¿Por qué California no tomó medidas enérgicas contra los médicos que están contra la vacunación?

¿Por qué California no tomó medidas enérgicas contra los médicos que están contra la vacunación?

Hace un año, parecía que los funcionarios de California juzgarían severamente a los médicos y padres de familia que se mostraran reacios a vacunar a los niños.

El estado acababa de implementar una de las leyes de vacunación más estrictas de la nación. El consejo médico amenazó con retirar la licencia del Dr. Robert Sears, una celebridad en la comunidad antivacunación.

Un escéptico de las vacunas calificó el caso contra Sears como “un cañonazo de advertencia para todos los médicos”.
Pero hasta el momento, ningún médico, incluyendo a Sears, fue castigado por escribir exenciones innecesarias. La represión que muchos previeron nunca se materializó.

A los defensores de la salud pública todavía les preocupa que los médicos extiendan exenciones inapropiadas para que los niños no se vacunen. La cantidad de pequeños exentos se triplicó el año pasado y se presentaron docenas de quejas contra galenos ante la Junta Médica de California.

Pero la forma en que la ley del estado aborda las exenciones médicas ha creado un desafío para los funcionarios, dicen los expertos, puesto que libra la decisión de permitir que un niño omita sus vacunas completamente al médico.

Algunos sitios web dirigidos a padres de familia preocupados por el tema sugieren que los médicos podrían escribir exenciones para aquellos pequeños que tengan antecedentes familiares de asma, diabetes, eccema o TDAH.

“¿Es un abuso? Por supuesto que lo es”, afirmó la profesora de derecho de UC Hastings Dorit Reiss. “La ley confirió discreción a los médicos y, por supuesto, eso significa que ellos pueden abusar de esa discreción”.

La dura ley de inoculación de California se aprobó en 2015, después de un brote de sarampión originado en Disneylandia. Los funcionarios de salud señalaron que el brote se alimentó de un gran número de niños no vacunados.

La nueva norma, conocida como SB 277, evita que los padres citen creencias religiosas u otras para evitar la vacunación de sus hijos. Ahora, los menores deben tener una nota del médico si no presentan sus vacunas.

Miles de padres que habían citado creencias personales para evitar las inmunizaciones llevaron a sus hijos a vacunarse después de que la ley entrara en vigor, lo cual aumentó las tasas generales de inmunización.
Pero algunas escuelas continúan teniendo tasas peligrosamente bajas de niños vacunados, en gran parte porque muchos estudiantes obtuvieron nuevas exenciones médicas.

“Todavía hay sectores donde ese número es más bajo”, informó la Dra. Charity Dean, oficial de salud del condado de Santa Bárbara, “y esos sectores son vulnerables”.

En 58 escuelas del estado, 10% o más de los alumnos de preescolar presentaron exenciones médicas el otoño pasado. Los doctores sostienen que, como máximo, el 3% de las personas podría tener una razón válida para no tolerar las vacunas, como una alergia a la gelatina, o porque están en tratamiento con quimioterapia.

En el condado de Santa Bárbara, Dean creó un programa para ayudar al personal escolar a revisar los formularios de exención. Pero sólo pueden verificar si realmente hay una firma del médico en el formulario, o si éste especificó si la exención es para una inmunización o para todas, no el motivo de la exención en sí. “Nuestro papel como departamento de salud pública no es evaluar si una razón médica es válida o no”, aseguró Dean.

En el marco de la ley de California, ningún organismo regulador tiene la responsabilidad de verificar la validez de las exenciones. Los médicos tampoco deben seguir criterios específicos al momento de decidir si un niño califica para ello, más allá de su propio juicio profesional.

“Es muy delicado”, expuso el Dr. Jay Gordon, pediatra de Santa Mónica. “Mi interpretación de una razón de salud válida puede ser diferente a la de otro médico”.

En línea, algunos médicos anuncian, a cambio de un honorario, sus evaluaciones de la elegibilidad para una exención. Muchos enumeran las razones por las que un niño podría calificar, incluyendo el asma y las afecciones de la piel, como la psoriasis, que según los expertos no es razón suficiente para no soportar una inmunización.

“Hay algunos médicos realmente inescrupulosos”, manifestó el Dr. James Cherry, profesor de investigación de la UCLA y editor principal del “Textbook of Pediatric Infectious Diseases” (Manual de enfermedades infecciosas pediátricas).

En Virginia Occidental, uno de los otros dos estados que prohibió las exenciones por creencias personales, los funcionarios estatales deben aprobar todos los formularios de exención médica. La proporción de niños en Virginia Occidental con ellas es cuatro veces menor que en California.

¿Qué puede hacer la junta médica?

La acusación de la junta médica contra Sears indicaba que el galeno no había obtenido un historial detallado de vacunas y reacciones preexistentes antes de determinar que un niño de dos años debía estar exento de otras inoculaciones.

Sears afirmó que el niño había sufrido reacciones graves a las vacunas y que necesitaba una exención, según el abogado del especialista, Richard Jaffe.

Pediatra en el condado de Orange y una de las voces más importantes de la comunidad antivacunación, Sears tiene una audiencia ante la junta médica programada para mayo próximo. La junta podría suspender su licencia o tomar otras medidas disciplinarias si encuentra irregularidades.

Además de la queja que inició la investigación de Sears, otras 51 denuncias se entablaron contra médicos acusados de escribir indebidamente exenciones en los últimos tres años, según Jennifer Simoes, jefe de legislación de la junta médica estatal. Alrededor de la mitad fueron investigadas y cerradas sin ninguna acción disciplinaria, mientras que otras siguen pendientes, informó.

La investigación de los casos puede llevar años, destacó Reiss, la profesora de derecho. Debido a que son los padres quienes las solicitan, es poco probable que presenten quejas contra el médico. Una circunstancia inusual tendría que sacar el problema a la luz, expuso.

Joshua Rice presentó una denuncia ante la junta médica el año pasado alegando que su exesposa había obtenido exenciones médicas de Sears, a cambio de honorarios, para sus dos hijos mayores.

En la denuncia, Rice escribió que sus hijos, que ahora tienen nueve y 10 años de edad, no tienen alergias ni antecedentes familiares que vuelvan a las vacunas peligrosas para ellos. Sin embargo, su exesposa obtuvo cartas de Sears para excusarlos de todas ellas, escribió (la madre de los menores se negó a comentar). Más aún, Rice denunció que Sears nunca conoció o examinó a los niños.

Sears negó haber otorgado exenciones médicas sin una visita en persona al consultorio, y afirmó a través de su abogado, mediante un correo electrónico, que “requiere una exhaustiva evaluación en persona antes de considerar tal exención”.

Los médicos temen ‘arriesgarse’

Algunos padres resaltaron que la atención sobre Sears y otros doctores ha asustado a los médicos.

Rebecca Estepp, quien es parte de un grupo de defensa que se opone a la ley SB 277, destacó que su hijo mayor tuvo una reacción grave a una vacuna, que le generó una inflamación de su cerebro. La mujer teme que otros miembros de la familia puedan tener la misma predisposición genética.

Para Estepp, algunos médicos han dejado de extender excepciones, incluso por razones válidas. Desde que la ley entró en vigor, se han presentado dos quejas ante la junta médica contra galenos que se negaron a emitir exenciones de vacunación, de acuerdo con los funcionarios de la junta. “Tienen demasiado miedo a arriesgarse y, posiblemente, a exponerse y ser examinados”, consideró Estepp.

El senador estatal Ben Allen (D-Santa Mónica), uno de los coautores de la norma, llamó a la junta médica después de enterarse de que algunos médicos habían recibido cartas sobre las pautas establecidas por la ley. Algunos doctores consideraron dichas notas como una advertencia. “El hecho es que no necesitamos una tasa de vacunación del 100%, sólo necesitamos aumentar las cifras”, señaló Allen.

“Ciertamente no apoyaré ningún intento de la junta para tratar de intimidar a los médicos”.

Los funcionarios de la junta médica no confirmaron el envío de dicha nota.

Gordon, el pediatra de Santa Mónica, acordó en que algunos médicos están conmocionados por las acciones de la junta médica, pero señaló que el mensaje de aprobación del gobernador Jerry Brown para la ley SB 277 especifica que las exenciones se dejan a “juicio y criterio del médico”.

Gordon piensa que la norma suprime injustamente los derechos de los padres, por lo cual está haciendo todo lo posible para respetar sus deseos, dijo. “La ley lo pone completamente a mi discreción, hace que la decisión sea mía. Eso no me parece correcto, pero puedo vivir con ello”, aseguró.

¿Qué escuelas tuvieron la mayor cantidad de exenciones médicas?
Los jardines de infantes de California con las tasas de exención médica más altas el año pasado están clasificadas a continuación. Busca tu escuela en la base de datos en línea de The Times »

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer este artículo en ingles, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
87°