Luis Miguel espera negociar y llegar a un acuerdo y esto fue lo que se vivió dentro de la Corte de Los Ángeles

¿Cuál es el siguiente paso en el caso de Luis Miguel?

A las 9:00 de la mañana de este lunes, el cantante Luis Miguel se presentó en la corte de la calle 1 del centro de Los Ángeles para hacerle frente a la demanda que le interpuso su ex manager William Brockhaus por más de un millón de dólares, por concepto de pagos atrasados, acuerdos y otros pagos pendientes. 

Durante su permanecia en la corte, Luis Miguel firmó un documento en el cual se compromete a pagar 1 millón de dólares, lo cual fue tomado como fianza para luego presentarse nuevamente en la corte el proximo 11 de mayo. Sin embargo, se pudo conocer que el abogado de Luismi pretende llegar a un acuerdo con los representantes del demandante William Brockhaus fuera de la corte para que su defendido no tenga que llegar a juramentar frente a la juez.

En un día de mucho movimiento para el artista, a las 11 de la mañana Luis Miguel se dirigio a la sede de la corte ubicada en la Temple St. del centro angelino donde un pequeño grupo de reporteros aguardaban por su presencia, sin embargo pocos lo pudieron ver, pero nadie lo capturar en imagenes.

Luis Miguel estuvo presente por menos de una hora en el edificio federal  y pocos lo vieron entrar, pues el astro de la música fue ingresado por un túnel al cual no tuvieron acceso los reporteros ni las cámaras, aunque hubo algunos que lograron el acceso.

Luis Miguel fue llevado al piso 6 del edificio federal donde estaría la sala en la que fue cuestionado. Mientras esperaba en los pasillos, el cantante se percató de la presencia de algunos reporteros y pidio que no lo fotografiaran mientras esperaba, la petición fue tomada en cuenta. Entre tanto, a las afuera de la corte seguía creciendo el número de reporteros y seguidores del cantante que esperaban verlo de cerca.

Al ingresar a la sala y de manera muy breve, el cantante dijo que no se había presentado antes porque no tenía representación legal, no conocía de las leyes, porque él es cantante e inicialmente  no estaba enterado de que lo estaban buscando.  

Con esta explicación, la juez Virginia Phillips decidió darle libertad bajo palabra, le suspendió la orden de arresto y le explicó que si no se presentaba el proximo jueves 11 de mayo le improndían una multa millonaria.

Tras esa advertencia, el abogado de Luis Miguel, Rafael Heredia, dijo que están negociando con los abogados demandantes. “Porque Luis Miguel no es un delincuente”.  

Otra de las pregúntas que le hizo la juez es por qué no había entregado el auto Rolls Royce  que le había sido embargado en el mes de enero, pero Luis Miguel dijo que no sabía dónde estaba el automóvil.  

Lo extraño es que recientemente se pudo ver a través de las pantallas de televisión a Luis Miguel conduciendo el auto en cuestión, el cual fue recogido por el artista días antes del estacionamiento del Beverly Wilshire Hotel, conocido por la audiencia como el lugar donde se filmó hace variso años la cinta “Pretty Woman”.

Cabe destacar que no fue arrestado como se ha estado publicando, Luis Miguel se presentó de manera voluntaria  a la corte y así lo ratificó su abogado Rsfael Heredia. “Los abogados lo abandonaron, y él no sabía que tenía que venir y luego decidió que se quería presentar. Yo le recomendé que se entregara”, dijo Heredia, el nuevo abogado de Luis Miguel a las afueras de la corte.

Una vez que Luis Miguel se marchó del lugar de manera misteriosa, los reporteros siguieron esperando a las afueras de la corte, pero esta vez para tratar de ver a su asistente, Joe Madera, quien fue solicitado por la abogada demandante Amy Messigian para ser interrogado sobre las propiedades, cuentas y demás bienes a nombre de Luis Miguel.

El interrogatorio

En medio de un silencio absoluto que reinaba en la sala del piso 6, Joe Madera llegó para someterse ante las preguntas de la abogada del demandante William Brockhaus.

Las preguntas impuestas por la abogada a Madera fueron muy insistentes. Cada una tenía una segunda repregunta "¿si no sabe usted quién lo sabe?". Pero Madera se mantuvo firme siempre en cada una de sus respuestas. Algunas las pensaba un par de segundos y otras surgían de manera inmediata ante la presencia de unos pocos representantes de los medios que lograron acceso a la sala.

Messigian indagó sobre los gastos que pudiera haber tenido en los últimos años Luis Miguel y la manera en qué lo hizo. Madera alegó que algunos de los gastos  fueron hechos con una tarjeta American Express que estaba a nombre del cantante.

Una a una, fueron indagando sobre las pertenencias del cantante que se encuentran en sus propiedadas de California y México, mientras que la abogada cuestionaba a Madera si había recibido facturas de gastos de hotel, comida, ropa, viajes que haya hecho Luis Miguel en los últimos meses. La respuesta siempre fue la misma “no estoy enterado”.

Entre las preguntas que llamaron la atención fue si Luis Miguel tenía no  o obligaciones de manutención de menores y cuáles son las que tiene, a lo que Madera explicó que son la de Michelle, la hija mayor del cantante, (que tuvo con Michelle Salas) y los pequeños Luis Miguel y Daniel, procreados con la actriz Araceli Arámbula.

Con detenimiento Madera tuvo que responder si Luis Miguel tenía a su nombre cuentas IRA, 401K, bonos, acciones, inversiones, franquicias o qué cantidad de dinero en efectivo, pero su respuesta a cada uno dijo que no sabía de esos asuntos tan personales del cantante, ni mucho menos cuánto había pagado en taxes en los últimos años.  “Eso lo debe saber su contador o quien le hizo los taxes, yo no sé”, dijo.

La abogada le preguntó si Luis Miguel había hecho presentaciones en los últimos años y en qué había invertido las ganancias, pero Joe Madera dijo no saber.

Lo que sí supo responder, bajo juramento, es que Luis Miguel estuvo grabando este 2017 en un estudio de Santa Mónica, aquí en Los Angeles, por lo que no se descarta que proximamente podamos ver un disco del cantante en la calle. Por supuesto, no dio mayores detalles ante la pregunta de la abogada.

Sobre los acuerdos y arreglos que Luis Miguel tuvo con la empresa MGM, la responsable de llevar a la pantalla su vida, Madera no tuvo mayores detalles qué ofrecer.  

Sobre la colección de vinos del cantante, Madera dijo que tiene aproximadamente 50 cajas, entre los que se incluyen ejemplares de su marca “Único”, cuya producción se hizo en Chile. Madera confesó además que sí tuvo acceso a esa colección que estuvo entre Acapulco y California. 

Sobre sus viajes privados y sus gastos en hotel y restaurantes, que también cuestionaron al asistente, Madera dijo que "no tenía idea".

Las preguntas fueron tan meticulosas que hasta la abogada le preguntó cuántos pares de zapatos tiene Luis Miguel y de qué marcas preferiblemente. Madera expresó que tiene todo un “Wallking closet” lleno con aproximadamente 80 pares y que la marca que más tenía eran Gucci.

Sobre sus cuentas bancarias en instituciones como HSBC, Bank of America y Wells Fargo, dijo que no tenía información que ofrecer y que recientemente había abierto una cuenta, en la que había poco dinero, en el City National Bank y se hizo aproximadamente un año en Los Angeles.

Al concluir la sesión, Joe Madera salió de la sala y al llegar a la entrada de la corte, cientos de reporteros y cámaras aguardaban por él. Pero no pudieron sacarle declaración alguna sobre lo ocurrido en el piso 6 de esa corte, dejando a su paso una estela de incertidumbre e interrogantes.

Antes de entregarse

El pasado 17 de abril, Lui Miguel había sido citado a la corte, pero el cantante no se presentó y ante su ausencia, la juez la juez Virgina Philips ordenó la detención inmediata de Luis Miguel, pues el plazo se había vencido.

El problema comenzó en el 2015, cuando Luis Miguel comenzó a cancelar sus conciertos y giras, por presuntos problemas de salud que nunca terminaron de ser aclarados, lo cual originó una serie de rompimientos de contratos y el origen de las demandas millonarias por parte de organizadores involucrados.

Informes aseguran que su ex manager William Brockhaus es quien tiene en sus manos la posibilidad de llevar "tras las rejas" a Luis Miguel ya que la deuda que tiene el cantante con él asciende a 1.043.483 de dólares.

La jueza ordenó había ordenado además que el artista debía pagar el 10 por ciento de sus ganancias netas entre 2012 al 2014. Dicha sentencia ordenó el embargo de un auto Rolls Royce del artista valuado en 300 mil dólares, además de hacer un pago en efectivo de 595 mil dólares y 395 mil por concepto de honorarios.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
81°