Cepillín regresa con su circo a Los Ángeles, mientras piensa que Juan Gabriel sigue vivo

¿Por qué piensa Cepillín que Juan Gabriel está vivo?

A sus 71 años de edad, Ricardo González Gutiérrez, mejor conocido en el ambiente artístico como Cepillín, aún mantiene activo al niño que lleva por dentro.

Muchos seguramente no sabrán que su nombre de Cepillín surgió cuando aún trabajaba como dentista, pues se pintaba el rostro para que los niños se sintieran relajados cuando éste le arreglaba los dientes.

Su fama fue tan fuerte y su interacción con los niños tan emotiva, que durante una de sus participaciones en campañas de higiene bucal a niños, fue visto por un empresario que le ofreció la posibilidad de trabajar en la televisión local de Monterrey. Luego le llegó la oportunidad de entrar en Televisa con su propio show en la capital mexicana y de allí llegaron las propuestas de grabar discos, obras de teatro, circos y la internacionalización con presentaciones en países de Latinoamérica y Estados Unidos.

Con el paso de los años, Cepillín se convirtió en un ídolo de multitudes y muchos galardones llegaron a sus manos. Sin embargo, su salud le jugó una mala pasada y en dos ocasiones estuvo al borde de la muerte. Su corazón, el mismo que a diario entrega a su audiencia infantil, esa vez le falló, pero Dios y la vida quizo que Cepillín siguiera alegrando a los niños con la ayuda de sus hijos Cepy y Franky.

Hoy Cepillín todavía sigue alegrando los corazones de grandes y chicos, incluso a través de su canal de Youtube TV donde el video que menos tiene vistas, presume casi 20 millones.

De odontólogo a ídolo de los niños. Pasan los años y Cepillín sigue vigente ¿cómo lo ha logrado?

Han pasado 46 años desde que comencé. Y través del tiempo he hecho más 5 mil programas de televisión y 28 producciones musicales (entre LP y CD). He podido vivir el cambio y la evolución de la industria. Hoy me da satifacción poder encontrar entre la audiencia a abuelos de 50 años de edad que tenían 4 años cuando me fueron a ver por primera vez. Hoy me encuentro con esos abuelos, con papás y con sus hijos de esta nueva generación.

¿Son hoy sus hijos, con sus personajes de Cepy y Franky, un pilar fundamental en esta etapa de su carrera?

Ellos se han dedicado a acompañarme y hoy somos un trío, ya no estoy solo, aunque elos brillan con su luz propia y en algún día que yo les vaya a faltar ellos ya tendrían su carrera hecha. El mayor (Cepy) tiene una carrera que hizo en el CEA de Televisa, haciéndo telenovelas aparte de que canta rock & roll y vino a ser Cepy cuando a mí me dio el primer infarto. Dijo ‘voy a homenajear a mi papá’ y se pintó como yo. Eso fue en el 2005 hasta la fecha. Y en el caso de Franky, él empezó de niño en Chiquilladas (Televisa) y tiene más tiempo en la carrera.

Además sus shows en vivo, en Youtube TV se han convertido en una sensación con videos que tienen visitas millonarias. ¿Cómo se logra este fenómeno entre los ‘millenials’ que no lo conocen?

Mis hijos me ayudan con eso. Ellos son los que manejan mis páginas y son los que me convencieron de hacer estos videos en internet y los que lo ven son los niños y sus padres que recuerdan a Cepillín, que son muchos como puedes haberte dado cuenta.

Hace poco lo vimos en el programa de '[Don Francisco te invita' junto a sus hijos ¿cómo se sintió?

Don Francisco es un ícono. Me hizo el llamado y de inmediato tomé un avión y me fui a Miami. Recuerdo que hace tres años me hizo un homenaje que disfruté mucho.

¿Cuáles considera que serían los tres eventos más memorables de su carrera artística?

Me quedo corto con tres. El primero sería cuando recibí el Premio ACE en Nueva York. El primero en recibirlo fue Mario Moreno Cantinflas y yo recibí el segundo. De ahí lo obtuvieron los años siguientes Raúl Velasco y los demás. El otro fue cuando encabecé el Desfile con Mickey Mouse en Disneyland, ese fue otro momento muy importante en mi vida. Y el otro fue cuando Televisa me dio a conocer en 18 países de Latinoamérica. Yo salí en 1977 y primero fui a Puerto Rico.

Desde entonces ha sido una larga trayectoria que seguramente ha marcado cambios en su vida ¿no?

En el sentido de que estoy vivo después de tres infartos, dos de ellos creyeron que ya estaba muerto porque se me paralizó el corazón, pero me resucitaron con ‘desfibrilator’. Imagínate poder seguir vigente así y que un empresario me contrate y me saque la visa de trabajo por un año para hacer una gira por este país. Eso es una gran satisfacción de estar vigente porque tener trabajo a mis 71 años es una bendición y más cuando hoy me llaman ‘leyenda’.

¿Pensó en esa ocasión que ya no la contaba?

Fíjate que yo nunca pensé en eso. Si yo algún día tuviera que escoger cómo morir, yo escogería infarto porque no se siente nada. Es como dormirse. Yo no le tengo miedo a la muerte, si no le tenía miedo antes de los infartos, ahora menos.

Hablando de muerte y usted que conoció a Juan Gabriel, me enteré que usted cree que el 'Divo de Juárez' está vivo ¿qué le hace pensar eso?

A mí lo que me asombra es que si se hubiera muerto en el otro país (México) puede ser que a lo mejor pudiera pensarse que así murió. Pero en Estados Unidos es increíble e imposible que una persona que fallece en su hogar, al día siguiente ya hayan podido cremar el cuerpo. Eso es imposible. Aquí primera se va al forense para hacerle la autopsia, además primero que nada llega la policía a investigar y checar, también llegan los médicos y luego los llevan a un anfiteatro. El mismo Michael Jackson duró semanas para que su cuerpo fuera sepultado y así pasa con los políticos, con toda la gente. Ni con todo el dinero puedes manejar un cuerpo de la noche a la mañana, engañándo que se fue a Miami desde Santa Mónica. Todo eso era imposible y más cuando después aparecieron con una cajita para llevarla a la Ciudad de México.

Y entonces, según usted, ¿dónde está Juan Gabriel?

Yo que fui su amigo, a mí me quedan muchas dudas de que en Estados Unidos pase algo así, aunque digan que hubo un acta de defunción. Yo hasta ahora no lo creo. Para mí, está en alguna de sus 300 casas que tenía. Eso es lo que yo creo, no que sea cierto, pues pueden pensar que yo estoy difamando, al contrario es tanto el cariño que le tengo a Alberto Aguilera, que no puedo olvidar todos los momentos que trabajamos y compartimos juntos. Uno de ello sucedió aquí en Los Ángeles donde nos dieron un reconocimiento de parte de los preiodistas de Espectáculos de México donde surgió la famosa foto en la que estábamos Carlos Villagrán y yo cargándolo.

¿Qué tanto lo conoció?

Fuimos amigos y vecinos. Yo sé que tenía 7 hijos antes de morir, por más que tú quieras ocultar los hijos, no los puedes ocultar tanto tiempo. Han ido apareciendo otros, pero lo que sí es cierto es que él tuvo un auspicio en Ciudad Juarez donde le dio a carino a cientos de niños y hoy seguramente van a aparecerle hasta 100 hijos porque siempre fui tutor de todos ellos.

¿Qué pasaría con el mundo, si de la noche a la mañana aparece vivo Juan Gabriel?

Si algún día llegara a pasar eso, que lo deseo de todo corazón, todo el mundo lo perdonaría porque él nunca dijo ‘así me morí’.

A usted lo oigo muy bien ¿cómo está la salud?

Si vienes al show de hoy verás que estoy más que bien. Si me conociste bien ágil y brincando, así estoy todavía.

Y más lo importante es que usted ya está aquí de regreso en Los Ángeles.

Sí es. Estamos aquí en la Plaza México de Lynwood con el Circo de los Hermanos Caballero quienes realizan una gira por este lado del país. Ya estuvimos en Phoenix, Arizona y en Nevada. Ahora llegamos a Los Ángeles y de aquí nos vamos hasta San Francisco.

 

El Nuevo Circo de Cepillín

Cuándo: Hasta el 20 de marzo. Lunes a viernes a las 7:30pm, Sábados 4:30pm y 7:30pm y domingos a las 2pm, 4:30pm y 7:30pm.

Dónde: Plaza México 3100 E Imperial Hwy, Lynwood.

Admisión: $40 adultos, $20 niños

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°