Los estudiantes de preparatoria se están graduando a buen ritmo, pero ¿están listos para su futuro?

Los estudiantes de preparatoria del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) se están graduando a tasas más altas que nunca. Pero es demasiado pronto para saber si estos alumnos van a completar la educación de nivel superior o tener éxito en el mercado de trabajo.

Ahora, uno de los nuevos miembros de la Junta Escolar quiere tratar de responder estas preguntas recopilando y publicando mucha más información, tanto sobre los graduados como sobre los estudiantes actuales.

El martes, la junta del LAUSD votará sobre una resolución que le daría a la superintendente cuatro meses para compilar un informe sobre las tendencias de los estudiantes, que va mucho más allá de la tasa de graduación e incluiría el desempeño preescolar, el éxito en una serie de pruebas estandarizadas y los logros en la universidad, la capacitación profesional y los programas vocacionales.

“Estamos progresando mucho en las tasas de graduación de la escuela preparatoria, pero a medida que seguimos caminando hacia esa graduación del 100%, no podemos olvidarnos de la preparación para la universidad y la carrera”, afirmó la miembro de la junta Kelly Gonez, quien escribió la resolución. “Tenemos que asegurarnos de que nuestros diplomas signifiquen que los chicos están preparados para el éxito a largo plazo”.

Algunos de estos datos están disponibles. Por ejemplo, un reciente análisis de las tasas de persistencia universitaria para los graduados de la preparatoria del LAUSD encontró que aunque alrededor del 70% de los graduados se inscribieron en carreras universitarias de dos o cuatro años dentro del año de graduarse, sólo una cuarta parte obtuvo un título dentro de los seis años. Pero el seguimiento más reciente de seis años disponible para ese estudio fue de los graduados del LAUSD en 2008.

La resolución ordena al distrito a establecer asociaciones para asegurar que el progreso de los graduados del LAUSD se rastree a través de las instituciones de educación superior en California.

El distrito escolar ha experimentado un fuerte aumento en las tasas de graduación en los últimos años, gracias a una campaña de “todos manos a la obra” encabezada por la nueva superintendente, Michelle King.

Sus esfuerzos incluyeron la creación de polémicos “cursos de recuperación de créditos” para ayudar a los estudiantes a reponer clases rápidamente para graduarse a tiempo. Algunos cuestionan el rigor de estos cursos, y si los alumnos que los toman realmente logran dominar el tema abordado.

El miembro de la junta George McKenna copatrocinó la resolución y pidió a Gonez que incluyera una medida para ordenar a la superintendente que evalúe la posibilidad de pagar para que todos los estudiantes tomen el examen PSAT cada año en los grados 8 al 10, antes de que se les sea requerido como estudiantes de tercer año de preparatoria. Esa sería una forma de combatir la inequidad en los resultados escolares, sugirió McKenna en la reunión de la Junta Escolar del 22 de agosto pasado. Los alumnos más ricos tienden a obtener preparación para los exámenes PSAT y SAT en los grados anteriores, por lo cual tienen una ventaja sobre los que lo ven por primera vez en el 11º grado. “No se espera que los niños lo aprueben en el octavo grado, pero sí queremos exponerlos a ello”, dijo McKenna durante la reunión. “Para cuando llegan al 11º ya lo han visto varias veces, entonces no se desmayas cuando escuchan: ‘Listo, comiencen’”.

Se trata de una de varias medidas que la superintendente necesitaría investigar -y determinar los costos- si se aprueba la resolución. También pide centros universitarios en cada escuela preparatoria y una plataforma en línea que proporcione a los estudiantes ayuda con la solicitud a la universidad y la transición de la preparatoria.

Más allá de reunir los datos en un único lugar, Gonez quiere que los profesores y los padres puedan verlo, afirmó. La resolución también le pide a la superintendente que examine la factibilidad de hacer que todos los datos estén disponibles públicamente en línea, e incluirlos en los planes para mejorar las escuelas. “Los padres de familia deben tener la información completa acerca de cómo se están desempeñando sus escuelas, y ser capaces de compararlas”, resaltó Gonez.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group