Editorial. Contenga la indignación, la Junta del LAUSD merece un gran aumento

Editorial. Contenga la indignación, la Junta del LAUSD merece un gran aumento

El aumento de sueldo que un panel independiente le acaba de otorgar a la Junta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) es impresionante, sin lugar a dudas. La compensación anual de los miembros se ha casi triplicado, y aquellos con dedicación de tiempo completo recibirán un aumento de $45,627 a $125,000.

El público lógicamente podría ver esto como una locura; y sin dudas lo es. En un distrito escolar que apenas logra reunir su presupuesto anual, donde las necesidades de los estudiantes ascienden a mucho más que el ingreso de dólares, donde la Junta sin dudas ha cometido un montón de graves errores, las personas en cargos superiores de repente verán florecer su salario y llegar a nuevos niveles confortables.

Y sin embargo, eso es lo correcto.

Se podría discutir sobre la cantidad exacta: ¿Debería un miembro de la Junta ganar lo mismo que los docentes más experimentados? ¿Tanto como un director? ¿Más que un legislador estatal? ¿Tiene que ser un salario de seis cifras, el punto límite simbólico para los ingresos más selectivos? Estas son preguntas que deben, mejor, dejarse en manos del panel de compensación que tomó la decisión, un comité que no está sujeto a la jurisdicción de la Junta Escolar y que no gana nada al establecer una cifra generosa.

Pero cualquiera sea la suma específica, un aumento salarial importante está pendiente hace mucho tiempo; de hecho, esta página ya lo afirmó hace cuatro años. Las escuelas de Los Ángeles no son lo que eran hace un par de décadas. La Junta no sólo es responsable por las seis o siete horas de clases diarias que proporcionan las escuelas del distrito a más de 600,000 niños y adolescentes, una gran labor por sí misma.  También supervisa el cuidado extraescolar, los centros para padres y cierta atención médica básica. También es un gran comedor infantil que suministra más de la mitad de los alimentos de la semana para muchos de sus estudiantes mediante el programa de desayunos y almuerzos más grande del país.

Pagar a los miembros de la Junta lo mismo que perciben los maestros principiantes -a quienes se les garantiza un aumento de sueldo a medida que adquieren experiencia, a diferencia de los miembros electos de este grupo- siempre fue una idea que parecía noble en papel pero que tenía poco sentido en el mundo real. 

El distrito ha logrado involucrar a más padres de familia en la educación de sus hijos, pero eso significa que los padres esperen un servicio atento por parte de sus miembros electos de la Junta cuando no puedan obtener satisfacción a nivel escolar.

La Junta fue criticada justificadamente por muchos, incluidos nosotros, por diversos errores durante años, pero eso no significa que sus miembros no trabajen arduamente para sus electores. Por el contrario, lo hacen largas horas, a veces muchas noches y fines de semana. La única miembro de la Junta en los últimos años que tuvo un empleo externo de tiempo completo, Tamar Galatzan, una fiscal delegada de la ciudad de Los Ángeles, perdió su asiento en gran parte porque sus electores la consideraron no disponible y menos involucrada. En otras palabras, al público quizá le guste decir que esto debe ser un trabajo a tiempo parcial, pero realmente quiere una participación de tiempo completo.

Los miembros de la Junta Escolar han salido adelante con sus pequeños salarios de varias maneras. Algunos, aunque trabajan largas horas para el distrito, sólo han recibido salarios de trabajo a tiempo parcial, de alrededor de $25,000 dólares, y suplementado el dinero con trabajos externos (si continúan recibiendo dinero externo, el sueldo de trabajo a tiempo parcial que recibirían del distrito aumentaría a $50,000.) Otros han contado con recursos personales o apoyo familiar; tres de los actuales miembros de la Junta son administradores escolares jubilados con pensiones.

Pero los candidatos a la Junta Escolar no deberían tener que ser adinerados o jubilados para competir por una banca. Es particularmente difícil para los docentes actuales, que entienden las necesidades educativas de Los Ángeles a nivel del terreno, comprometerse a un puesto de cuatro años que podría extenderse a términos adicionales.

Debido a conflictos de intereses y tiempo tienen que renunciar a sus empleos de enseñanza para un puesto que, hasta ahora, ha sido muy mal pagado. Un buen sueldo también podría atraer una mayor cantidad de padres de familia trabajadores al distrito, una voz que podría ser bien utilizada por la Junta. Por el lado negativo, aumentar el salario de tiempo completo $20,000 por sobre el de los legisladores estatales, el comité de compensación podría haber convertido los asientos de la Junta Escolar del distrito en otra parada en el circuito de los políticos de carrera.

Este es el distrito más grande del país con una Junta electa. Su trabajo se extiende más allá de los alumnos y sus familias, los empleadores -que encontrarán a los egresados dignos o no de ser contratados- y la mayor economía regional que depende de tener una fuerza laboral bien educada para atraer buenos empleos a la zona.

Si los miembros de la Junta no hacen bien su trabajo, merecen ser expulsados en las próximas elecciones. Pero mientras cumplen con su cargo, sus salarios deben reflejar la naturaleza exigente del trabajo.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°