Una universidad de California vende la píldora del día después a través de una máquina expendedora

Una universidad de California vende la píldora del día después a través de una máquina expendedora

Los estudiantes de UC Davis ahora pueden comprar anticonceptivos de emergencia de una máquina expendedora en el campus.

La máquina, instalada durante las vacaciones de primavera en el Centro de Actividades y Recreación de la casa de estudios, distribuye la píldora del día después, así como condones, pruebas de embarazo, tampones y medicamentos sin receta, por ejemplo Advil.

Con la máquina, llamada ‘Wellness to Go’ (o Salud para Llevar), UC Davis se unió a un puñado de otras universidades en todo el país que ofrecen la píldora del día después fuera del centro de salud de la escuela. Tanto la Universidad de Shippensburg, en Pennsylvania como Pomona College, en Claremont, venden la píldora en máquinas expendedoras. 

“Creo que la mayoría de los estudiantes universitarios son sexualmente activos en el campus, lo cual significa que debemos tener más recursos y más pláticas sobre estas cuestiones, para disminuir el estigma”, dijo el estudiante de último año Parteek Singh, de 21 años de edad, quien encabezó el movimiento para instalar la máquina expendedora.

Singh, un exsenador universitario, trabajó dos años con la oficina de servicios médicos de la escuela y las tiendas del campus para lograr la instalación de la máquina expendedora, señalaron las autoridades de UC Davis.  “Esta es una gran ciudad universitaria. Deberíamos tener estos recursos”, afirmó el estudiante.

Los anticonceptivos de emergencia comenzaron a estar disponibles para las mujeres de todas las edades sin necesidad de una receta a partir de 2013.  Durante su postulación, en 2015, al senado estudiantil, Singh prometió “hacer que las píldoras Plan B sean más asequibles y accesibles”.

La oferta original para la máquina expendedora fue rechazada por la administración, relató el alumno. En su lugar, los funcionarios escolares sugirieron vender la píldora anticonceptiva en la librería. “Los estudiantes ya de por sí se sienten incómodos comprándola... Imagínense tener que comprarla delante de otro alumno”, argumentó Singh. “Eso es problemático”.

Allí fue cuando se pensó en una máquina de bienestar, que ofrezca algo más que el anticonceptivo Plan B, por ejemplo productos de higiene femenina y medicamentos para alergias.

Los comentarios sobre la máquina expendedora han sido positivos, dijo Singh. Algunos estudiantes se han acercado y le han dado las gracias por su trabajo, resaltó.

Alumnos de otras universidades también lo han contactado y le han pedido su ayuda para conseguir máquinas similares en sus campus. “Realmente valoro el anonimato de contar con una máquina expendedora”, le dijo Georgia Savage, miembro de los Estudiantes Asociados de la UC Davis, al Sacramento Bee. “A muchos estudiantes les gusta estar libres de juicio y no sentir la presión de interactuar con personas”.

Sin embargo, algunos alumnos piensan que la máquina expendedora envía un mensaje equivocado. “Está promoviendo la idea de: ‘Oh, sí, puedes tener sexo inseguro porque luego tienes una opción de respaldo, y va a ser más barata que si la compras en una farmacia”, expuso Jordan Herrera, estudiante de UC Davis, a KTXL-TV. 

La máquina ‘Wellness to Go’ vende la píldora del día después por $30, que cuesta entre $40 y $50 en la mayoría de las farmacias. 

“Cada universidad debería explorar esto”, finalizó Singh.

 

Traducción: Diana Cervantes

Para leer la nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°