Joyas del pasado, recuerdos del presente, brillaron en el Microsoft en las voces de Leo Dan y Jeanette

Vivir el presente es un regalo, pero revivir el pasado es un momento que alimenta y nutre el alma de una manera difícil de explicar. Eso es precisamente lo que muchos angelinos disfrutaron anoche en el sentido tributo musical al amor que ofrecieron los legendarios Leo Dan, Jeanette y el Grupo Yndio en el Microsoft Theatre.

Fue sin duda un concierto de ensueño que logró despertar mis recuerdos de infancia y de muchos de los presentes que seguramente crecieron escuchando esa música en las radiolas y tocadiscos de aguja de los 70.

Y como dijo el mismo Leo Dan en el escenario "seguramente muchos de ustedes se enamoraron con estas canciones o muchos de ustedes que tienen más de 40 (años de edad) nacieron producto de estos temas".

Y no se equivoca, mi madre por ejemplo, escuchaba a Leo Dan todos los días en nuestro apartamento de Barranco, Lima- Perú, mientras cocinaba o limpiaba la pieza en la que yo jugaba en el piso o recortaba de las revistas las fotos de los artistas del momento y las ponía en una caja de zapatos debajo de mi cama. Mi madre y mi tía Cecy me decían que algún día trabajaría en "algo que tenga que ver con el mundo artístico" y el tiempo les dio la razón, pues 35 años después estoy frente a dos de ellos escribiendo sobre su presentación y sus canciones que en casa escuchábamos a través de los discos de acetato y los cassettes que mi madre atesoraba como quizás hoy lo hacen sus nietos con sus streaming de Daddy Yankee, Maluma o Selena Gómez .

Anoche cuando asistí a este concierto no imaginaba que esos recuerdos se despertarían y menos que me arrancarían lágrimas de emoción, pero también de risa por el excelente buen humor de Leo Dan en el escenario.

Confieso que no esperaba vivir lo que anoche sentí con las letras de Manuel Alejandro en la voz intacta y aterciopelada de Jeanette que acarició literalmente mi alma y seguramente la de otras miles que asistieron la noche del sábado en pareja o con sus hijos, ya hoy adultos, para disfrutar de una "Noche de recuerdos".

El Grupo Yndio, la banda musical originaria de Hermosillo, Sonora, México, se encargó de inaugurar la velada angelina con su particular estilo para interpretar "covers" de las baladas en inglés de los años 70 como "Heridas de Amor" y otros temas como "Dame un beso y dime adiós", entre otros.

La dama de la voz aterciopelada

Llegó vestida de negro con blanco y tacones de plataforma del mismo tono. Jeanette Anne Dimech, conocida en la escena musical como Jeanette, mostró a la audiencia del Microsoft que todavía es dueña de aquella voz que enamoró y marcó una época en los años 70 y que con el paso de los años sorprendentemente sigue presente en la banda sonora de su público de antaño.

Su éxito "Porque te vas" levantó el telón en su extraordinaria presentación ante una audiencia evidentemente bañaba de nostalgia.
"Buenas noches Los Ángeles ¿Cómo estais? Yo estoy muy bien. Es un honor estar en este lugar hermoso. Nunca pensé llegar a cantar en un sitio como este. [...] Una noche de recuerdos para los que tienen algo más de 40 años, así que canten conmigo y bienvenidos que la van a pasar muy bien", dijo ante el aplauso de las damas y caballeros que en su mayoría llevaban con orgullo su cabellera plateada.

"El muchacho de los ojos tristes" llegó a la velada, mientras la audiencia capturaba imagenes con sus celulares, algo que no podían hacer esos abuelos en su época de juventud cuando la vieron por TV o la escucharon en la radio por primera vez.

Esta brillante cantante londinense, de nacionalidad española, que vivió en Barcelona y creció en la Habra, California, compartió con la audiencia local cómo es que comenzó en la música a muy temprana edad, cuando su madre le regaló su primera guitarra.

"Era una de esas baratas, pero me permitió aprender a tocarla con apenas tres acordes y con eso, compuse mi primera canción que llegó a convertirse en mi primer número uno", dijo Jeanette antes de darle voz a "Cállate niña".

Luego llegaron "Corazón de Poeta" y "Toda la noche", una las creaciones más hermosas del laureado y recordado Manuel Alejandro, que bajo su pluma escribió la emotiva estrofa "toda la noche oliendo a ti", la que marcó una época y enamoró a muchos.

"Cuando estoy con él" y "Frente a frente", el tema que llegó a grabar el español Enrique Bunbury, pero cuya versión original es de Jeanette, emocionaron a la audiencia que coreó los temas a viva voz.
"Solo quedan las ganas de llorar al ver que nuestro amor se aleja...", se escuchó cantar a sus fans en el recinto del LA Live.

"Con qué derecho", que incluyó en un álbum que hizo en Brasil, también tuvo cabida en su presentación. "Tuve mi êpoca brasilera cuando movía las caderas. No soy Shakira, pero las movía", dijo con simpatía.

Jeanette contó que conoció a una vecina a los dos añitos de edad y con el paso del tiempo perdió el contacto hasta ahora 50 años después. Su amiga que hoy vive en otro estado de este país llegó al con ierto para acompañarla en las primeras filas. Y a ella precisamente le dedicó el tema "Amiga mía".

Un tema en inglés del año 1968, también llegó en el repertorio de la cantante inglesa-española "porque tengo derecho a cantarlo por también soy inglesa", dijo con simpatía y ante el aplauso y aprobación de los presentes.

Luego le puso mayor algarabía a su interpretación con su balada ritmica "Ojos en el Sol".

El magistral cierre de su presentación fue recibido de pie y así las despidieron con sonoros aplausos, mientras ella les corrspo dió con su más grande éxito "Rebelde" y un extra de "Porque te vas", el tema con el que abrió su actuación.

El más esperado
Leo Dan, el legendario cantante y compositor argentino, nacido en Villa Atamisqui, en la provincia de Santiago del Estero, llegó por primera vez al Microsoft y lo hizo acompañado de un Mariachi de ocho integrantes, un baterista, un bajista, dos guitarristas, tres coristas y su buen humor ante una audiencia que le rindió pleitecía de principio a fin.

"Antes me presentaba con 30 músicos y ahora tengo cinco. Antes tenía como diez coristas y ahora sólo tengo tres. La situación no es como antes", dijo con simpatía el artista que fue invitado a grabar con Vicente Fernández.

"¿Tan fregado está Vicente que quiere grabar conmigo?", bromeó ante las carcajas de los presentes.

Su buen humor y simpatía se puso en manifiesto entre canciones como "Te he prometido" y "Qué Dios te aleje de mi", "que se la dedico a mi suegra", dijo a manera chiste.

Le siguieron "Esa pared" que "se la dedico a una mujer que no era mala, creo, por nunca le dijo no a nadie".

"Toquen Mariachis, canten" se lo dedicó a México y fans mexicanos que esa noche lo acompañaron "Gracias al Mariachi que hoy me acompaña, lástima que me quieren cobrar", agregó con gracia.

Su éxito "Estelita" también llegó para poner a gozar a su audiencia.
"Anoche casualmente recordé que Estelita ya es abuelita y antes era la inspiración de este tema. Cómo pasa el tiempo".

"Jamás podré olvidar" puso a volar el recuerdo a los fans que crecieron con este cantante que no descarta dedicarse a hacer reír a la audiencia. "Creo que me voy a dedicar a ser comediante".

Luego subío a cinco "chicas" cincuentonas para acompañarlo a cantar "Pero Raquel" en un momento que se convirtió en la nota fresca de la velada.

"Levanten la mano los que tienen más de 40", dijo y continuó.
"¿Cuántos se enamoraron con este tema? ¿Cuántos tienen menos de 30? Ustedes nacieron por este tema", antes de darle voz a "Amor divino".
Y dedicado a las parejas presentes entonó entre chistes de matrimonio su éxito "Cómo poder saber si te amo".

Contó con simpatía que siempre admiró a Leonardo Favio y a Palito Ortega y a otros de los nuevos como Ricky Martin.

"Con él hice unas giras, pero no me hablaba. En las mañanas salía a correr y lo seguía mucha gente y cuando salía más tarde nadie me seguía. Un día salí a la misma hora que él y me siguieron señoras en sillas de rueda", comentó entre risas de los fans.

Continuó con "Celia", "Por un caminito", "Siempre estoy pensando en ella", "Mary", "El amor y la felicidad", "Llegaste cuando menos te esperaba" y "Yo sé que no es feliz", cerrando así una velada de ensueño para las damas que se enamoraron con su música y que esa noche derramaron lágrimas, de nostalgias, pero también de alegrías y sentimientos que revivieron en una noche de recuerdos, como lo que vivió mi padre junto a sus cinco amigos en una de las fiestas donde conoció a mi madre, que esta noche me acompañó llena de felicidad.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group