Hoy celebran el JenniVive2015, el gran homenaje a la 'Diva de la Banda'

JenniVive es un gran homenaje a la Diva de la Banda que se hará en Long Beach

En diciembre del 2013, Juan Rivera organizó un concierto de homenaje a su hermana Jenni, fallecida un año antes, en la misma Arena Monterrey en la que ella ofreció su última presentación, y después de realizarlo, decidió que se trataba de un evento digno de repetición. 

“Le dije a mis sobrinos que había que hacerlo cada año, pero con un motivo, y en el transcurso de las pláticas sobre la película de Jenni [que se está planeando], decidimos que lo importante ahora era llevar la historia de la mujer detrás de la cantante, porque hay muchos artistas ricos y famosos, pero que no han tenido que pasar por lo que mi hermana pasó”, le dijo el también cantante a Los Ángeles.

“Adentro de esa mujer existía un corazón enorme que incluso en sus momentos más difíciles ayudaba a los demás, quizás como una  manera para autosanarse, por lo que la idea era que este concierto [JenniVive2015] recurriera a la fundación que ella creó en el 2009 para lograr que todos los fondos que se obtengan en él vayan para un hogar de mujeres abusadas y solteras de Long Beach, llamado New Beginnings”, declaró Juan en relación al festival que se llevará a cabo en el Marina Green Park de Long Beach el 2 de julio, es decir, el mismo día en que la fallecida hubiera cumplido 46 años.

Pero él está consciente de que hay gente que critica y que duda de estas buenas intenciones. “Afortunadamente, somos una familia muy querida por el pueblo, pero cuando uno es muy conocido, con lo bueno siempre puede venir algo malo”, dijo. “Por eso, nuestro trabajo es convencer al público de lo que estamos haciendo; quizás no lo lograremos, pero el tiempo lo hará”.

“Lo último que quiero es representar equivocadamente a mi hermana, por lo que todo aquí es transparente”, agregó Juan. “Le pido a Dios que nos vaya de maravilla, porque de ese modo le haremos una gran fiesta a Jenni, podremos hacer más eventos en el futuro y, sobre todo, habrá mucho dinero para llevar a New Beginnings y que los resultados se vean de modo instantáneo”. 

A estas alturas, el cartel del gran evento, que se fue armando de modo paulatino, se encuentra conformado por Chiquis, Jacqie Rivera, Los Horóscopos de Durango, Chuy Lizárraga, Banda Recoditos, Régulo Caro, Mónica Padilla, Becky G, Luis María y Los Tucanes de Tijuana.

La segunda hija

Hasta el momento, Jacqie sólo había cantado brevemente al lado de su mamá y en algún evento de premios, por lo que su presentación en JenniVive será un gran paso en su carrera. “Además, las canciones que he escogido lo hacen más difícil, porque vienen de algo profundo en mi corazón; no puedo parar las lágrimas cuando estoy practicando”, nos contó la segunda hija de Jenni, que hasta el momento se había dedicado mayormente a entonar piezas religiosas en la iglesia.

“Voy a interpretar cuatro canciones, y eso ya es mucho para mí”, afirmó. “Una de ellas es de mi mamá, otra va ser una composición nueva que va ser una sorpresa y las demás serán  cristianas, con una tendencia de pop rock”.

Jacqie sabe de las críticas que se han dado por parte de quienes cuestionan la honestidad de las incursiones musicales de los descendientes de Jenni luego de su muerte. “No me gusta leer los comentarios [en la Internet], porque la gente siempre va a tener una opinión, y si hubieran vivido lo que nosotros hemos vivido, tendrían más compasión”, aseguró.

“La música es un don que nuestra mamá nos transmitió. Pueden decir que nos queremos colgar de su fama, pero esto es algo que heredé de ella, desde el momento en que me compró una guitarra cuando era chica”, agregó. “Y si lo que pasa con los Rivera puede parecer a veces una novela, cuando hablo con mis amigos, me doy cuenta de que también hay mucho drama en sus familias; la diferencia es que nosotros estamos en el ojo público”.

Jacqie ha contado antes que la separación de sus padres la convirtió en una adolescente descarriada que se entregó al sexo y las drogas, lo que la llevó incluso a involucrarse con otra mujer; pero ahora está casada con un orador y sigue supuestamente los preceptos cristianos, sin que esto la lleve a cuestionar las vertientes menos santas de la música regional, como las de su propia hermana Chiquis.

“Cada quien tiene su público; y yo no me siento rara hablando de Dios, porque también puedo divertirme de una manera sana”, afirmó. “Aunque sólo tengo 25 años, pasé por una época muy loca que no quiero repetir”.   

La hermana menor

“Esto es muy estresante, casi como planear una boda”, es lo primero que le comentó a nuestro periódico Rosie Rivera cuando le preguntamos por los preparativos de JenniVive. Y es que si bien su hermano Juan se ha encargado de conseguir a los artistas y a la locación, ella misma tiene que lidiar con las finanzas que se requieren para un evento de este tipo.

Por si hay dudas al respecto, dio a conocer que ella no va a cantar. “No me gusta mi voz, ni siquiera escucharla en la grabación de una entrevista. Lo que me gusta es estar detrás de escenas, manejado todos los aspectos de la producción”, dijo.

Rosie tiene además la responsabilidad de ser la presidenta de Jenni Rivera Enterprises, un trabajo cuyos antecedentes se encuentran en el nombramiento de albacea que le hizo su hermana en vida. “Pero ella sabe que tengo la fuerza necesaria para salir adelante”, aseguró, usando el presente para hablar de la desaparecida.

Pese a que no quiere subirse a un escenario, Rosie sí aparece en las pantallas televisivas a través del controvertido programa “Rica, famosa, latina”, que se encuentra a punto de estrenar su segunda temporada y alista ya la grabación de la tercera. Pero eso no quiere decir que se encuentre feliz con la idea de volver.

“Lo hice porque quería dar un mensaje positivo de lo que significa salir adelante después de tanta adversidad, pero resultó que tenía razón lo que me dijo mi niña de 12 años acerca de que los ‘reality’ no representan realmente la realidad, porque editan las cosas que dices y ese mensaje se pierde”, precisó.

“La ‘mera’ verdad es que espero no querer ser parte [de la tercera temporada], aunque los contratos son difíciles de romper. Aprendí muchas cosas de mí misma, de quién soy y de quién no quiero ser, y no pertenezco a ese mundo”, enfatizó.

De todos modos, el ‘reality’ le trajo algo positivo, ya que luego de un comentario de una de sus compañeras sobre su sobrepeso, se sometió a un régimen que le permitió perder 12 libras. “Decidí no pelearme con ella aunque eso era lo que querían [los productores], sino correr tres millas al día, meterme en una dieta y comer [de forma] más saludable”, dijo.

Al igual que las demás personas de su familia que hablaron para este artículo, Rosie sabe de los comentarios negativos que circulan sobre las acciones de los Rivera. “Desde el principio de la Historia, la gente ha usado sus bocas para bendecir o para maldecir a otros, y ahora con las redes sociales es más fácil dar tu opinión sin tener que dar la cara, lo que ha creado a una generación de personas con carácter débil a la que se les hace muy fácil ofender y levantar calumnias, y lo peor es que los demás les creen”, enfatizó.

“Yo he sido atacada desde niña por ser gordita, mexicana o pobre, y ahora, nada de eso me importa”, decretó la mujer, que fue abusada sexualmente a los 8 años de edad por la pareja de Jenni y que sufrió luego de maltrato por parte de su primer esposo, pero que ahora tiene la mirada puesta en el futuro, ya que después de Jenni Vive, concluirá las negociaciones destinadas a la realización de la película sobre su hermana.

Mañana les ofreceremos la segunda parte de este especial sobre JenniVive, con una entrevista que le hicimos a la Chiquis.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
75°