En medio de enfrentamientos radicales y anti inmigrantes, los programas de estudios étnicos florecen en las escuelas públicas

Programas de estudios étnicos florecen en las escuelas públicas

Mientras los debates públicos giran en torno a "Dreamers", el muro fronterizo del presidente Trump y Black Lives Matter, el estudio de la raza y la etnia está en auge en las escuelas públicas.

A nivel nacional, los estados y los sistemas escolares están perfeccionando, expandiendo o adoptando cursos que exploran la historia, la literatura y la política a través de los ojos de las personas que no son blancas. Los programas, que hasta hace poco fueron prohibidos en Arizona y ridiculizados como anti-americanos, están prosperando en lugares inesperados. Algunos distritos están haciendo obligatorios los estudios étnicos, tanto para blancos como para minorías.

"En nuestro contexto político actual, especialmente con el presidente, ha habido una gran ganancia en el estudio crítico de la raza y la etnia, y el deseo de que los estudiantes se vean reflejados en lo que están aprendiendo", dijo Julia Jordan-Zachery, profesora en Providence College en Rhode Island y presidente de la Asociación Nacional para Estudios Étnicos. "El interés es anterior a Trump, pero está creciendo ahora. Es una forma de darle la vuelta al guión sobre lo que tradicionalmente se supone que es la enseñanza".

Es un cambio profundo desde hace solo siete años, cuando el cierre de un programa de estudios Méxicoamericanos en Tucson causó revuelo nacional.

En mayo pasado, el gobernador de Indiana, Eric Holcomb, quien asumió el puesto del vicepresidente Mike Pence, firmó una ley que exige que cada escuela preparatoria ofrezca una clase electiva de estudios étnicos o raciales cada año. La medida se produjo después de años de intentos fallidos para obtener leyes similares en los libros. ¿Qué cambió? Los republicanos se unieron con los demócratas y pidieron que las clases sean optativas en lugar de un requisito para graduarse. Los estudiantes necesitan la "oportunidad de tomar una clase que se relacione con sus experiencias y herencia", dijo en ese momento el representante republicano Robert Behning, co-patrocinador del proyecto de ley.

Líderes de Indiana de la Asociación Nacional para el Avance de Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), lanzó un agresivo esfuerzo de cabildeo, impulsado en parte por tiroteos policiales contra estadounidenses desarmados.

En junio, la gobernadora de Oregon, Kate Brown, firmó un proyecto de ley que exige estudios étnicos para todos los estudiantes de escuelas públicas entre el jardín de infantes y el 12 ° grado. Al igual que en Indiana, los grupos raciales minoritarios, envalentonados en parte por una serie de crímenes de odio en uno de los estados más blancos del país, estaban detrás del cambio.

La ley obliga a los educadores de Oregon a ver dónde fallan "reconocer las historias, las contribuciones y las perspectivas de las minorías étnicas y las minorías sociales". Incluye a las mujeres, las personas con discapacidad, los refugiados, los inmigrantes y las personas LGBTQ entre las "minorías sociales".

También en junio pasado, el consejo escolar de Seattle dijo que se incluirá estudios étnicos en los planes de estudios de sus escuelas luego de estar bajo presión de la NAACP.

Mientras que las campañas previas para establecer programas de estudios étnicos en EE. UU. se enfocaron en grupos minoritarios, la NAACP de Seattle presentó un caso diferente, afirmando en su sitio web: "Los cursos de estudios étnicos benefician a los estudiantes blancos, que desproporcionadamente tienen el privilegio de desconocer las realidades del racismo". El argumento fue similar en la ciudad mayoritariamente negra y latina de Bridgeport, Connecticut, donde el pasado octubre los administradores escolares decidieron que para graduarse los estudiantes deben tomar una clase de medio año en estudios afroamericanos, estudios caribeños / latinoamericanos o un curso sobre raza para graduarse.

"Incluso en lugares donde no ha florecido completamente, se están tomando medidas para incorporar estudios étnicos", dijo Jordan-Zachery. Eso incluye a Kansas y Texas, donde los legisladores están impulsando medidas que instituirían las clases de estudios mexicano-americanos y las de otros grupos étnicos.

"Durante gran parte de la historia de la educación en los EE. UU., hemos sido eliminados y borrados en los libros de texto", dijo Georgina C. Pérez, una demócrata latina en la Junta de Educación del estado de Texas. A través de estudios étnicos, dijo, "estamos recuperando nuestra historia".

Los estados y las ciudades están siguiendo a California, donde los funcionarios de educación están estandarizando lo que se enseña en las clases de estudios étnicos después de los programas altamente promocionados en San Francisco, San Diego y Los Ángeles.

Los estudios étnicos surgieron de los derechos civiles y los movimientos anticoloniales de los años sesenta. La Universidad Estatal de San Francisco fue pionera, con su Facultad de Estudios Étnicos que se lanzó en 1968. UC Berkeley abrió un departamento de estudios étnicos un año después. En 1994, Berkeley High School se convirtió en una de las primeras escuelas preparatorias públicas de la nación en ofrecer estudios étnicos.

Una clave para muchos programas es su lista de lectura. En la escuela primaria Barack y Michelle Obama en St. Paul, Minnesota, los niños de una clase de estudios afroamericanos leyeron "Desmond and the Very Mean Word", una historia basada en la infancia del futuro arzobispo anglicano Desmond Tutu en el apartheid de Sudáfrica.

En la preparatoria John O'Connell en San Francisco, los estudiantes de noveno grado de estudios étnicos observan cómo las noticias y los medios de entretenimiento retratan a las minorías, y leen sobre la autobiografía de la nacionalista negra Assata Shakur y las memorias de Eddie Huang sobre su experiencia como asiáticoamericano,"Recién llegado en barco".

En la clase de estudios étnicos de Sarah Rodríguez en Santa Monica High School, una clase reciente giraba en torno a estudiantes discutiendo activismo contra la gentrificación en Boyle Heights, donde galerías de arte y cafeterías han atraído a blancos y a ricos recién llegados a Boyle Heights, un barrio tradicionalmente de la clase obrera mexicanoamericano.

Los activistas celebraron el año pasado después de que una organización de arte sin fines de lucro llamada PSSST cerró debido a las críticas de que estaba ayudando a desplazar a los locales.

Rodríguez le dijo a los 17 estudiantes, una mezcla de segundo, tercer y cuarto año, que debatieran sobre un blog de Boyle Heights que sugería que el aburguesamiento se consideraba como una forma de violencia racista del Estado.

Ella les preguntó a los estudiantes si estaban de acuerdo en que la transformación de un vecindario, a menudo impulsada por políticas gubernamentales que se ajustan a los intereses comerciales, podría describirse de esa manera. Algunos dijeron que sí. Algunos dijeron que la respuesta no fue tan simple, especialmente después de que vieron un documental sobre una artista latina que elogió la llegada de las galerías y dijo que el vecindario ahora era más seguro que cuando ella creció allí.

"La clase realmente te reta a que pienses en tu identidad por ti mismo", dijo Diana Hernández, una estudiante mexicoamericana de segundo año. "Nos ayuda a tener más sentido de lo que estamos aprendiendo durante el día escolar".

A nivel nacional, los partidarios de los estudios étnicos dicen que conducen a mejores calificaciones y tasas de graduación. Con frecuencia citan un estudio de la Universidad de Stanford 2016 que evalúa el programa piloto de estudios étnicos del Distrito Escolar Unificado de San Francisco entre 2010 y 2014. El estudio encontró que los estudiantes que tomaron cursos de estudios étnicos, incluidos muchos provenientes de familias de bajos ingresos, mostraron en general mejores resultados que otros estudiantes.

Las tasas de asistencia de los estudiantes de estudios étnicos fueron 21 puntos porcentuales más altas, ganaron más puntos para la graduación y sus promedios de calificaciones aumentaron en 1.4 puntos. Los estudiantes lograron los mayores avances en ciencias y matemáticas, y los niños y estudiantes latinos mostraron las mejores mejoras.

Jr Arimboanga, un profesor de estudios étnicos en John O'Connell High, una de las escuelas en el estudio de San Francisco, dijo que la confianza y las habilidades de estudio han aumentado entre los estudiantes que han tomado las clases.

"Cuando se mira la historia mundial tradicional que muchos de nuestros estudiantes toman, el libro de texto es la narración dominante", dijo Arimboanga. "Se enfoca en una experiencia eurocéntrica. Las personas de color se mencionan de manera negativa o simplificada. La experiencia afroamericana solo comienza con la esclavitud y olvida la rica historia anterior en África. Los estudiantes latinos y mexicoamericanos a menudo tienen un párrafo sobre la guerra mexicanoamericana, pero no se lee nada sobre la experiencia nativa de los pueblos latinx antes del colonialismo".

Su plan de estudios incluye una proyección de "Precious Knowledge", un documental de PBS sobre la lucha por los estudios mexicoamericanos en Tucson. El distrito escolar de Arizona cerró el programa en 2012 después de que los funcionarios del estado amenazaron con retener más de $ 14 millones por violar una ley recientemente aprobada que prohíbe los cursos diseñados para un grupo étnico particular o que se considera que alimenta el sentimiento antiestadounidense.

Entonces, Arizona superintendente de Educación John Huppenthal dijo que una clase de Tucson que observó -donde una imagen del Che Guevara colgaba en una pared y dijo que una conferencia describía a Benjamin Franklin como racista- parecía antiblanca. Los niños "entendieron el marco que se estaba presentando: que los hispanos son los oprimidos y los caucásicos son los opresores. Eso es muy preocupante", le dijo a Los Ángeles Times en ese momento.

En respuesta, el distrito introdujo un programa de enseñanza "culturalmente relevante" que no entraba en conflicto con la ley pero permitía clases sobre el gobierno y la historia con las perspectivas de México y los afroamericanos.

En agosto, un juez federal en Phoenix declaró la prohibición de estudios étnicos inconstitucional, diciendo que violaba el derecho de la 1ra. Enmienda de los estudiantes latinos a recibir información e ideas. En diciembre, el mismo juez prohibió a Arizona que hiciera cumplir la ley, y citó la cruzada de Huppenthal contra los cursos.

Los partidarios de los estudios étnicos elogiaron la decisión, con la esperanza de que estimularía el crecimiento de dichos programas en los EE. UU.

Pero en Arizona, el tema sigue siendo delicado. Funcionarios de educación del estado dijeron que quieren preservar elementos de la prohibición. Los fideicomisarios del Distrito Escolar Unificado de Tucson, aunque el juez federal les dio luz verde, suspendieron la reanudación de los cursos de estudios mexicano-americanos el mes pasado.

"Mientras crece en California y en otros lugares, sigue siendo un tema controvertido", dijo la miembro de la junta escolar Kristel Foster, quien patrocinó la propuesta para permitir los estudios mexicoamericanos. "En todas las elecciones, la gente sigue preguntando por los estudios mexicoamericanos. La prohibición ya no existe y las cosas se han movido en muchos lugares a nivel nacional, pero todavía tiene un efecto aquí".

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°