Miguel explora la raza, encuentra una nueva voz en 3er álbum

"Demasiado formal para los niños negros, demasiado negro para los mexicanos"

"Demasiado formal para los niños negros, demasiado negro para los mexicanos", canta Miguel. "¿Qué es lo normal, de cualquier modo?".

El astro del R&B, quien es negro y mexicano, explora su identidad racial en la canción, que califica como "la espina dorsal" de su nuevo álbum, "Wildheart".

"Para la gente entenderlo era un reto. Siempre me preguntaban, '¿qué eres? ¿de dónde vienes?''', dijo el angelino de 29 años. "Y supongo que esto en cierto modo se contagia. ... Uno se pregunta, '¿con quién me identifico más?'. La línea con la que abro es como el comienzo de mi travesía personal".

La canción incluye el estribillo "nunca sentía que encajaba", y el sonido marca un giro para el cantante, cuyos éxitos de R&B incluyen "Sure Thing", "Lotus Flower Bomb" y la canción ganadora del Grammy "Adorn", que lo ayudó a cruzar al mercado pop.

Dice que en Estados Unidos la raza es un asunto que debe abordarse de inmediato, en especial tras los comentarios de Donald Trump, quien dijo que los inmigrantes mexicanos eran violadores, criminales y narcotraficantes. Las declaraciones de Trump llevaron a numerosas empresas a romper relaciones con el magnate inmobiliario, incluida Macy's, y le costó al certamen Miss USA, de la que es copropietario, su transmisión por NBC y Univision.

"Con suerte estamos listos como cultura para enfrentarlo de cabeza y no ponerle una curita y apaciguarlo de algún modo. Es un momento verdaderamente crucial y hay formas de empezar a afectar el modo en que estamos programados para vernos unos a otros, porque realmente se reduce a que el modo en que la gente es representada en los medios afecta nuestra percepción en la vida real", dijo Miguel.

"Es repugnante, verdaderamente repugnante", agregó sobre los comentarios de Trump.

En "Wildheart", que debutó en el No. 2 de los 200 álbumes de Billboard y de los discos de R&B/hip hop la semana pasada, Miguel cambia el sonido típico de la radio por uno más artístico, "mucho más agresivo", dice el artista.

"Tiene mucho que ver con la energía y el ritmo y la perspectiva que ahora tengo del mundo. Creo que al ser un poco más fuerte como ser humano, supongo que estoy más seguro de mí mismo, y creo que esa seguridad permite o comunica cierta firmeza", expresó.

Miguel dice que no quiso distanciarse por completo de sus seguidores de la radio y que por eso lanzó la alegre "Coffee" como primer sencillo del disco.

"Era la plataforma perfecta para abrir las puertas y seguir adelante", explicó. "Mentiría si dijera que no quiero que mis canciones lleguen al No. 1 de las listas pop. Creo que cualquier artista que dice que no desea eso está en negación. ... Quiero llegar a más gente, pero quiero hacerlo a mi manera".

El álbum incluye colaboraciones con Lenny Kravitz y Kurupt, y la canción "leaves" toma de "1979" de los Smashing Pumpkins.

"Cuando terminamos la canción pensamos, 'sabes qué, esto recuerda a esta canción'. Así que nos aseguramos de que ellos la escucharan y de que todo estuviera bien", dijo Miguel, para evitar una situación como la de "Blurred Lines", en la que Robin Thicke y Pharrell tuvieron que pagarle casi 7,4 millones de dólares a los hijos de Marvin Gaye luego que un juez dijo que su canción era demasiado parecida a un antiguo éxito del ícono del R&B.

"No hay nada que no se haya hecho ya. ... Van a haber momentos en los que uno va a hacer cosas que recuerden a otras. Pero incluso si uno no está consciente de eso, creo que lo mejor es tocar la puerta por respeto" a los que vinieron antes, agregó.

Miguel saldrá en una gira por Norteamérica a fines de este mes. Ha escrito canciones para Beyonce, John Legend y Usher, y dice que quiere seguir colaborando como compositor.

"Ahora tengo la meta de escribir un éxito para por lo menos un artista al año. De verdad que esa es una meta para mí", dijo el músico.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
78°