Una charter PUC en Nueva York hace eco de los problemas de Ref Rodríguez en Los Ángeles

Una charter PUC en Nueva York se hace eco de los problemas de Ref Rodríguez en Los Ángeles

Cuando la oficina del contralor del estado de Nueva York auditó recientemente una escuela charter en Rochester, Nueva York, los investigadores encontraron una serie de prácticas financieras preocupantes, incluyendo una supervisión inadecuada.

Uno de los problemas que los auditores señalaron fue que la escuela local había contratado su gestión financiera a la red nacional de charter de la que formaba parte, y la membresía en la junta de la escuela de Rochester y la junta de la red escolar se superponían.

PUC Achieve, de Rochester, es la única escuela fuera de California en la red de 18 charter de Partnership to Uplift Communities (PUC, por sus siglas en inglés) cofundada por el miembro de la Junta Escolar de Los Ángeles Ref Rodríguez. Él, junto con su cofundadora de PUC Schools, Jacqueline Elliot, fueron señalados por estar en ambas juntas directivas.

“Aunque no está prohibido por la ley, estas situaciones crean un conflicto de intereses”, escribió el contralor Thomas DiNapoli cuando la auditoría se publicó, en mayo.

Rodríguez tiene preocupaciones más apremiantes en Los Ángeles, donde enfrenta tres cargos de delitos graves y 25 de delitos menores, por presunto lavado de dinero de campaña.

Pero los problemas en Rochester hacen eco de algunas preguntas recientemente planteadas en Los Ángeles sobre la conducta de Rodríguez y las prácticas de gestión de PUC. Aquí, la propia PUC Schools presentó el mes pasado una queja por conflicto de interés contra Rodríguez ante la Comisión de Prácticas Políticas Justas de California.

La demanda acusó a Rodríguez, quien era un alto ejecutivo de PUC hasta que se unió a la Junta Escolar de Los Ángeles, en julio de 2015, de estar posiblemente en ambos lados de una serie de transacciones cuando al parecer autorizó unos $285,000 dólares en pagos a realizarse de las cuentas de PUC.

En Rochester, los supuestos conflictos son diferentes y el nivel de participación de Rodríguez no está claro. A través de un portavoz, el funcionario se negó a comentar sobre esta historia.

PUC Achieve abrió sus puertas en Rochester en 2014, donde comenzó con 87 alumnos de quinto grado y con ambiciones de crecer a 3,600 alumnos de K-12. Rodríguez fue parte de su junta hasta enero de 2017.

En la auditoría del contralor, la presencia de Rodríguez y Elliot en ambas juntas -aunque se recusaron en algunas votaciones- fue vista como un problema porque la escuela local contrató a PUC National para que brindara servicios de administración financiera.

El auditor concluyó que el acuerdo se interponía en el camino de la evaluación de la junta local a las finanzas escolares, así como la calidad y el costo de los servicios de PUC National.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), en una carta de advertencia del 23 de octubre enviada a PUC, señaló su propia preocupación de larga data sobre la membresía compartida en las juntas regionales y la de PUC National. Cuando el distrito planteó por primera vez esto, hace dos años, Elliot y Rodríguez abandonaron los directorios locales de PUC en Los Ángeles. En Rochester, Elliot permanece en ambas funciones; Rodríguez ya no es miembro de ninguna de las juntas.

Los directorios superpuestos no son poco comunes en las redes de escuelas charter, pero la práctica tiene críticos, incluso entre algunos partidarios de estas instituciones. “Eso no es una buena práctica y no debería suceder”, afirmó Greg Richmond, presidente y director ejecutivo de la Asociación Nacional de Autorización de Escuelas Charter, que asesora a los organismos gubernamentales que aprueban o niegan las peticiones de estas entidades.

La auditoría de Nueva York halló que el acuerdo entre PUC Achieve y PUC National “no contó con supervisión adecuada” y dejó a los miembros de la junta con sede en Rochester posiblemente sin conocimiento de un déficit operativo de $470,000, de un presupuesto de $2.24 millones, durante el primer año de la escuela. En última instancia, PUC National compensó la diferencia hasta que PUC Achieve pudiera devolver el dinero.

DiNapoli destacó otro problema: uno de los fideicomisarios de la escuela era gerente e inversionista de una compañía que ayudó a organizar la hipoteca de la charter; el fideicomisario se benefició indirectamente del contrato de arrendamiento de la escuela, señaló la auditoría.

A diferencia de la mayoría de las escuelas de PUC en Los Ángeles, la de Rochester también ha tenido problemas académicos. Un informe presentado en julio, de su autorizador, el Instituto de Escuelas Charter de la Universidad Estatal de Nueva York, criticó su bajo rendimiento. Si no mejora dramáticamente, la licencia de PUC Achieve podría “correr el riesgo de no ser renovada”, afirmó Joe Belluck, un fiduciario del instituto.

Los administradores señalaron que los informes exageraban los problemas, y que ellos ya estaban en recuperación financiera y en cuanto a captación de alumnos. “Este es un tiempo de transición”, aseguró Robert Zimmerli, director ejecutivo de la escuela.

 

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°