Un nuevo comienzo para mí

Un nuevo comienzo para mí

Cuando la gente me pregunta acerca de los estudiantes de primera generación, lo primero que me viene a la mente son los padres de estos alumnos, esos padres que no son de los Estados Unidos y no tuvieron la oportunidad de asistir a la universidad. Sus hijos entonces se identificarían como de primera generación; los primeros en sus familias nacidos en los EE.UU.

Además, también serían los primeros en hacer todo aquello que sus padres no pudieron lograr cuando eran adolescentes. A menudo, estos padres pueden haber venido al país sin educación, y desafortunadamente no tuvieron la oportunidad de inscribirse en la escuela porque probablemente necesitaban buscar un trabajo.

Ser estudiantes de primera generación en la universidad no es nada fácil; estos jóvenes deben descubrir todo por sí mismos ya que no tienen a nadie que los ayude. Maniobrar el sistema educativo ya es bastante difícil, pero para los estudiantes de primera generación, parece casi imposible.

Sus padres no pueden ayudarlos porque no entienden cómo funciona la educación postsecundaria. Los estudiantes de primera generación deben buscar recursos y orientación para inscribirse en las instituciones de educación superior y para obtener información sobre ayuda financiera, así como opciones de carrera, requisitos de elegibilidad, opciones de vivienda y mucho más.

De más está decir que estos alumnos pasan por muchas dificultades para lograr su objetivo y enorgullecer a sus padres. Ellos podrán decir, triunfalmente: “Lo logré”.

Un ejemplo perfecto de las dificultades que enfrentan los estudiantes de primera generación involucra a mi hermana, porque ella fue la primera en mi familia en asistir a la universidad. Actualmente asiste a Cal State Long Beach y estudia para convertirse en ingeniera química, y muchas veces me dijo lo difícil que fue para ella solicitar su ingreso y tratar de obtener becas para pagar su educación. Tuvo que encontrar a alguien que la ayudara con todo eso porque mis padres simplemente no podían hacerlo. Tuvo que prestar especial atención y ser proactiva en todo momento para asegurarse de cumplir con todos los plazos.

Ahora que es mi turno de solicitar ingreso a la universidad, mi hermana está capacitada para ayudarme; ella no quiere que me sienta estresada por el proceso de solicitud, tal como ella lo estuvo. Quiere que siga sus pasos y sea la próxima en tener una educación universitaria y una carrera profesional. Tengo toda la intención de seguir su consejo porque quiero ser un modelo a seguir para mis hermanos menores, así como ella se ha convertido en mi modelo a seguir.

La primera generación son aquellos que hacen las cosas primero en su familia. Ello puede hacerlos sentir estresados, porque es posible que no sepan qué hacer y que sus padres no puedan ayudar, pero siempre hay alguien en la escuela que dará consejos. Todo se puede lograr si se pone pleno esfuerzo en lo que se desea lograr.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°