Detrás del debate: todos los cambios a las reglas para las escuelas charter de Los Ángeles

Detrás del debate: todos los cambios a las reglas para las escuelas charter de Los Ángeles

Los líderes de las charter de Los Ángeles consiguieron la semana pasada cambios a las reglas bajo las cuales operan, después de presionar al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD).

Los estudiantes, dicen, se beneficiarán con las modificaciones. Pero algunos funcionarios del distrito sostienen que era mejor para los niños que estas escuelas no obtuvieran todo lo que querían.

A continuación, un vistazo a aquello que el distrito acordó cambiar, en dónde cedieron las charter y qué podría suceder a continuación.

Servicios a estudiantes discapacitados

Con cambios

La regla: una escuela charter “se reserva el derecho” de trabajar con una agencia que no sea el LAUSD para proporcionar o pagar por servicios a estudiantes discapacitados.

La mejor forma de educar a las personas con discapacidad ha sido durante mucho tiempo un punto de discordia. Aunque todas las escuelas públicas tienen la obligación de proporcionar educación gratuita y apropiada a todos los alumnos, ni el gobierno estatal ni el federal proporcionan los fondos necesarios para cubrir los gastos adicionales que ello genera, especialmente para aquellos con discapacidades de moderadas a severas.

Algunas charter han sido acusadas de dificultar que los estudiantes con discapacidad se inscriban o permanezcan en sus programas. Otras fueron criticadas por servir principalmente a aquellos con discapacidades más leves, cuya educación cuesta menos.

El LAUSD extrae una parte del costo para los alumnos más caros, esencialmente gravando a las charter que participan en su programa regional de educación especial. El distrito puede proporcionar clases para estudiantes con discapacidades más inusuales y supervisar los propios esfuerzos de las charter. Pero bajo la ley estatal, estas escuelas no tienen que usar el programa del LAUSD y pueden, en cambio, apelar a los servicios de cualquier agencia de educación del estado.

Hace varios años, un grupo importante se inscribió en la Oficina de Educación del Condado de El Dorado, varios cientos de millas al norte. Los funcionarios de El Dorado insistieron en que proporcionaron una supervisión sólida de los programas de educación especial de las charter, y no exigieron que estas escuelas con sede en Los Ángeles pagaran una parte por los estudiantes que no atendían. Así, las charter ahorraron dinero mientras que El Dorado recibió una ganancia inesperada de las cuotas pagadas.

El LAUSD eventualmente logró traer a la mayoría de estas charter de regreso al redil, en parte al demandar menos financieramente de ellas, pero también al agregar normas que dificultaron que las charter contrataran los servicios de otras agencias, como El Dorado. A estas escuelas les preocupaba que sus autorizaciones no fueran renovadas si no contrataban con el LAUSD.

Los cambios en las reglas logrados la semana pasada detallaron el derecho de una charter a contratar los servicios de una agencia que no sea el LAUSD para la educación especial.

Los críticos temen que los operadores de charter ahora tengan la libertad de buscar agencias más baratas, independientemente de los estándares. De hecho, según la ley estatal, ya tenían esa opción.

Los líderes de charter insisten, por su parte, en que el cambio era necesario para evitar que el distrito los presionara para pagar por programas de educación especial que consideran inadecuados o demasiado caros.

El LAUSD podría perder severamente si muchas charter ahora buscan otras opciones para cubrir sus requisitos de educación especial.

Los poderes del inspector general

Sin cambios

La regla: las charter están “sujetas a auditoría por parte del LAUSD, que incluye, entre otros, la auditoría de la Oficina del Inspector General del Distrito”. Las charter “cooperarán con cualquier... indagación y/o investigación realizada por el Distrito y/o la Unidad de Investigación de la Oficina del Inspector General”.

Las charter querían limitar la autoridad del inspector general para investigar. Se quejaron de que tales investigaciones eran secretas, onerosas y tan indefinidas que, a veces, duraban varios años.

El momento parecía oportuno para impulsar el cambio, después de que el control de la junta escolar pasara en julio a una mayoría elegida con un gran apoyo financiero de los patrocinadores de escuelas charter.

Pero en el acuerdo de la semana pasada con el distrito, los líderes de las charter no insistieron en este punto. Los acontecimientos recientes actuaron en contra de ellos: dos investigaciones de larga data del inspector general que parecen perpetuarse. Celerity Educational Group fue allanado por el FBI. Y PUC Schools, cofundada por el miembro de la junta Ref Rodríguez, contactó a los reguladores locales y estatales alegando que Rodríguez tenía conflictos de interés cuando autorizó una serie de pagos mientras estaba empleado allí. El miembro de la junta enfrenta ahora cargos criminales no relacionados por supuesto lavado de dinero político, aunque ha negado cualquier delito.

Por ahora, el inspector general Ken Bramlett conserva su autoridad formal, pero no cuenta con protección laboral para el servicio civil. Los miembros de la junta que quieran responder a las quejas de las charter también podrían usar el presupuesto para recortar sus actividades.

Seguir las políticas del distrito

Con cambios

La regla: las escuelas charter deben cumplir con las políticas del distrito relacionadas con las charter y que sean “adoptadas mediante la acción de la Junta”. El distrito compilará una lista de tales políticas para el 1º de abril de 2018 y los cambios anuales deberán ser aprobados por la Junta de Educación.

Este nuevo lenguaje podría ser el más importante. Antes, al menos en principio, se esperaba que las charter siguieran todas las políticas del distrito. Ahora deberán seguir sólo aquellas requeridas por la ley o que la junta escolar -cuya mayoría fue elegida con un importante apoyo de los defensores de estas escuelas- vote para aplicar.

Antes, los administradores de la división de charter del distrito podían cambiar las reglas de estas instituciones según su propio juicio y experiencia profesional. La junta escolar podía anular sus decisiones, pero rara vez lo hizo. Ahora, cualquier propuesta de modificación debería ser aprobada por una junta escolar que es más simpatizante con las charter.

Con esta apertura, las charter también podrían apoyarse en los miembros de la junta para votar por cambiar otras reglas. Por ejemplo, algunas se oponen a tener que cumplir con el enfoque del distrito con respecto a la disciplina estudiantil. Bajo el compromiso de la semana pasada, todavía están sujetas a estas políticas del distrito, pero ahora tienen una forma de eludir éstas y otras reglas.

Límites en el espacio arrendado de los campus

Eliminado

La regla: los acuerdos que permiten que las charter usen el espacio disponible en los campus “se limitarán a un año escolar” y los acuerdos plurianuales separados “no excederán los cinco años”.

Estos límites ahora han sido eliminados, lo cual podría permitir que las charter se conviertan en instalaciones permanentes en los campus del distrito que están utilizando.

En la reciente lucha sobre las reglas, las charter se opusieron principalmente a los esfuerzos del distrito para imponer reglas que iban más allá de la ley estatal. Pero cuando se trataba de su uso de los campus del distrito, querían que el LAUSD hiciera más de lo que exige la ley estatal.

Bajo la ley estatal, los distritos escolares deben hacer que las aulas y otras instalaciones del campus estén disponibles para las charter de una manera “razonablemente equivalente” a lo que se ofrece a las escuelas tradicionales. Pero estas ofertas de espacio sólo tienen que ser válidas un año a la vez.

Las charter se han quejado de que el distrito realmente no quiere compartir espacio y han tenido que pelear, a veces en los tribunales, para hacer valer sus derechos legales al respecto. Los padres de los estudiantes en las escuelas tradicionales, por otra parte, a menudo se quejan de que tener escuelas charter en sus campus obliga a recortes en los programas para sus hijos.

De las 224 charter independientes en el LAUSD, 89 ocupan espacio propiedad del distrito, según la Asociación de Escuelas Charter de California, y hay muchas más que querrían hacerlo. Cuarenta y nueve de las charter actualmente en propiedades del distrito están allí bajo los acuerdos de un año establecidos conforme a la ley estatal, mientras que otras han acordado una ocupación más estable, a veces prácticamente permanente.

Bajo las reglas revisadas, el distrito también se compromete a resolver las disputas sobre el espacio del campus más rápidamente. Esto podría proporcionar más estabilidad para las charter que intentan planificar para el próximo año escolar.

Flexibilidad del seguro

Añadido

La regla: las escuelas charter ahora pueden cumplir con mayores requisitos de seguro mediante la agrupación o un “programa de auto-seguro” aprobado.

El LAUSD fue azotado en los últimos años por reclamos legales por mala conducta sexual y otros problemas. Para evitar verse afectado por demandas similares derivadas de problemas en las charter -sobre las cuales el distrito tiene un control limitado- el LAUSD les exigió la compra de un seguro más costoso.

Las charter protestaron por los costos, que consideraron exorbitantes.

El compromiso es que estas escuelas ahora pueden obtener mejores tarifas comprando en grupos. También pueden “autoasegurarse”, lo cual significa que pueden comprometerse a pagar dichos reclamos ellas mismos. El LAUSD retendrá la autoridad para aprobar o rechazar estos arreglos alternativos.

 

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°