Los Óscar: Una noche sin Trump

Los Óscar: Una noche sin Trump

A Donald Trump nunca le han gustado los mexicanos. "No son nuestros amigos, créanme", dijo en junio de 2015 al lanzar su candidatura presidencial. "Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores. Y algunos, supongo, son buena gente".

El 22 de febrero de ese 2015, cuando Birdman, de Alejandro González Iñárritu, ganó cuatro premios, incluyendo Mejor Película, Trump se quejó en Twitter: "Los Óscar fueron una gran noche para México: ¿y por qué no? Están robando más a los Estados Unidos que cualquier otra nación... Los Óscar son un mal chiste".

Los mexicanos han hecho las noches de Óscar muy difíciles para Trump. Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Emmanuel Lubezki acapararon premios en 2014, 2015 y 2016.

Este año, La Forma del Agua, de Guillermo del Toro, recibió 13 nominaciones, suficientes para mandar a dormir al presidente sin lanzar ningún tweet.

La cinta recibió cuatro premios, incluyendo Mejor Película. El diseño de producción correspondió al canadiense Paul Austerberry.

El de música original lo obtuvo el compositor francés Alexandre Desplat, quien agradeció a Del Toro por haberle permitido a su música "ser la voz de tus personajes".

Del Toro agradeció el Óscar como Mejor Director diciendo: "Soy un inmigrante, como Alfonso y Alejandro, mis compadres... como Salma... Lo mejor que hace nuestro arte es borrar las líneas en la arena. Debemos continuar haciéndolo cuando el mundo nos diga que las hagamos más profundas".

La 90 entrega de los Óscar fue una celebración de todo lo que Trump considera incorrecto.

El premio a Mejor Película Animada lo recibió Coco, la cinta de Disney Pixar que, en palabras del director Lee Unkrich, "no podría haber existido" sin la "inagotable cultura" mexicana.

"Recuérdame", de Coco, ganó el Óscar a Mejor Canción. En la interpretación, un titubeante Gael García fue seguido por Natalia Lafourcade y Miguel en una fiesta de mariachis, serpentinas y temas mexicanos.

La película chilena Una Mujer Fantástica, del director argentino Sebastián Lelio, sobre una mujer transgénero, ganó el premio a Mejor Cinta Extranjera.

La protagonista, Daniela Vega, también transgénero, presentó uno de los premios. La productora Darla K. Anderson, de Coco, agradeció el Óscar a su esposa, y el codirector y guionista Adrián Molina, de origen mexicano, a su esposo.

Frances McDormand, quien ganó el premio a Mejor Actriz, hizo que las mujeres en la sala se pusieran de pie: "No nos llamen para felicitarnos -dijo-. Llámennos para ofrecernos trabajo".

Lupita Nyong'o, nacida en México, pero originaria de Kenia, declaró que "Los sueños son el cimiento de los Estados Unidos". Su compañero de presentación, el paquistaní Kumail Nanjani, añadió: "Para todos los soñadores (dreamers) allá fuera, estamos con ustedes".

Unkrich, el director de Coco, declaró: "La gente marginalizada merece sentir que pertenece. La representación es importante".

Ayer, millones que no se sienten representados en la Casa Blanca, tuvieron ocasión de celebrar su diversidad.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
78°