez”, dijo.

Cada año, más estudiantes como Yang llegan a las escuelas estadounidenses, soñando con un futuro diferente al que China les permitió.

Muchos se consideran desertores de un sistema educativo chino implacable en el que, cada año 9 millones de estudiantes compiten por sólo 7 millones de asientos universitarios. Aproximadamente un millón de los que son rechazados asisten a universidades en el extranjero. En 2015, 300.000 de ellos llegaron a Estados Unidos.

Un número creciente está dejando el sistema de educación chino incluso a edad más temprana. En la última década, el número de estudiantes chinos en las escuelas secundarias estadounidenses saltó de 1,200 a 52,000. Más de un cuarto de estos estudiantes - llamados “niños paracaidistas” si vienen sin su familia - aterrizan en California.

La globalización y la rápida creación de riqueza han puesto en juego dos valores tradicionales chinos: la familia y la educación. Ahora, más padres están dispuestos a dividir a sus familias y enviar solos a sus hijos a EE.UU.

“Es esta mentalidad de ‘Voy a hacer todo y sacrificar todo por ti’”, dijo Yuying Tsong, un profesor de Cal State Fullerton que está realizando un estudio sobre los niños paracaidistas. “Incluso si eso significa que debemos estar separados”.

::

En la casa de Bill Zhou en Rowland Heights, el reloj suena a las 7 de la noche, los ninos que piden trick-or-treaters o “dulce o truco” están tocando el timbre, y su estudiante residente en casa, de 17 años de edad, que pidió ser llamado solo por su apellido, Hsu, todavía no ha regresado de la escuela.

A medida que su hijo de 6 años da volteretas por la casa en una fiebre de azúcar, Zhou se está poniendo ansioso. Él da un toque a un texto. Se cambia de la mesa de la cena al sofá, luego otra vez. Finalmente, él llama, marcando el paso mientras suena y sin contestar.

La mayoría de los menores chinos que estudian en los Estados Unidos viven en arreglos para quedarse en casa de esta manera: Un conocido o un amigo o extraño que se encuentra en Internet acepta alimentar, alojar y cuidar a los estudiantes por aproximadamente $ 1,000 al mes. Ellos forman una gran industria no regulada de la subrogación paternal que depende en gran medida de las familias anfitrionas para garantizar la seguridad y la salud de los estudiantes.

Los niños paracaídas, separados de su familia y cultura en una etapa de formación, son más susceptibles al aislamiento, agresión, ansiedad, depresión y suicidio, dijo Tsong. Es difícil para las familias que se quedan en casa y para las escuelas reproducir el apoyo que los estudiantes podrían haber tenido en China. Y la presión sobre los estudiantes para que rindan bien ante la inversión de sus padres presenta desafíos aún mayores.

“Los padres sacrifican mucho, pero pueden no recordar que el niño también está sacrificando mucho”, dijo Tsong.

Algunos niños se pierden, dijo Hsing-Fang Chang, un psicólogo de Pasadena que se especializa en trabajar con familias chinas que envían a sus hijos a estudiar en Estados Unidos.

“Los adolescentes necesitan unirse y pertenecer a su propia comunidad”, dijo Chang. “Buscan muchachas o chicos populares o pandillas populares para conectarse. Y cuando no tienen a su familia alrededor, esta necesidad llega a ser aún más fuerte”.

Pocos minutos después de las ocho de la noche, llega Hsu. Él sonríe abiertamente al hijo de Zhou, se quita las zapatillas y se viste de sandalias Nike de color negro y naranja. En su habitación, abre su carpeta de la tarea del día - una hoja de trabajo de vocabulario con palabras como “razonable”, “austero” y "género”. Él arroja su suéter de Southlands Christian School y se cambia en una sudadera con cremallera, luego se sienta junto a Zhou en el sofá.

Hsu es un joven tímido de 17 años con gafas parecidas a búhos, pelo largo y peinado que cae sobre sus ojos cuando se ríe. Es flaco, pero no planea quedarse de esa manera - un frasco gigante de polvo de proteína se encuentra en el estante sobre su escritorio, al lado de una foto de sus padres, a quienes él envía textos todos los días.

Dijo que fue su decisión de venir a los Estados Unidos. Pero luego aclara que: Su padre, un ejecutivo de una compañía china de telecomunicaciones, lo habia sugerido y Hsu estuvo de acuerdo.

Hsu quiere ser dentista cuando crezca. Al ser interrogado, admite que convertirse en un dentista fue idea de su madre, pero no tiene ningún problema con ello.

Algún día quiere ir a la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), y esa fue definitivamente su llamada. Él es un gran fan de la estrella de la NBA y ex estrella de la UCLA Russell Westbrook.

Hasta ahora, su nueva vida en América consiste en la escuela, el baloncesto y los juegos de computadora. Ha estado en el país sólo tres meses, y alguien ya le ha gritado para que regrese a su país, dijo. Por las mañanas en la escuela Southlands Christian, él baja su cabeza y ora. Más de la mitad de los niños paracaídas chinos asistieron a escuelas privadas cristianas en 2014 - las escuelas públicas no aceptan muchos estudiantes internacionales y las escuelas privadas tienden a ser religiosas - y aunque Hsu no es religioso, sigue las reglas.

América está creciendo en él. Su inglés es todavía débil, pero él sabe todas las letras de las canciones de Eminem y Rihanna "Love the Way You Lie”. Se siente más relajado. Sus calificaciones han mejorado - A en todo, excepto algunas B en el gimnasio y las matemáticas.

“Yo estaba por debajo del promedio de calificaciones en China”, dijo Hsu. “Aquí, estoy por encima”.

Zhou se enorgullece del éxito de Hsu - mantiene una captura de pantalla de la reciente tarjeta de informe de Hsu en su teléfono y muestra con orgullo a quienquiera que esté interesado.

Ambos Hsu y sus anfitriones americanos son de Shenzhen, y la esposa de Zhou hace los platillos locales cada noche para la cena. Zhou quiere que Hsu se sienta bienvenido, pero sabe que una palmada paternal en la espalda no puede hacer mucho.

Los padres de niños de tan solo 6 años de edad han respondido a su anuncio de residencia en casa (él no tomará a los estudiantes tan jóvenes), y le preocupa que muchos de ellos no saben bastante acerca de las situaciones en que sus hijos entran. La gran mayoría utilizan corredores y agentes para organizar la educación y la vivienda de sus hijos.

“No saben si la escuela es buena. No saben si la estancia en casa es buena. Pero todo el mundo lo está haciendo, para que ellos lo hagan también”, dijo Zhou. “Es imprudente”.

::

En Wuhan, China, las calificaciones de Allen Qu fueron promedio general, y desde la secundaria las escuelas tradicionalmente agrupan a los estudiantes por el desempeño. Así que Qu se colocó en una ruta para los estudiantes regulares, un camino que lo llevaría a una universidad promedio, seguido por un trabajo más o menos y un futuro tranquilo.

Así que un día, sus padres le dijeron que se iba a América, y él estuvo de acuerdo. Lo dejaron en un internado en San Marino y luego se fueron de vacaciones a Nueva York.

Al igual que muchos estudiantes chinos, Qu, entonces de 15 años, vino a los Estados Unidos porque sus calificaciones no eran lo suficientemente altas para igualar las ambiciones de su familia. Él y sus padres creen que una educación en los Estados Unidos le dará mejores perspectivas de trabajo.

Pero los estudios muestran que las tasas de empleo y compensación para los retornados con grados americanos en China son inferiores a los de los graduados nacionales. Al final, la mayoría de las familias eligen una educación estadounidense para el estatus, o mianzi, que confiere a la familia, dijo Dennis Yang, un investigador que escribió un libro sobre sus experiencias con varias familias chinas que deciden enviar a sus hijos al extranjero.

“Todos esperan que sus hijos sean el valedictoriano (cerebrito). Si no pueden conseguir eso, ir a una universidad americana es una forma de compensar”, dijo Yang.

Qu tiene 17 años, y nunca ha hablado de mianzi con sus padres. No está seguro de lo que quiere hacer cuando crezca, aunque le gustaría viajar y ver el mundo. Pero en Southwestern Academy, tiene amigos, un mejor grado en matemáticas y mucho menos tarea. La comida en la escuela huele extraña para él, pero los fines de semana él y sus amigos comen en los restaurantes chinos cercanos y van a la Estación del Té para tomar boba.

Video chatea con sus padres unas cuantas veces al mes. Su madre lo extraña terriblemente. Su padre, que dirige un negocio de materiales de construcción, es un poco más distante, dijo Qu. El Año Nuevo Chino es el momento más solitario, agregó.

“Realmente no lo visitan”, dice Qu, como si se disculpara, que vendrían si tuvieran tiempo.

El internado, que ocupa una propiedad exuberante y aislada, lucha para involucrar a padres extranjeros, dijo el decano Robin Jarchow.

El cuerpo estudiantil de la escuela es ahora alrededor del 86% de estudiantes internacionales, y más de la mitad de ellos son de China. Los padres internacionales rara vez están en la ciudad, y ellos y el personal no se comunican mucho. La escuela asigna “dormitorios para padres” para vigilar a cada grupo de niños, y los miembros del cuerpo docente se sientan en cada mesa del almuerzo.

Para algunos estudiantes, estar separados de sus padres les permite crecer en formas que la vida en China habría negado.

En un día reciente de la semana en la escuela, en una sala de arte con una impresora en 3-D, un estudiante chino internacional aspirante a una carrera como diseñador de productos bosqueja los planes de una cartera que funciona como un cargador de teléfono. Al lado, algunos estudiantes chinos se reúnen para la práctica de la banda.

Una chica de pelo rosa de Shanghai toca una melodía en el piano, trabajando el pedal con Vans dorados, mientras que su amigo toma una guitarra.

El baterista, otro estudiante chino, barre los cabellos azules de su rostro y empieza con ritmo. Otro estudiante chino toma el micrófono.

La melodía emerge, temblorosa, pero reconocible: la canción “Say My Name” de Destiny Child.

::

En el último día de su hija en China, después de que todas las maletas estuvieran llenas y todos los útiles escolares fueran comprados, Aimee Guo sólo tenía una cosa por hacer, la más importante.

Ella llevó a su hija, Olivia, a un salón de belleza para cortarle el pelo, en Hangzhou, China.

La creencia china sostiene que un corte de pelo puede traer buena suerte, simbolizando la transición, una manera de sacudir el pasado y dejar toda la mala suerte en el suelo junto al viejo pelo.

El corte de cabello era su ritual antes del inicio de cada semestre escolar. Pero éste era diferente, dijo Guo. El pasado que Olivia estaba dejando atrás era una infancia feliz en una casa llena de amor en Hangzhou. El futuro no era solo un nuevo semestre, sino para Guo, una nueva vida como madre a larga distancia con una hija del otro lado del océano.

Hubo mucho llanto. Pero Olivia había estado soñando con esto desde que era una niña.

“Yo no tengo mis propios deseos para ella. Sólo tengo una hija. Quiero para ella lo que ella quiere para ella misma”, dijo Guo.

Mientras que algunos de los estudiantes que llegan a los Estados Unidos son alumnos promedio o pobres en califcaciones, Olivia estaba en la parte superior de su clase, dice su madre. La mayoría de los estudiantes llegan sin mucha habilidad en inglés, pero Olivia, de 17 años, está familiarizada con palabras como “microcosmos” y habla inglés fluido en estrofas tambaleantes y sin aliento, todas con un aire de angustia cómica.

Y aunque muchos estudiantes se ven obligados a venir a Estados Unidos por sus padres, Olivia tuvo que persuadir a sus padres. Una vez que sus calificaciones mejoraron lo suficiente, la dejaron ir.

Olivia lloró mucho sus primeras semanas en Estados Unidos. No podía acostumbrarse a comer la comida mexicana de su familia en casa todo el tiempo, o lo cerca que estaban de ella los estadounidenses cuando hablaban.

Pero hizo amigos rápidamente y comenzó a sobresalir en la Academia Fairmont Prep, una escuela privada en Anaheim. Su familia anfitriona era paciente y cariñosa. Unas pocas semanas después de una sesión de Skype, su padre le envió un mensaje de texto “wo ai ni” “Te amo” —  la primera vez que se lo dijo.

Se hizo más paciente y más madura, y sus notas reflejaban eso. Ella tomó recientemente los exámenes SAT por primera vez durante el verano, y no le fue bien. Ella describió sus resultados como “malos, malos, malo. Como súper malos”.

Pero en unos días, obtendrá algo que nunca habría tenido en China, una segunda oportunidad. Ella tomará el SAT de nuevo y obtendrá otra oportunidad para impresionar a colegios y universidades. Otra oportunidad para lograr sus sueños.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traductor: Jorge Luis Macías

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°