La lección de hoy: los maestros no deben mentir en las reclamaciones por discapacidad

Una maestra local aprendió una dura lección este mes, cuando un juez la envió a la cárcel y le ordenó pagar $92,000 en restitución por fraude al seguro de discapacidad.



Sheila Marie Green, quien vive en Lake Elsinore, se declaró culpable de dos cargos de fraude de seguros después de que los fiscales la acusaran de presentar reclamaciones sobre varias pólizas que pagan beneficios por lesiones e imposibilidad de trabajar. En ese momento, Green también cobraba un sueldo como maestra del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).
 
En esta situación, Green le robaba a tres compañías aseguradoras, pero sus acciones son parte de un conjunto de comportamientos fraudulentos relacionados con reclamos falsos de discapacidad. 

El LAUSD hace un esfuerzo concertado para perseguir a los empleados que podrían engañar al sistema, a menudo a través de reclamos de compensación falsificados o exagerados.



Desde 2003, las investigaciones internas del distrito han derivado en 27 arrestos, que resultaron en 23 condenas y una absolución. Tres casos están pendientes. El distrito ganó reclamaciones de restitución por un cuarto de millón de dólares durante ese tiempo, pero no está claro que esa inversión cubra el costo de las investigaciones.
 
El principal beneficio del mayor control puede ser la disuasión, expuso el abogado general del distrito, Dave Holmquist. “Publicamos estos arrestos y condenas”, afirmó.



En total, el segundo sistema escolar más grande del país paga $100 millones al año en reclamos a través del sistema de compensación para trabajadores supervisado por el estado. Los empleados lesionados deben concurrir a médicos aprobados por el distrito, quienes establecen límites estrictos sobre cuánto tiempo una lesión podría impedir que una persona se ausente de su trabajo. Una empresa privada revisa las reclamaciones y el distrito despliega investigadores a través de su oficina de administración de riesgos e inspector general.
 
Green, de 48 años, trabajó de manera diversa como maestra sustituta o de tiempo completo en la división de adultos del LAUSD desde 2001 hasta mediados de 2017, según los registros del distrito.

Pasó más tiempo como empleada en Carson High School y el Friedman Occupational Center, en el extremo sur del centro de la ciudad, y renunció bajo presión a raíz de los cargos en su contra, precisó Holmquist.



La oficina del fiscal de distrito del condado de Riverside y los investigadores, tanto de las compañías de seguros privadas como del LAUSD, tomaron parte en el caso.

Desde 2013 hasta 2016, Green falsificó la firma de un empleado de nómina del LAUSD, para documentar falsamente que estaba demasiado lesionada para trabajar.

Durante una requisa de su vehículo, los investigadores encontraron documentos con la firma falsificada del empleado de nómina, así como papeles con numerosas firmas de “práctica” de ese trabajador.



Además de la restitución, el juez de la Corte Superior del Condado de Riverside, Helios Hernández, condenó a Green a dos años en la cárcel del condado y seis años de supervisión obligatoria.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, visite:
 
http://www.latimes.com/local/lanow/la-me-edu-teacher-disability-fraud-20171219-story.html

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group