El LAUSD puede clonar buenas escuelas, pero ¿cuáles son los ingredientes necesarios?

El concepto suena sencillo: tomar una buena escuela, averiguar qué sucede en ella para que sus estudiantes tengan éxito, y volver a recrear esos conceptos para clonar los buenos resultados en otros lugares.

La replica (Replication), tal como se llama este proceso, se ha convertido en una palabra de moda entre las escuelas charter de todo el país a medida que éstas amplían sus redes con la promesa de lograr el alto rendimiento de las escuelas existentes en las nuevas.

¿Podría funcionar la misma idea para las escuelas públicas? El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) tendrá ahora la oportunidad de averiguarlo.

En abril pasado, el distrito recibió dos subvenciones de $750,000 para probar esta clonación. La Junta Escolar votó la semana pasada para aprobar los proyectos.

Las subvenciones son polémicas porque provienen de Great Public Schools Now, una organización sin fines de lucro relativamente nueva, está estrechamente asociada con la iniciativa de ampliar rápidamente el número de escuelas charter en Los Ángeles. El grupo expresó hasta ahora una promesa de dinero para expandir los buenos programas del LAUSD, aunque algunos críticos sostienen que se trata de gestos simbólicos para las escuelas públicas, mientras que el crecimiento de las charter sigue siendo el objetivo real del grupo.

El distrito empleará el dinero de la subvención para abrir una nueva escuela magneto en King/Drew Medical High School of Medicine and Science, en Willowbrook, y una escuela temática tradicional que sigue el modelo de Public Service Community High School, en la zona de Florence-Firestone.

Así que, ¿cuáles son los elementos cruciales de una escuela que deberían duplicarse? En la reunión de la Junta, las características clave de uno de los proyectos provocaron cierto debate.

¿Es la libertad? 

Public Service Community High es una escuela piloto, lo cual significa que los maestros tienen una mayor influencia en la gobernanza de ésta de lo que tendrían en una escuela tradicional. Aunque los profesores están sindicalizados, las escuelas piloto tienen mayor flexibilidad en el presupuesto, los calendarios y la contratación.

Pero la escuela que se creará a su imagen con la ayuda del dinero de la subvención, en el sitio de Charles Drew Middle School, será una de formato tradicional, orientada a un tema de servicio público.

En la reunión de la Junta Escolar, llevada a cabo la semana pasada, Kelly Gonez, una de los nuevos miembros del cuerpo, expuso que valía la pena examinar si las características particulares de las escuelas piloto son importantes para el éxito de Public Service Community High. “Si duplicamos lo que ha funcionado... pero no lo hacemos en la forma de una escuela piloto, entonces ¿cómo funcionará eso en la práctica?”, se preguntó Gonez en una entrevista posterior. “¿Cómo nos aseguramos de lograr esa cultura de participación entre maestros?”.

Nick Melvoin, su nuevo compañero miembro de la Junta, expresó preocupaciones similares en la reunión y señaló que espera “que reflexionemos realmente sobre el aspecto que hace que cada escuela funcione”. 

Tanto Gonez como Melvoin terminaron votando a favor de los proyectos. Los dos forman parte de la nueva mayoría respaldada por las charter, y ganaron sus puestos con la ayuda de importantes fondos de campaña de los partidarios de esas escuelas.

La mayoría de las charter de Los Ángeles no están sindicalizadas, lo cual hace que sea más sencillo despedir a sus docentes. “Las reglas anticuadas” sobre la contratación y despido de los maestros “pueden limitar la capacidad de una escuela para innovar”, afirmó Melvoin en una entrevista. “El modelo piloto está impulsado por los docentes, pero tiene algunas flexibilidades sobre  cómo los maestros y directores pueden trabajar juntos... Me gustaría ver más de eso en el distrito”, manifestó.

 

¿Es el tema?

Por su parte, los funcionarios del distrito han identificado las cualidades a replicar más allá de las libertades de una escuela piloto. El informe del distrito a la Junta mencionó el énfasis de Public Service Community High en la escritura y el comportamiento positivo, así como las evaluaciones frecuentes para una mejor adaptación de la enseñanza a las necesidades de los estudiantes.

La escuela, que contó con alrededor de 540 estudiantes el año pasado y es un 96% latina, se desempeñó mucho mejor que el promedio del distrito en las pruebas estandarizadas de inglés del estado, pero peor en matemáticas, un área en la cual sólo el 13% de los alumnos durante 2016 cumplió con los estándares estatales. La clase de 2016 logró una tasa de graduación de 86.7%, superior al promedio del distrito, de 77%.

El nuevo campus, que se abrirá en el año escolar 2018-2019, mantendrá a los alumnos en el camino correcto con su tema de servicio público, oportunidades de pasantías y alianzas con colegios comunitarios, detalló Christopher Downing, superintendente del Distrito Local Sur del LAUSD. Los estudiantes podrán realizar prácticas en el Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles y otros lugares de trabajo, aprender sobre la abogacía a través del servicio comunitario y asistir a clases con un enfoque de servicio público. “Parte de su éxito está alineado con su tema”, expresó Downing, que lleva “a una mayor participación de los alumnos, generó un programa educativo más fuerte y ha tenido éxito académico”.

Myrna Castrejón, directora ejecutiva de Great Public Schools Now, aseguró que a la organización no le importa si la nueva escuela es piloto o no. “Para nosotros, la cuestión central es el diseño de la escuela”, dijo. “¿Existe un modelo específico e intencional, que tiene una misión muy clara y al cual todos los recursos y esfuerzos de la escuela están alineados?”.

¿Qué dice la investigación? 

Ha habido algunas iniciativas para utilizar la replicación para importar las mejores prácticas de una escuela a otra. El profesor de Harvard Roland Fryer examinó lo que ocurrió cuando se incorporaron elementos de charter de alto rendimiento en escuelas públicas de baja performance en Houston. En un estudio de 2014, Fryer encontró que las técnicas importadas probablemente contribuyeron a mejorar el rendimiento matemático en Houston y otros dos distritos.

En ese informe, en consonancia con las mejores prácticas de las charter, los estudiantes pasaron más tiempo en la escuela y recibieron más atención personalizada. Además, los líderes escolares se basaron en los datos e implementaron “una cultura de expectativas altas”. Las escuelas también tuvieron una afluencia de nuevos maestros y directores, lo cual sugiere que el control sobre la dotación de personal era un tema importante.

Los resultados del estudio sugirieron también que la formación continua del profesorado y la retroalimentación pueden ser vitales para el éxito de estos programas. “No hay manera de separar qué aspecto particular de la reforma puede explicar el éxito que lograron”, estimó Sarah Cohodes, profesora  adjunta de educación y políticas públicas de la Universidad de Columbia, quien ha estudiado la replicación.

El LAUSD intenta hacer algo diferente a la iniciativa de Houston y otros mediante la reproducción de elementos de escuelas particulares, en lugar de depender de un gran conjunto de datos y prácticas seleccionadas de muchas instituciones educativas, explicó Cohodes. El enfoque del LAUSD es “más parecido a un experimento”, dijo, en el cual parecen estar diciendo: “Aquí hay algunas cosas que creemos que son exitosas. Vamos a duplicarlas y ver qué pasa”.

 

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group