Amazon y Google quieren que todos tengan un asistente digital para Navidad, aun cuando muchos no desean uno

Amazon y Google quieren que todo el mundo tenga un asistente digital para Navidad

Las fiestas siempre han sido un momento importante para el  consumo de tecnología, y los fabricantes de electrónicos hacen grandes apuestas para que los compradores lleguen a sus tiendas con las mentes -y las carteras- abiertas.

Pero, para algunos fabricantes, este año podría ser más importante que otros. Los productos en las categorías que los consumidores aún no conocen -como asistentes hogareños digitales, como Echo, de Amazon- no se venden demasiado en una temporada navideña exitosa, según los analistas.

Pero aquellos que tienen competencia por primera vez -de nuevo, como Echo, de Amazon- se enfrentan a un doble golpe: en primer lugar, deben convencer al público que su producto es más que una novedad, y luego deben convencerlo de elegir su artículo en lugar del de sus rivales.

“Hay claramente una superposición entre Echo y Google Home”, señaló Craig Johnson, presidente de la firma de consultoría minorista Consumer Growth Partners. “No estoy convencido de que la gente tenga espacio para ambos en sus vidas”.

El asistente virtual de Amazon existe hace tres años, pero esta será la primera vez que se enfrente a un competidor directo, Google Home. Es factible que ninguno de ellos gane el monopolio en esta temporada, según los analistas, quienes creen que la categoría de asistentes virtuales es aún demasiado nueva y poco entendida para lograr ese tipo de penetración, aunque si una empresa ganara el liderazgo podría bloquear a la otra en unos cuantos hogares.

Tanto Google como Amazon aumentaron sus esfuerzos de mercadeo en el período previo al Día de Acción de Gracias. Google rebajó temporalmente su asistente virtual en las tiendas como Best Buy, Target y Walmart durante la semana del Día de Acción de Gracias, de $129 a $99, casi la mitad del precio de Echo. Por su parte, Amazon ha dado a su línea de asistentes virtuales de hogar -incluyendo Echo Dot, recientemente lanzado y de bajo costo- una colocación especial en su sitio web, compró anuncios de TV y llenó internet de publicidades. También planeó grandes descuentos para el Black Friday e intentó que sus clientes regalen un Echo ofreciendo un acuerdo de ‘compre cinco y obtenga uno gratis’ de su pequeño Echo Dot.

“Están obligados a intensificar su juego”, aseguró Marlene Morris Towns, profesora de McDonough School of Business de la Universidad de Georgetown. “Están invirtiendo bastante en su promoción”.

Esta temporada navideña en particular también es importante tanto para Google como para Amazon porque es su oportunidad de establecer una categoría de producto; una chance de finalmente quitar el mote de ‘novedad’ que los dispositivos como el Echo han llevado durante los últimos tres años para volver a presentarlos a los consumidores como imprescindibles.

“Me recuerda al lanzamiento de TiVo”, señaló Town, en referencia a la grabadora de video digital de 1999 que permite grabar programas de TV que se emiten en diferentes  canales al mismo tiempo. “Era una tecnología estupenda, pero resultaba difícil para algunos comprenderlo. TiVo se enfrentó a ese desafío; era complicado que lo quisieran aquellos que no lo habían probado”.

Echo y Google Home están en una posición similar, según Towns. Amazon y Google pueden promocionarlos todo lo que quieran, pero la gente quiere saber que se trata de algo en lo cual pueden confiar, señaló. Y la mejor forma de ganar la confianza del público es permitirles el uso del producto.

“Cuando la gente recibe a amigos y familiares en su casa, ésa es una excelente forma de exposición”, señaló Town. “Pensando nuevamente en TiVo, yo no lo compré hasta que fui a casa de un amigo para ver el Super Bowl. Estaba asombrada de cómo funcionaba”.

Regalar es otra gran oportunidad, remarcó Johnson, quien señaló que productos como Echo y Google Home tienen un precio “justo” para regalar. Hasta Amazon ha reconocido esto en un comunicado que envió al L.A. Times, donde señaló que “con su precio de $49,99 es más sencillo que nunca regalar a Alexa este año, o agregarla a un cuarto de la casa” (Alexa es el nombre de la inteligencia artificial que maneja Echo).

Pero, además de ir en contra del rival, Johnson señaló que tanto Echo como Google Home competirán con otros productos electrónicos de consumo que también tienen un buen precio para regalar. Por ejemplo, se enfrentarán contra los auriculares de realidad virtual de Oculus, Sony y Samsung, así como con nuevos videojuegos. Para Johnson, algunos televisores de 60 pulgadas 4K también son competencia de estos dispositivos. “En términos de dinero, compiten con un mercado más amplio”, aseguró.

No obstante, hay razones para tener esperanza. En una reciente encuesta, llevada a cabo por la empresa de datos de consumo Qualtrics, se le preguntó a compradores navideños qué ‘juguetes’ electrónicos deseaban más. El dispositivo líder, con el 23,85% de los votos, fue el iPhone 7. En segundo lugar, con 12.17%, estuvo la consola Xbox One. Amazon Echo se ubicó en el tercer puesto, con 12.05%. Google Home no fue incluido en la encuesta. Si Amazon saca adelante su estrategia de ventas, estas personas quizás cumplen su deseo.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
44°