Mike Feuer: Procurador de la Ciudad

Después de la actitud histriónica de Carmen Trutanich y la falta de juicio y el egoísmo de Rocky Delgadillo, Mike Feuer está en camino de convertirse en el mejor Procurador de la Ciudad que ha tenido Los Angeles en décadas. Ha mejorado la calidad del trabajo en su atribulada oficina de más de 500 abogados y ha hecho lo que está a su alcance para encontrar soluciones aplicables para los fastidiosos estancamientos legales que han plagado a la ciudad desde hace muchos años. Comenzó su cargo con fuerza, aunque aún puede hacer más.

 

El trabajo que realiza Feuer es francamente un poco extraño. Es un abogado encargado de defender a la ciudad en contra de demandas y de proporcionar asesoramiento legal para los funcionarios de la ciudad, pero ¿quién es realmente su cliente? En papel, es la entidad municipal que es la ciudad de Los Angeles, pero en la práctica es el Alcalde, el Concejo Municipal, los departamentos de la ciudad y en ocasiones lo empleados de la ciudad. Sin embargo, a pesar de que son los clientes no lo contratan y no lo pueden despedir. Es un funcionario electo, instalado o derrocado por el electorado y responsable de ellos — pero sólo hasta un cierto punto, porque los votantes no son sus clientes y no están en condiciones para juzgar el trabajo legal cotidiano que son las preocupaciones diarias de su oficina. La oficina que más se acerca en comparación podría ser el Fiscal General electo de California.

 

En esa tarea básica, Feuer ha destacado. Ha infundido una ética de trabajo y una medida de orgullo en su personal. Encargado, bajo la Proposición 47 del año pasado, con enjuiciar miles de crímenes que previamente habían sido manejados por el Fiscal del Distrito, rápidamente hizo que su oficina estuviera al corriente. Varios jueces entrevistados por el Times han señalado un aumento en la preparación y la capacidad de los abogados de la ciudad adjuntos de Los Angeles en sus tribunales civiles y penales. Los funcionarios del Ayuntamiento han citado una diferencia de día y noche entre la calidad y la puntualidad que ahora hay en los proyectos y los documentos en comparación con aquellos producidos antes de que Feuer asumiera su cargo.

 

Restauró el programa fiscal de vecindario, el cual había sido cortado durante la crisis presupuestaria y, al hacerlo, regresó a la acción a una tropa de solucionadores de problemas que se hacen cargo de los conflictos de los vecindarios, las molestias y los delitos de bajo nivel antes de que se salgan de las manos.

 

La misma orientación fue clara en su búsqueda para forjar un acuerdo con los hospitales para impedir que saquen a los pacientes que no tienen a dónde ir cuando son dados de alta. Mostró su independencia y su defensa en nombre del público, al emitir opiniones públicas sobre la aplicabilidad de las restricciones de las carteleras — y ofreciendo una gama de opciones — aun cuando sus clientes en el Concejo Municipal podrían haber preferido una opinión que fuera más complaciente para sus partidarios en la industria de la señalización.

 

Su enfoque comprometido es un buen ejemplo del tipo de cosas que un procurador de la ciudad electo puede y debe proporcionar más allá de la mera competencia que se espera de un despacho de abogados sólido o un abogado asignado. Feuer ofrece liderazgo y una cierta destreza política, insistiéndoles suavemente al Consejo y al Alcalde al exponer las oportunidades, pero sin cruzar la frontera hacia su territorio.

 

Sobre las personas sin hogar, un tema lleno de desafíos políticos, sociales y legales, Feuer ha tomado algunas medidas — ofreciéndole al Consejo una gama de opciones, por ejemplo, sobre el retiro de los artículos voluminosos que se encuentran en las calles y las aceras mientras todavía preservando los derechos de propiedad de los dueños sin hogar. El viernes, anunció un programa para agilizar el proceso para eliminar las multas de delitos menores para las personas sin hogar y para conectarlos con los servicios vitales. Aun así, con respecto al difícil tema de las personas sin hogar, la calificación de Feuer debe ser “incompleta”, porque le falta mucho camino por recorrer (al igual que para otros funcionarios de la ciudad) para dirigir a la ciudad hacia una solución viable.

 

Hay áreas donde debería estar más comprometido y agresivo. Debe demostrar un compromiso más firme para investigar el fraude de horas extras y compensación de los trabajadores por parte de los trabajadores de la ciudad, enviando los casos de delitos graves al fiscal del distrito, enjuiciando los delitos menores y asesorando a los departamentos de la ciudad sobre cómo prevenir estos tipos de problemas. Si puede ir detrás de Wells Fargo Bank por supuestamente victimizar a los clientes con cargos ilegales — lo cual puede y debe hacer — también puede y debe defender a los residentes y a los contribuyentes de Los Angeles de los abusos por parte de la fuerza laboral de la ciudad. Si tales abusos son en su mayoría folclore, debe decirlo, y si son reales, debe tomar acción.

 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°