Un campamento especializado para que los estudiantes prueben sus habilidades en la construcción de robots

Un campamento especializado para que los estudiantes prueben sus habilidades en la construcción de robots

Addison Ritner meticulosamente insertó piezas de LEGO en la base de lo que sería un robot. A veces las piezas encajaban, otras era necesario desmontar algunas antes de avanzar. 

Addison, de 11 años, es una de los estudiantes inscritas en el campamento

Lego Robo-Camp, de una semana de duración, organizado en la Biblioteca Buena Vista Branch en colaboración con el FRC Team 980 ThunderBots, un equipo comunitario formado por alumnos de secundaria de Burbank, Glendale y escuelas cercanas, que compiten en la región de Los Ángeles mediante la construcción de robots que realizan comandos. 

Los participantes fueron divididos en ocho grupos y aprendieron a armar y programar robots usando Lego Mindstorms.

Este viernes deberán poner a prueba sus robots al colocarlos sobre un tapete de juego impreso, con una serie de desafíos. El robot del grupo que sortee exitosamente los obstáculos y acumule más puntos, ganará premios. 

Este lunes, los estudiantes realizaron una lluvia de ideas y tomaron contacto con el programa Lego Mindstorms que utiliza bloques visuales, los cuales representan una serie de codificación. Una serie de bloques visuales impulsa a un robot a avanzar, detenerse, girar y levantar objetos. Un bloque puede realizar una variedad de comandos.

Los niños adquirirán mayor confianza en sus habilidades a lo largo de la semana, estimó Ethan Geodfrey, de 16 años, capitán del equipo de verano del FRC Team 980, y agregó que algunos se quedan “pegados a la computadora” con suficiente confianza para “manejar todo para el equipo”. 

Robin Dorfman, asesor de los ThunderBots, dijo que el objetivo es inculcar un interés en la robótica a una edad temprana, para que los estudiantes y los padres puedan animar a las escuelas a implementar programas técnicos en sus planes de estudio. “Es mejor establecer una base en los alumnos desde el principio y guiarlos en sus estudios hacia carreras [de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas], [donde] estarán mejor preparados para el nuevo futuro”, manifestó. 

Fue la primera vez que Addison trabajaba con Lego Mindstorms. Aunque por momentos estaba frustrada, reconoció que el programa la empujó a seguir intentando. Eventualmente tomó la iniciativa de ayudar a ensamblar el robot para su grupo. 

Otro participante, Andrew Molina, de 10 años, aprendió rápidamente a trabajar el componente de programación. Mientras su equipo trabajaba en el montaje de su robot, Andrew comenzó a experimentar con los bloques visuales, y afirmó que “fue bastante fácil” una vez que aprendió a manejarlo. “Estoy feliz de estar aquí”, dijo. “Durante toda mi vida sólo quise hacer robots, y creo que son realmente geniales”.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°