El FBI no ha podido entrar en el teléfono celular del asesino de la iglesia de Texas

El FBI no ha podido entrar en el teléfono celular del asesino de la iglesia de Texas

El FBI no ha podido acceder al teléfono del pistolero de la iglesia de Texas, dijeron el martes funcionarios de esa agencia, expresando su frustración con la industria tecnológica, al tiempo que intentaban reunir pruebas sobre el motivo de Devin Kelley para matar a 26 feligreses en un pequeño pueblo a las afueras de San Antonio.

"Con el avance de la tecnología en los teléfonos las fuerzas del orden público, ya sea a nivel estatal, local o federal, no pueden acceder a estos teléfonos", dijo Christopher Combs, agente especial a cargo del FBI en la oficina de San Antonio.

Combs se negó a decir qué tipo de teléfono tenía Kelley, "porque no quiero decirle a todos los tipos malos qué teléfono comprar".

La información se produjo al tiempo que los investigadores continuaron recorriendo la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, donde Kelley disparó cientos de rondas y dejó 15 cargadores de munición vacíos después de su ataque del domingo.

La negativa del FBI a identificar al fabricante del teléfono contrasta con su disputa pública con Apple luego del tiroteo en San Bernardino en 2015 que dejó 14 muertos.

En ese caso, los investigadores querían acceder al iPhone 5C del pistolero Syed Farook, con la esperanza de que el dispositivo proporcionara información sobre posibles cómplices o redes terroristas.

Apple desafió una orden judicial para ayudar a descifrar el código de acceso del teléfono, argumentando que establecería un precedente que comprometería la seguridad de miles de millones de clientes.

El FBI finalmente pagó $ 1 millón a una empresa privada para eludir a Apple, obtener acceso al teléfono de Farook y abandonar su demanda contra el gigante tecnológico.

La tensión entre las agencias de la ley y la industria tecnológica sobre el encriptamiento, sigue siendo tan alta como siempre.

El director del FBI Christopher Wray dijo el mes pasado que los agentes federales seguían buscando acceso a 6,900 dispositivos móviles.

"Para decirlo suavemente, este es un gran problema", dijo Wray. "Afecta las investigaciones en todos los ámbitos: narcóticos, trata de personas, antiterrorismo, contrainteligencia, pandillas, crimen organizado, explotación infantil".

A principios de mes, el procurador general adjunto, Rod Rosenstein hizo un llamado a las compañías de tecnología para que construyan un "cifrado responsable" que permita el acceso solo con autorización judicial.

Las empresas tecnológicas desconfían de tales solicitudes. El gobierno, particularmente el Departamento de Seguridad Nacional, ha demostrado ser vulnerable a los hackers. Y si la legislación de los Estados Unidos finalmente obliga a las empresas a proporcionar el acceso a sus dispositivos, abundarán los temores de que países no democráticos como China, harán lo mismo.

"Incluso si resuelves el problema de confianza con el gobierno, entonces tienes un problema con dónde trazar la línea" con otros países, dijo Robert Cattanach, un ex abogado del Departamento de Justicia que se especializa en ciberseguridad para la firma de abogados Dorsey & Whitney.

Cattanach dijo que era probable que el FBI no hubiera nombrado al fabricante del teléfono de Kelley porque parecía improbable que Kelley tuviera cómplices. Había una mayor sensación de urgencia con Farook debido a las preocupaciones de que podría estar actuando en nombre de un grupo terrorista.

"No se puede ir a un juez y argumentar que hay una amenaza futura como en San Bernardino", dijo. "¿Entonces qué van a hacer? La vergüenza pública no funcionó con Apple ", dijo Cattanach.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°