Exdecano de la escuela de medicina de la USC atendía a pacientes después de usar metanfetamina

Puliafito atendía a pacientes después de usar metanfetamina, confirmaron los investigadores

Durante más de un año, mientras era decano de la escuela de medicina de la USC, el Dr. Carmen Puliafito abusó de las drogas en los días en que trabajaba como oftalmólogo en las instalaciones de la universidad y “regresaba a su consultorio médico para atender a los pacientes a pocas horas de haber usado metanfetamina”, sostiene una investigación estatal.

Puliafito consumió heroína, metanfetamina y otras drogas casi a diario en el campus de la Escuela de Medicina Keck y otros sitios, además de suministrar sustancias a otras personas, incluyendo un adolescente y un paciente en un centro de tratamiento de adicciones, según un documento que detalla los resultados de la investigación realizada para el Consejo Médico de California.

Un artículo de Los Angeles Times publicado en julio desencadenó la indagación estatal. El tema puede tener graves implicaciones tanto para Puliafito, quien podría perder su licencia médica, como para la reputación de la universidad, que mantuvo a una persona problemática en uno de sus puestos más importantes y sensibles.

Arthur Caplan, director fundador de la División de Ética Médica en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, calificó de “nefasta letanía” la presentación del consejo médico que describió la supuesta mala conducta de Puliafito, y dijo que el tema se encuentra entre los peores casos que ha visto contra un galeno. “Un comportamiento deplorable tras otro”, sentenció Caplan.

Puliafito, un oftalmólogo de renombre que dimitió como decano el año pasado, no pudo ser localizado para obtener sus comentarios en este artículo. El abogado que lo representa ante el consejo médico no respondió los mensajes de este medio.

La USC recibió quejas sobre el alcoholismo de Puliafito y el trato abusivo a sus colegas, pero los administradores se manifestaron sorprendidos por las revelaciones de su uso de drogas. “Como hemos señalado previamente, hasta julio de este año ningún líder universitario estaba al tanto de ningún comportamiento ilegal o ilícito por parte de Carmen Puliafito, y hasta la fecha no ha habido problemas ni quejas relacionadas con la atención a los pacientes. Una vez que la universidad tuvo conocimiento de su comportamiento ilícito, se le retiró de inmediato de su función de cuidado de pacientes y ya no es empleado por esta casa de estudios”, afirmó el miércoles el portavoz de la USC, Charles Sipkins, en un comunicado.

En los documentos, la directora ejecutiva del consejo médico, Kimberly Kirchmeyer, retrató a Puliafito como un adicto y como un facilitador de la adicción. Entre febrero de 2015 y noviembre de 2016, el oftalmólogo usó drogas con un círculo de adictos, prostitutas y otros delincuentes. La conducta persistió después de su renuncia como decano, en marzo de 2016, mientras siguió practicando la medicina como miembro de la facultad, de acuerdo con las fechas descritas en el archivo.

Después del informe de The Times, los investigadores entrevistaron a las personas que solían asistir a fiestas con Puliafito y revisaron fotos y videos del médico usando drogas y socializando con el grupo.

El exdecano, que ganaba más de un millón de dólares al año en la USC, compraba drogas para los miembros del grupo, cita el documento.  Entre aquellos a quienes les proporcionaba sustancias a menudo se encontraba un adolescente de Huntington Beach, Charles Warren, de acuerdo con documento que identifica al joven como “C.W”. Puliafito compró metanfetamina y pipas para fumar la droga para Warren cuando éste tenía 17 años, confirma el documento.

En una entrevista con The Times, Warren, ahora de 19 años de edad, afirmó que nunca había probado ninguna droga más allá de la marihuana cuando el médico le dio metanfetamina. Recordó haber visitado a Puliafito en su despacho de decano en la USC, y luego haberlo acompañado a un estacionamiento del campus para fumar metanfetamina.

En el transcurso de 18 meses, Puliafito también proporcionó metanfetamina, gamahidroxibutirato (GHB) y heroína a Sarah, la hermana de Warren, de 22 años, de acuerdo con el documento. The Times escribió previamente sobre la presencia del médico en una habitación de un hotel de Pasadena en marzo de 2016, cuando Sarah Warren sufrió una sobredosis y fue llevada a un hospital.

Sarah Warren declaró ante los investigadores estatales que en el momento de su sobredosis Puliafito escondió una bolsa de heroína, metanfetamina y GHB en una escalera del hotel, según los documentos. La investigación del estado descubrió que, antes de la sobredosis, Puliafito cubrió algunos de los costos de la rehabilitación con hospitalización para Sarah Warren, identificada como “S.W.”, pero “también le envió drogas adictivas” mientras recibía tratamientos.

La joven le dijo a The Times que Puliafito le enviaba drogas por correo, escondidas en paquetes de dulces Skittles. En un centro de rehabilitación de Malibú le entregó metanfetamina camuflada en un estuche de gafas de sol, detalló.

Los hermanos Warren y sus padres contrataron al abogado de alto perfil Mark Geragos en relación con su contacto con Puliafito.

La USC prohibió a Puliafito su presencia en el campus y las instalaciones médicas de la universidad a raíz del informe de este medio. El galeno entregó voluntariamente su licencia médica el mes pasado, en medio de una investigación del Departamento de Asuntos del Consumidor del estado, que llevó a cabo la indagación en nombre del consejo médico. En el documento, presentado en Sacramento la semana pasada, Kirchmeyer, la directora ejecutiva del consejo médico, solicita a la junta que celebre una audiencia disciplinaria para revocar o suspender la licencia del exdecano.

La obtención y el uso de drogas ocupaban “una gran cantidad de tiempo” en la vida de Puliafito, señalan los documentos. Mientras estaba encargado de supervisar a cientos de estudiantes de medicina y miles de miembros del profesorado como decano, pasaba “casi todos los días, incluyendo las jornadas hábiles, usando drogas y conduciendo para encontrarse con Sarah Warren”, destaca la presentación.

Los investigadores descubrieron que Puliafito escribió recetas para ambos hermanos Warren para varias drogas no adictivas, y que presentó a Sarah Warren en el campus como su sobrina. También tenía un compartimiento secreto en su auto para las drogas.

Él y sus conocidos a menudo festejaban en hoteles, y “como resultado de conductas y comportamientos indisciplinados, incluyendo daños a las habitaciones debido al consumo de drogas”, Puliafito fue expulsado de hoteles en Pasadena y otros lugares, según el expediente.

 

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°