Un año después de su debut, el programa de Glendale College que capacita laboralmente a adultos autistas es un éxito

El programa de Glendale College que capacita laboralmente a adultos autistas es un éxito

James Molien pasó años tomando clases de negocios en Glendale Community College, pero tenía que conseguir un trabajo de tiempo completo.

Este residente de Glendale, de 27 años de edad, aceptaba entonces empleos a tiempo parcial para ganar dinero y ayudar a mantener a su madre y su abuela. La presión aumentaba, ya que se esperaba que él fuese el sostén de la casa.

El hombre se sintió aliviado cuando un amigo le habló sobre un programa puesto en marcha un año atrás en Glendale College. La Uniquely Abled Academy ofrece capacitación para que los adultos funcionales con autismo puedan operar máquinas de control numérico computarizado y trabajar como programadores y aprendices de maquinista.

La academia es una colaboración entre Glendale Community College y el Uniquely Abled Project, que trabaja con educadores, organizaciones sin fines de lucro y corporaciones para contratar a adultos autistas en empleos bien remunerados y de alto rendimiento. 

Ahora, un año después del debut de la iniciativa, ocho de los 13 alumnos que la completaron han conseguido empleos a tiempo completo como operadores de control numérico computarizado, mientras que dos de ellos decidieron seguir otras carreras, detalló Ivan Rosenburg, fundador del proyecto con sede en Valley Village, en 2013.

El segundo grupo se graduó este mes y sus miembros pronto comenzarán a buscar trabajo. 

“Cuando vi este programa pensé que era una manera de salir del agujero en el cual estaba”, manifestó Molien, quien tiene síndrome de Asperger. “Los empleadores están felices al ver que eres una persona educada, pero no les importa a menos que tengas habilidades practicables. El programa realmente me ayudó con eso”.

Molien trabaja como técnico de torno en Solar Precision Products Inc., en Burbank. “Ahora estoy en una posición mucho mejor. Por fin tengo dinero”, dijo.

El éxito de la academia en la colocación de adultos autistas en la fuerza laboral “valida la perspectiva original” de que a estas personas les puede ir “extraordinariamente bien” en el mundo de la fabricación, expresó Rosenburg, un consultor administrativo para empresas aeroespaciales y manufactureras, quien comenzó el proyecto después de preguntarse qué harían sus dos adolescentes autistas después de graduarse de la preparatoria. También quería modificar el paradigma social de “la discapacidad” a “capacidades excepcionales”. 

Así, se dio cuenta de que había una gran demanda de operadores de control numérico computarizado y utilizó sus contactos para ver qué empresas estarían interesadas en colaborar.

Marcel Becker, coordinador de empleo en la oficina de Glendale del Departamento de Rehabilitación, afirmó que la transición de los graduados a los puestos de trabajo de nivel inicial ha sido “realmente imperceptible”, porque “la necesidad estaba allí”. 

Björn Paulsson contrató a dos graduados del programa para su empresa con sede en Van Nuys, Paulsson, Inc., que se especializa en servicios de exploración de petróleo y gas, y produce equipos de fibra óptica para investigaciones geofísicas.

Sus empleados ayudan a manejar las máquinas de control numérico computarizado que fabrican aplicaciones para monitorear terremotos. “Están deseosos de aprender, son muy cooperativos y están muy bien informado sobre las máquinas”, aseguró Paulsson. “Es, en general, muy bueno para todos”.

El hombre tomó la decisión de reclutar graduados del programa porque tiene familiares con necesidades especiales. Uno de los estudiantes recientemente terminó un período de prueba de seis meses en la empresa.

Paulsson planea contratar más empleados de la Uniquely Abled Academy. “Hay un buen grupo de empleados dentro de la comunidad autista. He visto lo que pueden hacer”, expresó.

Por su parte, Rosenburg comentó que se le han acercado padres de familia con lágrimas en los ojos después de las ceremonias de graduación, para decirle que sus hijos hallaron “un propósito en la vida”. Actualmente, agregó, trabaja en los planes para abrir más academias en un futuro próximo.

Actualmente se aceptan solicitudes para el próximo programa de 16 semanas, que se realizará del 28 de agosto al 13 de diciembre. Las clases serán de 8 a.m. a 3:15 p.m., de lunes a jueves. 

Para obtener más información, visite uniquelyabledproject.org.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°