Legalización de la marihuana en Estados Unidos: un negocio difícil de parar

La polémica y debate que está generando el uso de la marihuana en algunos estados de la Unión Americana es un asunto superado en Colorado; sin embargo, la evaluación sobre el consumo para fines recreativos todavía es un capítulo inconcluso; aunque se enfatiza que la legalización de la droga en Estados Unidos no va a poner a vender paletas a “El Chapo” Guzmán.

Los votantes de este estado aprobaron, en el 2000, la reforma a la Constitución para permitir el uso medicinal. En noviembre de 2012 decidieron que se puede utilizar sin ninguna discreción, siempre que los consumidores sean mayores de 21 años.

“Pienso que es el paso correcto, en mi opinión la guerra contra las drogas es más negativa que positiva”, valora Ethan Lindhout, de 20 años, en Denver. “Necesitamos tomar la oportunidad que tenemos, pero con gran responsabilidad”.

Este joven no sólo apoya la medida, sino que desde los 16 años fuma marihuana con cierta regularidad; droga que es vendida para fines recreativo desde enero de 2014 en dicho estado. En el caso de los padres de familia, esto es motivo de preocupación.

Dichos cambios han puesto a Colorado en el centro de la atención nacional. Durante su primer año con la ley de marihuana para usos recreativos, Denver, capital del estado, recibió un récord de 15.4 millones de vacacionistas y viajeros por negocios; aunque no se especifica que el aumento comparado a otros años, sea necesariamente por las nuevas leyes.

Lo que sí se asegura es que al implementarse el uso recreativo, únicamente existían 19 dispensarios en esta ciudad. Pero a la fecha hay más de 100 y en el primer informe anual, la alcaldía reportó 12.65 millones de dólares en ingresos por impuestos.

“En la economía hay más dinero por el turismo y la marihuana”, reconoce la comerciante Alma Lizárraga.”Lo que me preocupa son mis hijos. [Luego] me pongo a pensar cómo voy a tratar ese tema con ellos cuando sean adolescentes”.

Las autoridades municipales, no obstante, aseguran que tienen las regulaciones más estrictas del estado. Un negocio debe estar ubicado a mil pies de distancia de una escuela, guardería, centro de tratamiento de drogas o de otro dispensario.

Además, todas las tiendas están sujetas a una audiencia pública antes de obtener una licencia, las cuales son monitoreadas por el personal de 12 agencias de la alcaldía trabajando de forma colectiva.

“La ciudad toma muy en serio el tema de la educación de los jóvenes y la prevención, y trabaja diligentemente con la industria, la policía, las escuelas y otros asociados para educar al público acerca de los riesgos”, indica Ashley Kilroy, directora de política de marihuana de Denver.

En California

Con la aprobación de la Proposición 215 en California, en 1996, se permitió utilizar la marihuana por razones médicas, convirtiéndose en el primer estado en el país en regularla. A la fecha, hay más de 20 estados donde se ha autorizado para dicho fin.

En este momento, diversas organizaciones en el Estado Dorado preparan iniciativas en las que pedirán la autorización de esta sustancia para fines recreativos, tal como sucede en Colorado, Washington, Oregon, Alaska y el Distrito de Columbia.

“Este es un tren que ya arrancó y no lo van a parar”, manifiesta Armando Gudiño, gerente de política de Drug Policy Alliance en Los Ángeles, entidad que aboga por la regulación de esta droga en Estados Unidos.

“Si se legaliza la marihuana para fines recreativos en este estado, es muy probable que el gobierno federal tenga que actuar a nivel nacional”, agrega Gudiño. “La idea es cerrarle la puerta de acceso a los jóvenes al mercado negro”.

Los críticos a este movimiento sostienen que si avanza la legalización de esta droga, luego vendrá la cocaína y heroína; asimismo, consideran que aumentará el número de consumidores y eso incrementa el peligro para la sociedad por los efectos que genera.

“Una de las mayores preocupaciones es la seguridad cuando manejas; tampoco queremos que nuestros hijos estén desconcentrados o sin memoria, algo que daña la marihuana”, indica Kevin Sabet, co-fundador de Smart Approaches to Marihuana (SAM).

El experto también plantea que regular esta droga es abrirle la puertas a un negocio lucrativo, tal como sucedió con el tabaco y el alcohol; además, descarta que las operaciones del narcotráfico vaya a disminuir por estas medidas.

“No creo que si legalizamos la marihuana Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán se vaya a vender helados, él va a continuar porque no es adicto a la droga, es adicto al dinero”, advierte Sabet.

Conejillo de Indias

Entretanto, en la alcaldía de Denver ni las autoridades de Colorado cuentan con un estudio sobre el impacto social. Lo que sí es público son los ingresos. En el 2014, más de 70 millones de dólares en impuestos ingresaron a las arcas del estado relacionado al comercio de la marihuana.

John Hickenlooper, gobernador estatal, califica este hecho como uno de los experimentos sociales del Siglo XXI, en el que se está abriendo la brecha; sin embargo, sostiene que todavía están en la fase de prueba.

“Estamos haciendo todo lo que podemos para crear un sistema de comercio regular, que funcione y no queremos que sea peor que el alcoholismo”, manifiesta el gobernante. “El experimento no ha terminado”.

Entretanto, Jesús Sánchez, editor del periódico El Comercio, de Denver, y quien participó recientemente en el Bienal de las Américas realizado esta ciudad, observa que el consumo de la droga se ha convertido en algo popular en Estados Unidos; no obstante, espera que el informe a publicarse en enero de 2016 arroje datos reveladores para evaluar los resultados.

“Somos los conejillos de indias de Estados Unidos y esta experiencia va a servir para el debate que se está dando en otros estados, en ese sentido el consumo de la marihuana no se puede ver sólo desde la dimensión económica”, señala.

Impacto social

La Universidad de Texas en Dallas publicó un estudio, en el 2014, sobre criminalidad en los 50 estados del país, en el que tuvieron acceso a los reportes del FBI entre 1990 y 2006; asimismo, la investigación examinó el efecto de la legalización de la marihuana, en cuyo período se aprobó leyes para el uso medicinal en 11 estados.

De acuerdo a Robert Morris, profesor de criminología y uno de los autores del informe, sostiene que el estudio rompe con los mitos del incremento de crímenes y violencia a causa de la legalización de la marihuana medicinal.

“No representa una amenaza de un aumento de los crímenes violentos”, dijo el académico a The Huffington Post. “De hecho, para algunas formas de violencia [homicidios y asaltos] hubo un descenso después de aprobar la legislación”.

Punto de vista médico

Nora Volkow, directora del National Institute on Drug Abuse, cuestiona que las leyes penalicen el consumo de marihuana, cocaína o heroína. A su juicio, una persona adicta en vez de ir a la cárcel se le debe dar asistencia especializada. “La adicción es una enfermedad, la persona no escoge ser adicta. Ponerlo en la prisión no lo ayuda”, afirma.

En el caso de la marihuana asegura: “Produce adicción. El consumo cambia el funcionamiento del cerebro, de tal manera que el individuo pierde el control. Cuando alguien está intoxicado, la marihuana interviene con las áreas de la memoria, de allí que sea muy negativo para los jóvenes, les afecta en la capacidad de aprender”.

Uso legal

Desde 1996 a la fecha ya hay 23 estados y el Distrito de Columbia donde es legal utilizar la marihuana por razones médicas.

Los estados donde se usa esta droga para fines recreativos son: Colorado, Washington, Oregon, Alaska y el Distrito de Columbia.

En la actualidad, hay más de 10 estados con proyectos de ley para legalizar su uso en una u otra manera.

Ganancias

En el 2014 la venta de esta droga generó:

En la ciudad de Denver 12.65 millones de dólares.

En el estado de Colorado más de 70 millones.

En todo Estados Unidos ascendió a 2,700 millones.

Opiniones de líderes mundiales en el Bienal de las Américas en Denver

“Ha sido muy difícil para las personas con prescripción médica obtener suministros de marihuana, porque las alcaldías no podemos regular; tenemos un gobierno federal que actualmente se opone a la despenalización y a la legalización”.

NAHEED NENSHI

Alcalde de Calgary, Canadá

---

“En Sudamérica tenemos el caso de Uruguay, donde están en proceso de legalización de la marihuana; es un ejemplo que tenemos que analizar, para ver si es útil o no. Actualmente en Paraguay está penalizado el consumo de esta droga”.

IGOR PANGRAZIO

Embajador de Paraguay en EE.UU.

---

“Hay que colocar de antemano una serie de garantías, de modo que si tenemos que echar para atrás sea posible hacerlo. Mi idea es que se haga un pacto y pasado un tiempo se evalúa. Si el daño en la salud pública es mayor, puedes revertirlo”.

ANTANAS MOCKUS

Exalcalde de Bogotá, Colombia

 

 

 

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles
61°